Roland Garros y el París bohemio de Montmartre

Publicado por : Cibeles De Freitas/ 262 0

Luego de terminar de conocer el norte de Francia llegamos a París, teníamos unos 6 días para recorrerlo a gusto y varias opciones para escoger. Entre esas asistir a uno de los 4 Grand Slam de Tenis: el famoso Roland Garros, que junto a Wimbledon, el abierto de Australia y el de Estados Unidos son los más importantes del mundo.

Tengo una confesión…yo no sabía mucho de tenis, bueno en verdad casi nada y haber estado en el complejo que alberga este torneo fue sumamente interesante. Es anual durante los meses de mayo y junio y es una mini ciudad, con varias pistas con diferentes capacidades para el público, tiendas de marcas de lujo, restaurantes, áreas de descanso, pantallas gigantes por todos lados y miles de personas unidas por esa pasión.

La entrada tiene un precio muy decente que te da acceso a la mayoría de las pistas excepto dos, la Philippe-Chatrier y la Suzanne-Lenglen, llamada así en honor a la tenista francesa, la primera mujer en hacerse una profesional del tenis, para entrar en ellas hay que pagar adicional o acomodarse en la parte de afuera y verlo en pantallas led.

 

Ya estábamos allí y yo no me iba a perder a Rafa Nadal, quien por cierto es el que más Roland Garros ha ganado en la historia, y pues lo vi muy cerca, es impresionante su desempeño y disciplina, sentir la tensión en los observadores es simplemente emocionante.

Y si, aprendí mucho y ahora soy una nueva fanática de Nadal y de este deporte, muy fácil de ver pero difícil y sacrificado de practicar, al igual que el boxeo o golf no tienes un equipo de respaldo eres tu contra la competencia, la concentración es vital por eso en cada juego el silencio de los asistentes se puede cortar con cuchillo.

Es toda una experiencia que si se tiene la oportunidad de realizar, la recomiendo 100%, pero compre sus boletos a los juegos estelares este año porque se venden muy rápido y quizá tenga la oportunidad de ver en acción a Federer, Sharapova o alguna de las hermanas Williams, ah y caminando por los Champs Elysees me encontré a la tenista Garbiñe Muguruza campeona del Roland Garros 2016 cuando venció a Serena Williams que era en ese momento la número 1 del mundo, por allí tengo la foto con ella, y es que todo Paris se viste de apoyo al Roland Garros, la Torre Eiffel lució una pelota de tenis gigante en todo el centro de su estructura y mucho más este año 2018 en que se conmemoran 100 años de la muerte de Roland Garros, quien por cierto amaba el tenis pero nunca lo practicó, realmente fue piloto de avión, de hecho el primero en cruzar el mediterráneo sin hacer ninguna parada.

Como mezcla maravillosa al día siguiente Europamundo, nuestro tour operador, nos llevó a un lugar que me dejó con ganas de mucho más: Montmartre. Allí se respira arte, arte y más arte. Desde que llegas la música está en el ambiente, un hombre tocando con un acordeón La Vie en Rose llena de nostalgia el aire.

Ubicado en una colina puedes subir las largas escaleras o utilizar el funicular (los boletos que se utilizan en el metro sirven para el funicular) al adentrarte en su calle principal cientos de pintores exponen sus creaciones, algunos se te acercan para hacerte un retrato en menos de 5 minutos, el talento es lo que sobra en esculturas, música y cultura. No es de extrañar que su atmósfera haya atraído a tantos pintores que vivieron y se inspiraron en sus calles, Van Gogh, Pablo Picasso, Renoir, Matisse, Modigliani y hasta la mítica Edith Piaf son solo algunos de los que se rindieron ante sus encantos.

Sus calles pintorescas, restaurantes, bares donde imagino a todos esos artistas en largas tertulias políticas y culturales me embriagan la mente. Es un hervidero de inspiración, me vi a mí misma pasando allí un par de semanas simplemente escribiendo y tomando vino tinto.

La Basílica del Sagrado Corazón con su gran cúpula, la gran vista de todo Paris y el río Sena a sus pies hacen que sea un punto obligado para fotos o pasar un rato admirando la ciudad. También es una buena idea, al bajar, pasar por el famoso Moulin Rouge el cabaret de la Belle Epoque con su gran molino rojo en la entrada, las presentaciones son de noche tipo 7:30 p.m. pueden pasar todo el día en la colina y culminar allí viendo el espectáculo y tomando champaña.

Entre el ambiente bohemio de Montmartre y la acción del tenis, París destaca como un destino inolvidable. En la próxima entrega más de este maravilloso lugar, gracias a Contactos Representaciones en Panamá por su organización en este viaje.