Dalí, legado genial repartido en tres museos

Publicado por : Úrsula Kiener/ 222 0

Hay tres museos de Dalí en España: el Teatro Museo, en Figueres; la Casa Salvador Dalí, en Portlligat (Cadaqués), y el Castillo Gala Dalí, en Púbol. Para visitar los tres museos, se debe tomar en cuenta el hecho que cada uno queda a 40 kilómetros del otro.

Nosotros nos quedamos en un hotel en Barcelona y fuimos a Figueres por el día. Puedes ir en autobús o en tren Renfre, que demora entre una hora y cincuenta minutos a dos horas y veinte minutos.

Como es tan popular el Teatro Museo de Salvador Dalí, debes comprar un boleto en el sitio web previamente. Existe un número limitado de entradas por hora, por lo que si no se reserva con anticipación, puede ser necesario esperar.

La mayor obra surrealista del mundo

Este museo es el tercero más popular en toda España, después del Prado, en Madrid, y del Guggenheim, en Bilbao. Figueres es el pueblo donde nació Salvador Dalí. El artista y el alcalde colaboraron en 1960 para transformar un teatro destruido durante la guerra civil española. Originalmente el alcalde le pidió que donara una obra y Dalí le respondió que le ofrecía un museo completo.

En 1968, el Consejo Municipal aprobó el plan, y la construcción empezó el año siguiente. Finalmente, abrió sus puertas al público el 28 de septiembre de 1974. En 1980 compraron los edificios aledaños para expandir el Teatro Museo. El museo fue el gran proyecto personal de Dalí, quien se encargó de todo el diseño y la planificación.

Este proyecto fue tan importante para Dalí que la cripta del artista se encuentra debajo del escenario. El domo sobre el edificio representa el ojo de una mosca. Hay huevos gigantes en el techo. Sobre la entrada hay una estatua de un traje de buzo antiguo, rodeada por otras que parecen que estuviesen vestidas con armaduras medievales —equilibrando pan baguette en su cabezas—.

La plaza frente al Teatro Museo ha atraído a otros artistas que van a vender sus piezas a todos los turistas que visitan el lugar.

Arte creado para el museo

Una de mis salas favoritas fue el enorme patio interno que tiene una estatua de la Reina Esther con un barco sobre su cabeza. El Cadillac que está a sus pies supuestamente perteneció a Al Capone, antes que Dalí lo comprara.

Muchas de las obras fueron creadas específicamente para el Teatro Museo, incluyendo la famosa cara de la actriz Mae West, que sólo aparece desde un ángulo particular. Este retrato está hecho de muebles, incluyendo un sofá en forma de los labios de la actriz. Probablemente es una de las partes más fotografiadas del museo.

Gala, esposa y musa de Dalí, aparece muchas veces, usualmente desnuda, como en “Gala Desnuda viendo el mar”.

Como a Dalí le gustaba expresarse en varios medios, puedes observar sus diseños de moda, muebles, fotos, esculturas, ilusiones ópticas, estereografía y arte anamórfico.

El Teatro Museo cuenta con una gran colección de 1,500 obras del artista, incluyendo su última pintura al óleo, “Cola de golondrina”.

Una de las exhibiciones permanentes en el Teatro Museo es la colección de joyas diseñadas por Dalí. Cuando tienes acceso a materia prima de primera y cuentas con la mente de un genio, se pueden lograr piezas realmente únicas. Su inspiración vino de los artistas del Renacimiento, cuando era más importante la experiencia del artesano que el valor material del oro y las piedras.

En 1941, su primera colección de joyas fue exhibida en la galería Julien Levy y luego en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Luego, en la década del 50, hizo otra colección, con la ayuda del joyero argentino Carlos B. Alemany. Estas tendencias de la segunda parte de la vida de Dalí no fueron tan populares con los críticos como sus relojes derretidos y elefantes larguiruchos.

Colección de joyas de el Teatro Museo

La colección está repartida en dos pisos, que también son el hogar de 27 obras en papel realizadas por Dalí, inspiradas por los diseños de las joyas. Puedes ver 39 joyas de oro y piedras preciosas que fueron adquiridas por la Fundación Owen Cheatham.

Todas las joyas fueron creaciones de Salvador Dalí, producidas entre 1941 y 1970, confeccionadas con piedras preciosas (esmeraldas, diamantes, zafiros, aguamarinas, rubíes, topacios, etc.), oro, platino, corales, perlas, y otros materiales.

Perfil de un genio

Salvador Domingo Felipe Jacinto Dalí i Domènech, mejor conocido como Salvador Dalí, fue un famoso pintor surrealista que nació en 1904 en Figueres, que es parte de Cataluña en España. Contaba que tenía ascendencia morisca, y que por lo tanto tenía linaje árabe. Esta era su excusa para justificar su amor por lo excesivo y lujoso. Luego se dejó crecer un bigote que se convirtió en una parte importante de su imagen.

En París conoció a Picasso, que había escuchado del joven artista por Joan Miró, otro pintor catalán. Tanto Picasso como Miró influenciaron las creaciones de Dalí.

En 1929 conoció a Elena Ivanovna Diakonova, mejor conocida como Gala. Permanecieron más de 50 años juntos, a pesar de la infidelidad del artista.

Ya para este tiempo, Dalí era oficialmente parte del movimiento surrealista. En 1931, pintó su obra más famosa, “La persistencia de la memoria”, donde salen relojes derritiéndose como si fueran queso Camembert, que fue la fuente de inspiración. Después en 1934 fue juzgado y expulsado del movimiento surrealista, pero esto no le importó a Dalí, que dijo “yo mismo soy el surrealismo”.

Durante la Segunda Guerra Mundial la pareja se mudó a Estados Unidos. En 1948 regresan a España, mientras que otros artistas e intelectuales españoles vivían en el exilio por la dictadura de Franco.

Años después Dalí compra un castillo en Púbol para Gala, que hoy también es un museo. A partir de 1971 ella empezó a pasar tiempo sola en este sitio, causando que la salud de Dalí empeorara y cayera en depresión. Gala muere en 1982 y Dalí pierde las ganas de vivir. Aparentemente, hubo varios posibles intentos fallidos de suicidio. En ese mismo año, el Rey Juan Carlos le concede el título de Marqués de Dalí de Púbol. Dalí muere de insuficiencia cardíaca en 1989, a la edad de 84.