Caminando sin apuros por París

Publicado por : Cibeles De Freitas/ 308 1

Después de conocer el maravilloso norte de Francia regresar a Paris fue una delicia. Ahora tenía por delante varios días para recorrer con calma cada esquina que quisiera visitar, y es que París se conoce mejor perdiéndose en sus calles, hablando con su gente y caminando.

Para llegar a los lugares ve en metro, si te vas a quedar varios días tienen paquetes de 10 pases en adelante es mejor comprarlos así y no uno por uno. Puedes bajar un app o conseguir tu mapa a la antigua, yo me voy por la segunda opción, y lo mejor es preguntar a los locales como llegar a tu lugar meta y marcarlo en el mapa, luego en el mismo metro seguir las indicaciones de las diferentes estaciones, no es tan complicado pero presta atención porque te puedes perder.

La mejor salida para comenzar es hacerlo por la estación de Trocadero allí asomas la cabeza y ves la Torre Eiffel en todo su esplendor, es el punto para tomar fotos más concurrido, la mayoría de las más bellas imágenes con la torre son allí, me tocó ver tres diferentes novias haciendo sus sesiones, y pude disfrutar del lugar en 2 ocasiones, la primera temprano donde desayuné un crepe de Nutella que los venden allí mismo, me deleité con la hermosa vista y me tomé mil fotos. Pero el espectáculo más increíble es en la noche, eran las 9 y estaba tan claro como las 3 de la tarde, como una hora después empezó a anochecer y la torre se empieza a iluminar poco a poco hasta terminar en todas las luces parpadeando, simplemente mágico. Por todos lados hay señores que te venden champaña y vinos y la gente se acomoda en la hierba o por donde quiera a esperar el momento. DIVINO.

Otro punto que hay que visitar es el monumento nacional y el centro de todo: el Arco del Triunfo. Puedes subir y apreciar las mejores vistas desde arriba, conocer su museo o simplemente apreciarlo desde afuera en todos sus ángulos. Desde allí empiezas a caminar por la avenida más larga de todo Paris, los Campos Elíseos, en ambos lados de la calle están las mejores tiendas de marca, hoteles de lujo, restaurantes con las famosas mesas que miran hacia al frente para disfrutar del ambiente que es delicioso. Allí te puedes pasar todo el día hasta llegar al final que es la Plaza de la Concordia y doblar a la derecha para encontrarte con la vista más preciosa del Río Sena. Y es que por donde lo mires cada de rincón de la ciudad parece una fotografía o parte del guión de una película, contigo en ella.

Prepara tu ojos y alma para el Museo del Louvre, desde afuera con su icónica imagen hasta entrar a conocer las colecciones de arte más famosas es llenarte de cultura, es tan grande que se necesitan 2 días para recorrerlo completo, yo aconsejo hacerlo en un día buscando lo que más te gusta. Por supuesto lo más visitado es el cuadro de Leonardo Da Vinci (conocí su casa, ahora museo para visitar, en Amboise) La Mona Lisa o La Gioconda, está rodeada de gran seguridad y la puedes ver a una distancia de 4 metros, realmente es un cuadro pequeño pero tan impresionante como lo imaginas.

Ese mismo día fui a La Catedral de Notre Dame con su impactante fachada gótica y sus torres con 69 metros de altura es uno de los imperdibles en tu viaje, para entrar hay que tomar turno, puedes ir temprano ver la hora que te toca y dar un paseo y regresar o por las largas filas es mejor comprarlas en línea.

Hay tantos lugares y actividades que puedes escoger ir al Barrio Latino a comerte un helado con forma de flor, tomar un barco y pasear por el Sena e ir conociendo los puente históricos, admirar la Opera de París o subir al mirador de las Galerías Lafayette, totalmente gratis, y si quieres tomar algo en el bar que queda allí mismo o ver el Palacio de Versalles con sus bellos jardines. Es una ciudad que simplemente enamora y siempre, siempre…nos quedará París.

Roland Garros y el París bohemio de Montmartre

Publicado por : Cibeles De Freitas/ 303 0

Luego de terminar de conocer el norte de Francia llegamos a París, teníamos unos 6 días para recorrerlo a gusto y varias opciones para escoger. Entre esas asistir a uno de los 4 Grand Slam de Tenis: el famoso Roland Garros, que junto a Wimbledon, el abierto de Australia y el de Estados Unidos son los más importantes del mundo.

Tengo una confesión…yo no sabía mucho de tenis, bueno en verdad casi nada y haber estado en el complejo que alberga este torneo fue sumamente interesante. Es anual durante los meses de mayo y junio y es una mini ciudad, con varias pistas con diferentes capacidades para el público, tiendas de marcas de lujo, restaurantes, áreas de descanso, pantallas gigantes por todos lados y miles de personas unidas por esa pasión.

La entrada tiene un precio muy decente que te da acceso a la mayoría de las pistas excepto dos, la Philippe-Chatrier y la Suzanne-Lenglen, llamada así en honor a la tenista francesa, la primera mujer en hacerse una profesional del tenis, para entrar en ellas hay que pagar adicional o acomodarse en la parte de afuera y verlo en pantallas led.

 

Ya estábamos allí y yo no me iba a perder a Rafa Nadal, quien por cierto es el que más Roland Garros ha ganado en la historia, y pues lo vi muy cerca, es impresionante su desempeño y disciplina, sentir la tensión en los observadores es simplemente emocionante.

Y si, aprendí mucho y ahora soy una nueva fanática de Nadal y de este deporte, muy fácil de ver pero difícil y sacrificado de practicar, al igual que el boxeo o golf no tienes un equipo de respaldo eres tu contra la competencia, la concentración es vital por eso en cada juego el silencio de los asistentes se puede cortar con cuchillo.

Es toda una experiencia que si se tiene la oportunidad de realizar, la recomiendo 100%, pero compre sus boletos a los juegos estelares este año porque se venden muy rápido y quizá tenga la oportunidad de ver en acción a Federer, Sharapova o alguna de las hermanas Williams, ah y caminando por los Champs Elysees me encontré a la tenista Garbiñe Muguruza campeona del Roland Garros 2016 cuando venció a Serena Williams que era en ese momento la número 1 del mundo, por allí tengo la foto con ella, y es que todo Paris se viste de apoyo al Roland Garros, la Torre Eiffel lució una pelota de tenis gigante en todo el centro de su estructura y mucho más este año 2018 en que se conmemoran 100 años de la muerte de Roland Garros, quien por cierto amaba el tenis pero nunca lo practicó, realmente fue piloto de avión, de hecho el primero en cruzar el mediterráneo sin hacer ninguna parada.

Como mezcla maravillosa al día siguiente Europamundo, nuestro tour operador, nos llevó a un lugar que me dejó con ganas de mucho más: Montmartre. Allí se respira arte, arte y más arte. Desde que llegas la música está en el ambiente, un hombre tocando con un acordeón La Vie en Rose llena de nostalgia el aire.

Ubicado en una colina puedes subir las largas escaleras o utilizar el funicular (los boletos que se utilizan en el metro sirven para el funicular) al adentrarte en su calle principal cientos de pintores exponen sus creaciones, algunos se te acercan para hacerte un retrato en menos de 5 minutos, el talento es lo que sobra en esculturas, música y cultura. No es de extrañar que su atmósfera haya atraído a tantos pintores que vivieron y se inspiraron en sus calles, Van Gogh, Pablo Picasso, Renoir, Matisse, Modigliani y hasta la mítica Edith Piaf son solo algunos de los que se rindieron ante sus encantos.

Sus calles pintorescas, restaurantes, bares donde imagino a todos esos artistas en largas tertulias políticas y culturales me embriagan la mente. Es un hervidero de inspiración, me vi a mí misma pasando allí un par de semanas simplemente escribiendo y tomando vino tinto.

La Basílica del Sagrado Corazón con su gran cúpula, la gran vista de todo Paris y el río Sena a sus pies hacen que sea un punto obligado para fotos o pasar un rato admirando la ciudad. También es una buena idea, al bajar, pasar por el famoso Moulin Rouge el cabaret de la Belle Epoque con su gran molino rojo en la entrada, las presentaciones son de noche tipo 7:30 p.m. pueden pasar todo el día en la colina y culminar allí viendo el espectáculo y tomando champaña.

Entre el ambiente bohemio de Montmartre y la acción del tenis, París destaca como un destino inolvidable. En la próxima entrega más de este maravilloso lugar, gracias a Contactos Representaciones en Panamá por su organización en este viaje.

El norte de Francia enamora

Publicado por : Cibeles De Freitas/ 318 0

Al pensar en Francia lo primero que nos viene a la mente es la Torre Eiffel, el Museo del Louvre, el Arco del Triunfo entre muchos otros lugares de ensueño pero el norte es otra cosa. Nuestro recorrido estrella comenzó a dos horas de Paris en un pueblito de ensueño llamado Giverny, es pequeño en tamaño y grande en historia, es el lugar donde el gran pintor Claude Monet escogió para pasar la mayor parte de su vida hasta su muerte, con un imponente jardín con toda clase de flores, estanques, puentes japoneses, callejuelas en donde el artista se inspiró para muchos de sus cuadros, los más famosos son los de las Nympheas, flores acuáticas, que se pueden ver por todos lados. Su hogar es ahora un museo visitado por más de 600,000 personas al año y Giverny es recorrido por turistas que visitan sus galerías y beben una buena copa de vino es sus restaurantes.

Llegó el turno de conocer Rouen, la capital de Normandía, te recibe imponente su catedral al estilo gótico con bellos vitrales por dentro, das unos pasos y llegas a su calle central repleta de cafeterías y tiendas y en pleno centro está el Gran Reloj, una joya en plomo dorado, astronómico que da las fases de la luna, si sigues hasta el final te encuentras con la plaza donde fue quemada viva Juana de Arco, con los años fue canonizada y ahora es Santa Juana de Arco, paradojas de la vida.

Como estábamos en Normandía no podía faltar Arromanches un lugar muy frío y desde que vas llegando te sientes dentro de un cuadro, todo tan perfecto que parece de mentira. En ese lugar solo se respira historia, allí, en una de las playas del Canal de la Mancha fue el Desembarco de Normandía, un 6 de junio conocido como el día D durante la segunda guerra mundial, puedes observar el mar e imaginar todo o ir al museo del pueblo donde con lujo de detalles vas a ir hacia atrás en esos terribles momentos y comprender mucho su importancia.

 

Al día siguiente nuestra aventura nos llevó a Mont Saint Michel, es lo más increíble que han visto mis ojos, te quita el aliento ver esta especie de isla en medio mar coronada con una iglesia en lo alto, fue abadía, cárcel y el tercer destino de mayor peregrinación luego de Roma y Santiago de Compostela. Su belleza sirvió para inspirar el castillo que se ve en la película de Disney Enredados. Subirla cansa un poco pero vale la pena llegar hasta arriba y recorrer sus calles con calma para finalizar con una vista incomparable. Es idílico este lugar, hágase un favor y vaya a conocerlo.

Otros bonitos lugares son Saint Malo una ciudad portuaria con un casco antiguo amurallado lleno de lugares por descubrir caminando, en Angers se encuentra el Tapiz del Apocalipsis, el más grande de Europa, una obra de arte dentro de un castillo estilo fortaleza simplemente maravilloso. Villandry con su enorme castillo, tiene el jardín con huerto más lindo de todos los que vi, la cantidad de rosas en colores inimaginables son embriagadores, su olor se siente desde antes de entrar. Amboise fue otro lugar sumamente pintoresco y además tiene la ventaja que fue donde vivió Leonardo Da Vinci sus últimos años, su casa Le Chateau du Clos Luce es conocer a Da Vinci en su fascinante faceta como inventor, un hombre adelantado a su época, por solo 10 euros se puede conocer todos los rincones de su hogar.

Y finalizamos este paseo de cuatro días con broche de oro conociendo dos castillos, el primero el de Chenonceaux, de cuento de hadas, rodeado del río Cher y que perteneció a Catalina de Medici, por dentro los frescos resaltan su belleza y mirar a lo lejos desde su gran balcón es inspirador. Y es el turno del Castillo de Chambord, mi favorito, el más hermoso de todos y el más grande en el Valle de Loira, Leonardo Da Vinci estuvo involucrado en su diseño. Visitarlo por dentro es tan asombroso como por fuera, con sus 440 habitaciones y su iglesia de dos pisos es imposible quedar indiferente frente a tanta belleza.

Destino Estrella me llevó a soñar y enamorarme del norte de Francia y estoy segura que volveré. Gracias a Contactos Representaciones armar con tanto cariño y esmero este increíble tour, a Luftansa por llevarnos y Andrea Tudelas, mi compañera en este viaje, por las bellas fotos, en su vlog podrán ver todo esto en video. En la próxima entrega les contaré del Torneo de Tenis Roland Garros en París.