Caribe de tabaco y ron

Publicado por : Úrsula Kiener/ 2372 0

La cadena Marriott me invitó a visitar la República Dominicana para conocer sus hoteles en Santo Domingo. No solo ofrecen noches de hotel, sino que, a través de su programa Mariott Moments, brindan experiencias únicas a los viajeros: momentos culinarios, estilo de vida, deportes y entretenimiento. Los guías nos llevaron a conocer tres productos típicos de República Dominicana: ron, tabaco y cacao.

Museo y libaciones
Un pequeño letrero ubicado frente a un edificio en la esquina de la zona colonial, en calle Isabel La Católica, anuncia la presencia del Museo del Ron y la Caña. El edificio data del siglo XVI. Fue restaurado y abrió como museo a finales del 2008.

Al entrar, nuestro guía se paró al lado de una enorme estufa de bronce, utilizada en la preparación de melaza. Nos contó cómo sus antepasados, negros traídos como esclavos, trabajaron en los cañaverales. La caña de azúcar fue traída a República Dominicana por Cristóbal Colón, en su segundo viaje.

Originalmente se utilizaban trapiches de madera, la melaza se fermentaba, añejaba y mezclaba de diferentes maneras para hacer ron. Las marcas dominicanas más populares son Barceló y Brugal.

El recorrido termina en un bar donde es posible degustar rones con sabores a maracuyá o canela. En la tienda, se puede comprar ron a precios razonables.

Cigarros Caoba
A diferencia del azúcar, el tabaco es originario de República Dominicana. Se le atribuye a Cristóbal Colón su introducción y popularización en Europa. Los nativos de la Hispaniola, como se conocía a la isla en esa época, fumaban hojas de tabaco secas amarradas con un hilo.

En la Tabacalera Caoba, en la zona colonial de Santo Domingo, los cigarros se siguen confeccionando de forma artesanal. Apenas subimos las escaleras, sentimos un fuerte olor. Algunos compañeros de recorrido decidieron quedarse afuera.

El tabaco se siembra en Santiago, Navarrete y Moca, en la zona interior de República Dominicana. La presencia de azúcar en la tierra favorece el cultivo. Las hojas de tabaco son recogidas manualmente y puestas a secar. Posteriormente, son fermentadas durante tres meses y envejecidas por dos a tres años.

Joaquín Cambeiro Oreiro, gerente de la fábrica de Cigarros Caoba, nos explicó el proceso de elaboración. Cada cigarro se compone de cinco hojas. Primero está el “capote”, que enrolla la tripa con tres hojas diferentes: una le proporciona el sabor, otra la fortaleza y la última, el aroma. Al final se encuentra la capa que le brinda la presencia o imagen, y que aporta un 10% al sabor.

Con un mínimo de 15 años de experiencia, cada torcedor puede enrollar un cigarro en treinta segundos, por lo que es posible fabricar cientos al día. La mayoría de los cigarros del mundo son fabricados a máquina. Muy pocos son hechos a mano. La idea es que el cigarro se compacte bien y no pique, rasque o amargue.

Los cigarros premium se exportan a países como Estados Unidos, Taiwán, Francia y Alemania. Actualmente, se negocia su venta a Argentina y Brasil.

Choco Museo
Ya había visitado el Choco Museo en Santo Domingo, que queda muy cerca del Museo del Ámbar. En la tienda se comercializan productos a base de cacao, desde crema de sol hasta bálsamos labiales. Además, se venden productos comestibles, como rajas de canela y extracto de vainilla.

La siembra de cacao se concentra, principalmente, en la parte noreste de la isla. Un 80% de todo el cacao presente en la ínsula es trinitario; 19% es forastero y 1% es criollo. La mayor parte del producto es vendido sin fermentar, proceso que consiste en la colación de la pulpa blanca y las semillas de cacao en cajas de madera, que son cubiertas con hojas de banano.

Las semillas fermentadas son secadas. El contenido de humedad baja del 60 al 8%, lo que garantiza su preservación. Es un proceso que usualmente demora cinco días. Luego se pasan por una máquina denominada “la guillotina”, para controlar la calidad.

Los árboles de cacao crecen entre 12 y 15 metros (40 y 60 pies). Usualmente no producen frutas hasta después de los 25 años. Para crecer necesitan lluvia —entre 1,500 y 2,000 mm anualmente—, temperaturas cálidas, superiores a los 60 °F (16 °C), y altos niveles de humedad.

Sus flores son tan pequeñas que solo pueden ser polinizadas por mosquitos minúsculos. La flor necesita hasta tres meses para transformarse en un cacao maduro. Cada mazorca de cacao produce un promedio de 40 granos.

Antecedentes históricos
Ha pasado mucho tiempo desde que los mayas descubrieron el secreto del cacao, que cultivaban para consumo diario. Por su lado, los aztecas lo utilizaban como monedas. Lo traían desde Guatemala a Tenochtitlán, en un trayecto de 1,400 kilómetros.

Cuando el español Hernán Cortés conquistó la ciudad mexicana en 1521, se llevó el cacao a Sevilla. En 1585 creó un nuevo mercado para alimentos exóticos. Posteriormente, el chocolate fue popularizado en Europa, con la apertura de las casas de chocolatería.

Aventura en las riberas del Canal

Publicado por : Úrsula Kiener/ 49 0

Jungle Land Panamá había estado en mi lista de lugares por visitar durante años. Hasta que un día conduje mi automóvil hasta el muelle público de Gamboa, justo después de la cárcel “El Renacer”. Al subir al bote me encontré con cuatro franceses. Después arribaron 18 holandeses, que eran parte de la tripulación de la aerolínea KLM.

Travesía canalera

Desde el muelle de Gamboa pasas por debajo de dos puentes: uno fue inaugurado hace tres semanas; el otro posee 110 años de antigüedad. El puente, que es atravesado por los rieles del ferrocarril de Panamá, continuará en uso. Al cruzarlo entras a las aguas del Canal de Panamá.

Se trata de un recorrido histórico que atraviesa parte del antiguo Camino de Cruces. Son seis o siete kilómetros, que forma parte del tránsito de los españoles a través del Istmo.

Durante el periplo, el guía Juan Chávez muestra la diversidad de la zona. Es el hábitat de especies como cocodrilo americano, caimán, tortugas, lagartijas, peces y aves como gallaretas pico rojo, jacana y caracoleros.

Islas del Gatún

La selva rodea a las islas, que antes de ser inundadas fueron las cimas de montañas. En 1911, los norteamericanos desplazaron a los pueblos que existían en la zona a Gamboa. Lo hicieron para poder crear el Gatún, que entre 1913 y 1935 fue el mayor lago artificial del mundo, antes de la construcción de Hoover Dam. Fue el mismo año en que fue creado el lago Alajuela, que en Panamá sirve de reserva para alimentar al lago Gatún, en caso de las fuentes de aguas probaran ser insuficientes.

Estas islas eran alquiladas por los norteamericanos a un costo de $100 por año y los locales construían pequeñas infraestructuras para pasar los fines de semana. Cuando el Canal fue devuelto a Panamá, prohibieron esta práctica, pero aún quedan los recuerdos entre la jungla.

La isla más famosa es Barro Colorado, un Centro de Investigación del Smithsonian. Juan, nuestro guía de Jungle Land Panama, nos prometió que antes del almuerzo íbamos a observar tres de los siete tipos de monos que habitan en Panamá.

Y así fue. Llegaron monos tití y cariblancos a comer los bananas y cacahuetes que teníamos. A los aulladores los vimos de lejos. Juan cuenta que ha visitado el lugar unas 200 veces y que siempre encuentra por lo menos dos de los tres tipos.

‘Lodge’ flotante

Parte de la aventura de entrar a Jungle Land Panamá consiste en pasar por un canal en la jungla. Las plantas acuáticas cubren todo el camino con aves que caminan sobre ellas. Unos palos de bambú sirven de red para mantenerlos fuera del perímetro cercano al lodge, donde la gente nada.

El almuerzo consistió de tamales y arroz con pollo. Cuando los turistas se fueron a practicar kayak, aproveché para conversar con Carl Dean Davis, el propietario. Le pregunté acerca de cómo arribó a Panamá. Me contestó que fue cuando estaba en el ejército norteamericano. Nunca estuvo acantonado en el Istmo, solo vino a entrenar. Posteriormente, empezó a trabajar en la industria de cruceros. Estaba buscando un destino nuevo, que pudiese interesar a los cruceros pero no que estuviera “sobredesarrollado”.

Originalmente pensó en Costa Rica, pero no estaba seguro. Durante unas vacaciones en Key West, Florida, se encontró con una publicación que anunciaba una casa barco para la venta. Fue entonces cuando todo le hizo sentido: una casa barco en el lago Gatún. Solicitó a una fabricante que le construyera un casco, enviando las partes de la casa a Panamá en el 2001. Pasó los siguientes nueve meses montando la “casa barco” y negociando con los permisos de la Autoridad del Canal de Panamá.

Empezó ofreciendo tours a los cruceristas en la parte norte del lago Gatún. Al principio llevaba a las personas a visitar las islas Brujas y Tigres, pletóricas en flora y fauna. Posteriormente, concretó un acuerdo con el Hotel Royal Decameron Panamá para ofrecer tours a los canadienses que arribaban en los vuelos chárter.

El problema era que la parte norte estaba muy lejos, así que decidieron trasladarse al lado sur, como a un kilómetro de la ubicación actual. Tramitaron un permiso de tres años con la Autoridad del Canal. Fue entonces cuando decidieron parar de navegar.

Durante los últimos once años han realizado sus giras en pangas, que salen desde el muelle público del Río Paja.

Todo incluido rústico

Carl cuenta que deben ofrecer un producto todo incluido para competir con el Hotel Royal Decameron Panamá. Pero el concepto no puede ser más diferente, ya que Jungle Land Panamá solo cuenta con ocho cuartos, que pueden modificarse según la necesidad de los clientes. Por ejemplo, una pareja puede disponer de una cama king, de dos camas dobles o camarotes. De esta manera, es posible acomodar hasta ocho personas por cuarto.

El entorno es rústico, pero con baños especiales, donde se elabora compostaje con astillas de madera. Carl comenta que existe una expresión en inglés cuya traducción al español no puede ser más clara: “no quieres ensuciar tu nido”. El cuidado para evitar derramar o dejar algo precipitarse al agua es enorme.

Originalmente disponían de letrinas portátiles y transportaban los desechos a tierra firme. La Autoridad del Canal de Panamá les proveía de un tanque de servicio para que coordinaran con una empresa que manejaba las letrinas. Ahora, cada cuarto cuenta con unidades de recogida. Los desechos son transferidos a una plataforma flotante con una base de fibra de vidrio para su tratamiento.

A los huéspedes se les ofrece comidas, meriendas y bebidas. Los que van a pasar el día tienen derecho a almuerzo. Aparte de los kayaks, con los que es posible alcanzar una pequeña cascada situada a un kilómetro de distancia, Jungle Land Panamá ofrece otro tipo de actividades.

Es un sitio para que los amantes de la pesca prueben suerte atrapando pescados como pavón (peacock bass), róbalo (snook) y sábalo (tarpon) en el lago Gatún.

El lugar dispone de senderos para observar las aves y la naturaleza. En las noches se realizan safaris nocturnos, con linternas para ubicar a los animales: cocodrilos, conejos ponchos y búhos.

Aquellos que busquen un ambiente más relajante, pueden acceder al piso de las hamacas o tomar el sol en el solárium. De verdad que Jungle Land Panamá es una de las mejores opciones turísticas que ofrece Panamá.

Esplendor palaciego

Publicado por : Úrsula Kiener/ 37 0

El Palacio de la Bahía, al igual que el Palacio El Badi, fue construido para ser el palacio más grande de todos los tiempos. A diferencia de El Badi, está muy bien preservado. Para encontrarlo se debe caminar dentro de la medina a la Mellah, el histórico barrio judío de Marrakech, una de las ciudades más importantes de Marruecos. La palabra árabe “bahía” significa “hermoso” o con “brillantez”. El palacio fue construido entre 1866 y 1867 sobre ocho hectáreas. Con 8,000 metros cuadrados, en sus tiempos fue el más grande y lujoso.

Fue diseñado por el arquitecto marroquí El Mekki. Si Moussa fue el dueño original. No siempre fue un hombre rico. Su historia empieza como esclavo y termina como el gran visir de Moulay Hassan, sultán de Marruecos.

Harem de lujo

Después de su fallecimiento, la construcción continúa bajo la supervisión de su hijo, Bou Ahmed o Ba Ahmed, que también fue gran visir del sultán hasta su muerte. Ba Ahmed oculta las noticias sobre su deceso, hasta que logra proclamar al hijo. Se trata de Moulay Abd el Aziz, de 14 años, quien se convierte en el nuevo sultán. Casi fue el gobernante del país, ya que el sultán nuevo era muy joven. Mantuvo control sobre Marruecos hasta su muerte, entre los años 1894 y 1900

Para alojar a su familia, incluyendo a sus cuatro esposas y 24 concubinas, agrandó la parte sur del palacio, que es conocido como “la esposa favorita del visir”.

La parte del palacio donde residía el harem está cerrada a los visitantes. No así la vivienda que alojaba a su esposa Lalla Zinab, decorada con hermosos mosaicos, cedro tallado y vitrales donde surgen coloridos diseños al ser bañados por la luz del sol.

Obra maestra

El palacio no sigue un diseño establecido, sino más bien surge de la adición de cuartos y jardines. El resultado es un laberinto del que no se quiere escapar, ya que todas las áreas son hermosas.

Alguno de los mejores artesanos de Marruecos, especialmente de Fez, vinieron a trabajar en el Palacio de la Bahía. Fueron 14 años de construcción.

La luz natural resplandece sobre los mosaicos, madera tallada, columnas clásicas, ventanales y pisos de mosaico.

Los patios internos están adornados con fuentes y árboles frutales, entre ellos, naranjas, limones, palmeras de dátiles y guineos. La propiedad cuenta, además, con huerto, mezquita, escuela coránica, establos y hasta un hammam o baño turco. En total, son como unos 150 cuartos. Sólo una parte del Palacio de la Bahía está abierta al público.

Al entrar el visitante pasa por lo que fue la adición de Bou Ahmed, para luego acceder al patio real pintado en amarillo y azul, parte del palacio original de Si Moussa. En el sitio se paraban miles de personas bajo el sol para rogar a Bou Ahmed por misericordia.

Herencia centenaria

Ha pasado más de un siglo, pero todavía es posible apreciar los colores vibrantes. Muchas piezas fueron robadas por el sultán Abd al-Aziz cuando saqueó el palacio a la muerte de Bou Ahmed. Algunas partes fueron salvadas, como el patio de mármol y las residencias en su alrededor.

En 1908, el jefe de guerra Pasha Glaoui se tomó el Palacio de la Bahía y lo convirtió en un lugar para atender a sus huéspedes franceses. Estos quedaron tan impresionados que en 1911 convirtieron el lugar en la Casa del general. Lyautey, general residente de Francia en Marruecos (futuro mariscal de Francia), vivió en el palacio durante el protectorado francés, además de utilizarlo como residencia para oficiales franceses. Con este objetivo, modernizó un poco el lugar, agregando chimeneas, calefacción y electricidad.

Hoy en día, el palacio no solo es patrimonio cultural de Marruecos, sino también uno de los sitios turísticos más visitados. Está abierto todos los días, de 9 a.m. a 5 p.m., con un costo de entrada de 1 €. Para los visitantes que se quedan en Medina, es posible caminar desde el hotel en Marrakech.

Una invitación de lujo para volar a Turquía

Publicado por : Úrsula Kiener/ 26 0

Turkish Airlines me envió un correo invitándome a participar en un viaje de prensa junto a periodistas de Colombia. La aerolínea vuela tres veces por semana a Estambul, capital de Turquía, desde Panamá y Colombia. El vuelo para en ambos destinos a recoger y dejar pasajeros los días miércoles, viernes y domingo. Alta gastronomía a bordo
En la cabina del Airbus A330-200 nos recibieron con opciones de jugos. La aeromoza trajó el menú y nos presentó a nuestro chef a bordo. Este concepto innovador empezó en el 2010 para crear un sentido de restaurante en el aire. Con tu bandeja te dan una vela electrónica para que disfrutes de una cena romántica. Cuando bajan las luces, se crea un ambiente mágico.

El menú tiene opciones internacionales y turcas. Hay 112 combinaciones, así que si viajas más de una vez, no comerás lo mismo. Aparte, tienen una lista de vinos muy completa, que incluye vinos turcos. Seleccioné una pasta vegetariana con hongos y queso parmesano. Mientras bebía mi copa de champaña, miré a mi compañero de al lado y le dije: “Esta es la vida que nos merecemos”.

Antes de servirnos el plato fuerte, llegó un carro con muchísimas opciones de entradas, desde sopa de tomate hasta hummus de aguacate y langostinos. Al final, pasó otra carretilla con postres.

Cada vez que visito el Medio Oriente compro té en los mercados. Puedes seleccionar entre una lista de tés para el estómago, para ayudarte a dormir o para combatir el jet lag. Seleccioné el que tenía propiedades somníferas y vino una aeromoza a prepararme la cama, con almohada y sábanas que tenían guardadas en un compartimiento. Saqué mi máscara de ojos del kit de viaje que nos brindaron, diseñada por Christian Lacroix, y me fui a dormir.

Centro de preparación
Estando en Estambul, nos llevaron a Turkish Do & Co., que es responsable de aquellas delicias que probamos a bordo. Nada bueno viene a la mente cuando piensas en comida en los aviones, pero Turkish Airlines ha intentado cambiar eso, integrando la gastronomía con la experiencia de viajar.

En 2007, la empresa Do & Co. se asoció con Turkish Airlines. Hoy en día ofrecen sus servicios a 25 aerolíneas, incluyendo las más prestigiosas del mundo, como Emirates, Etihad, Qatar, Singapore Airlines, Cathay Pacific, Air France, entre otras. Tuvimos la oportunidad de conocer el centro de preparación y fuimos testigos de cómo se preparan las comidas frescas, sin congelar.

Visitamos la sede de la aerolínea, donde nos atendieron altos ejecutivos que nos contaron sobre el crecimiento de la compañía. Hoy en día conectan 122 países con 304 ciudades. Por seis años, han ganado el premio de Skytrax como la mejor aerolínea de Europa.

Al final, nos llevaron al centro de entrenamiento para pilotos. Entramos en los simuladores donde podíamos pretender que aterrizábamos en cualquier aeropuerto del mundo. Puse Panamá como destino y, por supuesto, me estrellé.

Nueva terminal
Salimos de Estambul por el Aeropuerto Internacional Atatürk. El 29 de octubre abrirá Istanbul New Airport, por lo que esta terminal aérea se mudará al que será el aeropuerto más grande del mundo, con capacidad para 200 millones de pasajeros anualmente y 1,300,000 metros cuadrados de espacio. Se espera que genere 225,000 empleos para el 2025. Turquía es el país número 17 del mundo en tráfico aéreo, pero para el 2035 aspira a convertirse en el noveno.

Una migración especial conduce de forma directa al lounge de Star Alliance. Son 6,000 metros cuadrados, distribuidos en dos pisos, con espacio para atender a 1.4 millones de pasajeros al año. Cuenta con mesa de billar, golf virtual, cine, videojuegos, zona de juego para niños, entre otras amenidades.

Hasta los baños son lujosos, con servicio de ducha para aquellos que quieran refrescarse. Una masajista pasa por donde están los viajeros para ofrecer sus servicios, tan necesario antes de volver a montarse en un avión y decirle adiós a Turquía.

La experiencia de Taboga

Publicado por : Úrsula Kiener/ 42 0

Como panameños cuando nos gusta mucho un sitio o una experiencia decimos “no me siento en Panamá”. Pero debemos recordar que nuestro país ha evolucionado combinando influencias extranjeras con locales. Ahora tenemos la oportunidad de visitar sitios como “La Vista Experience”, en la isla de Taboga.Era la segunda vez que visitaba “La Vista Experience”, pero en esta ocasión partíamos desde Flamenco Marina, al final de Causeway de Amador.

Al arribar encontramos una mesa disponible. Nos preguntaron nuestros nombres y nos tacharon de la lista. Unas botellas de champaña se enfriaban en la hielera. Sin embargo, nos comentaron que, por regulaciones del muelle, no podíamos tomar, por lo que nos ofrecieron una botella de agua.

Salimos rumbo a la isla de Taboga a las 6:00 p.m., justo para contemplar el atardecer. El sol crepuscular pintó de colores el cielo de octubre mientras caía tras las montañas que se levantaban detrás de los hoteles. Era un día radiante que serviría de inspiración para cualquier pintor.

Un mesero estaba atento para escanciar champaña a medida que las copas se iban vaciando. El momento era perfecto para brindar con tu pareja, con tus amigos y agradecerle a la vida, mientras la ciudad de Panamá se iba alejando en la distancia.

Una experiencia culinaria en la ínsula

Al llegar a Taboga desembarcamos en el muelle, recientemente remozado. Llevaba algunos meses sin visitar la Isla de las Flores. Cada vez que lo hago, quedo positivamente sorprendida de las mejoras.

Abordamos un bus para visitar Villa Caprichosa, que queda en la parte superior del pueblo. Este hotel boutique es, sin duda, uno de los más bonitos de Panamá. Me recuerda un poco a la Toscana, en Italia, por la abundancia de flores.

La dueña, Diane Burn, es extranjera y es diseñadora de interiores. Diseñó el hotel pensando en la Europa del siglo XVIII, para que fuera un lugar que evocara fantasía y romance. “La Vista Experience” incluye música en vivo y un menú de degustación.

El toque de Felipe Milanés

Felipe Milanés es uno de los chef más cotizados de Panamá en estos momentos. Viajó y trabajó por todo el mundo hasta regresar a su tierra natal, donde abrió el restaurante Tomillo, en el Casco Viejo. Por los próximos tres meses colaborará con “La Vista Experience” en la creación de un menú especial inspirado en Taboga. “El menú tiene diferentes notas, altas y bajas, cada tiempo complementa el siguiente para que salgas satisfecho,” dice Felipe.

Al llegar te reciben con vino y champaña. El primer tiempo es un pan de queso y yuca con ají verde para abrir el paladar, seguido por un atún blanco y rojo con “chombo water”, que es una salsa cítrica. A continuación, una sopa de coliflor con almendras tostadas, precedidas por croquetas de lentejas con mermelada de tomate.

Le seguirá un mojadito de calamar ahumado con un dorado al sartén, seguido por un short rib cocinado por 48 horas, acompañado por un puré de camote. El postre es un flan de frutos rojos con crema chantillí.

De la moda a restaurantes

Austin Hess es un emprendedor y amante de lo imposible. En la universidad dijo que iba a montar una bicicleta de Canadá a México. Todos le dijeron que no podía, pero aun así lo hizo. “Las personas te dicen que no puedes hacer las cosas, pero si uno quiere, lo hace”, defiende.

Estudió moda en Estados Unidos y fue diseñador. Consiguió un inversionista y dejó la universidad. Trabajó en la industria hasta la crisis de Estados Unidos en 2006.

Decidió montar un negocio de cuidado para ancianos en Hawái y lo vendió. Mientras planeaba ir a Australia de vacaciones se encontró a un amigo en un bar, quien le comentó que iría a Panamá la próxima semana. Aunque no sabía nada sobre Panamá, decidió ir. Su amigo no lo acompañó. Tres meses se convirtieron en siete años.

En Panamá abrió un periódico de turismo llamado The Panama Good Times. Decidió poner Villa Caprichosa en la portada e hicieron un intercambio para que él se hospedara con su familia. Allá le contaron que no tenían chef. Austin les comentó que tenían que ofrecer experiencias si querían traer gente de la ciudad.

A Diane le encantó la idea, pero le dijo a Austin que estaba muy vieja y que si podía encargarse él. Cuenta que siempre había soñado con hacer algo así, por lo que le dijo que sí. Se asoció con Miryam Barria McGorman y así comenzó “La Vista Experience”. Ahora poseen un segundo restaurante en el Hotel Oasis, en Boquete, con el nombre de Boulder 54.

El nombre “La Vista Experiencia” surge después de proponer nombres durante horas, hasta que dijo que todo tenía que ver con la vista en el barco y en el restaurante. Además, los gringos pueden pronunciarlo porque han escuchado a Arnold Schwarzenegger decir “hast

El 90% de los visitantes son panameños y el producto fue creado pensando en el mercado local.

Un mesero estaba atento para escanciar champaña a medida que las copas se iban vaciando. El momento era perfecto para brindar con tu pareja, con tus amigos, y agradecerle a la vida, mientras la ciudad de Panamá se iba alejando en la distancia”.

‘La Briyeka’, finca agroturística

Publicado por : Úrsula Kiener/ 26 0

“La Briyeka” es una finca agroturística ubicada en la comunidad de La Negrita, a veinte minutos de la ciudad de Penonomé. Es el hogar del señor Alberto y su esposa, quienes compraron la propiedad hace 35 años. La pareja de jubilados cuentan a los visitantes cómo empezaron sin luz ni agua, en un sitio que era tan solo un camino en medio de los rastrojos. Ahí levantaron un rancho de penca, que visitaban los fines de semana para acampar con su hija mayor.

“Briyeka” nace de la combinación de los nombres de las tres hijas de los propietarios: Briggitte, Yennifer y Karen.

Reforestación
La finca de once hectáreas pasó por un proceso de reforestación. Alberto escuchó que desde la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON), una oenegé dedicada a la reforestación, se promovía la campaña de “adopta tu hectárea”.

A los finqueros les gustó la idea. Procedieron a reforestar tres hectáreas con maderables como cedro espino y teca, con la esperanza de que en veinte años ganarían $80,000 por hectárea. No tenían idea de cuánto degradaba el suelo y afectaba los árboles frutales.

Después de una visita de tres días, Audubon le otorgó una certificación de 82 especies de aves. Durante un recorrido de 45 minutos por un sendero que atraviesa el bosque, se pudo observar monos, venados, ñeques, conejos pintados y perezosos, entre otras especies.

La resistencia

La comunidad de La Negrita encierra un enorme potencial con el tema del turismo cultural. En cerro El Vigía, Victoriano Lorenzo pasaba la mayor parte de su tiempo. Este líder indígena tuvo una participación decisiva en la Guerra de los Mil Días (1899-1902), hecho que precedió a la separación de Panamá de Colombia.

Desde la parte alta del cerro el centinela divisaba las tropas de los conservadores. El cuartel estaba en las faldas de la montaña. Cuando las tropas del enemigo arribaban, él partía hasta Capira con la ayuda de los campesinos que defendía, que le proveían azúcar y sal para subsistir. Él apoyaba a los liberales, como era el caso de Belisario Porras. Fue capturado en mayo de 1903, antes de la separación, y ejecutado. Hoy en día es considerado un mártir nacional. El general Omar Torrijos le hizo un monumento en el cerro.

En la comunidad de La Negrita actualmente se confeccionan artesanías con piedra de jabón, talladas de una mina en Membrillo. En la finca “La Briyeka” los visitantes son recibidos por conjuntos típicos y una señora que confecciona sombreros pintados.

Menú de campo

Por el momento no cuentan con opción de hospedaje, pero sí con baños y zonas comunes. En el lugar se recibe a universitarios y bachilleres de turismo. Los “pase día” son válidos de 8:00 a.m. a 3:30 p.m., con almuerzo incluido.

El menú incluye comida típica con arroz con pollo, ensalada de toldo, lechona y sancocho con arroz blanco. Actualmente están incursionando en el tema gastronómico, con la creación de platos según los rubros disponibles en las diferentes temporadas.

En “La Briyeka” se producen vegetales y frutas para consumo propio. También hay animales de finca, como caballos, gallinas y carneros. Los visitantes pueden aprender a cosechar arroz con motete, ordeñar una vaca o moler caña en trapiche. En las juntas de embarre construyen cuartos que eventualmente serán para alquiler.

El río Zaratí atraviesa la finca, ofreciendo no solo espacios donde bañarse, sino ojos de agua con capacidad para tres mil galones. A través de una turbina, el agua es conducida a los hogares. En la ciénaga se está construyendo un estanque con tilapias, con el apoyo de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá y del Ministerio de Desarrollo Agropecuario.

Después de una visita de tres días, Audubon le otorgó una certificación de 82 especies de aves visibles, fuera de las migratorias… Durante un recorrido de 45 minutos por un sendero que atraviesa el bosque, se pueden observar monos, venados, ñeques, conejos pintados y perezosos, etc”.

Un nuevo encuentro con la China fascinante

Publicado por : Cibeles De Freitas/ 132 0

China impacta en cada rincón, es como una película donde eres el protagonista. Es una cultura tan diferente a la nuestra que ir descubriéndola es sorprendente e interesante. Es mi segunda visita, la primera fue invitada a un seminario de radio y televisión y estuvimos en Hunan, que fue el hogar de Mao Zedong, y en Beijing, aún no teníamos relaciones diplomáticas con ese país. Ahora tres años después repito Beijing pero se unen otros lugares maravillosos, les hago a través de mis palabras un resumen de cada lugar y qué esperar en temas de clima, comida, educación y mucho más. Aquí vamos:

Beijing es un mega ciudad y la capital de China, es un centro poderoso de innovación, negocios, política y cultura. Mezcla la arquitectura moderna con mucho de lo tradicional, y para mi allí radica su encanto. Dos lugares indispensables en un viaje a ese país se encuentran allí, el bucket list de muchos: la Gran Muralla China. A una hora del centro esta vez me tocó visitarla con frío, y así es mejor porque subirla con sus escalones a desnivel y tratar de llegar lo más lejos posible te deja sin aliento.

Con solo poner los pies allí sientes la historia de muchos hombres que la construyeron a través de tantos y tantos años y diferentes dinastías, buscando protección y defensa en sus más de 21,000 kilómetros. No tienes que subir mucho, me recomendaron sube lo que puedas y vive el momento. Y así fue, si esa muralla pudo ser construida por el ser humano, cualquier cosa la podemos lograr.

Otro lugar es la Ciudad Prohibida, que sirvió de palacio a la dinastía Ming y finalmente a la Qing, fue hogar de emperadores y un centro político del gobierno por 500 años. Siempre está lleno de gente, recomiendo alquilar los audífonos con audio en tu idioma para que a medida que vas caminando vayas comprendiendo todo lo que allí ocurrió, cada esquina es mágica, su arquitectura es preciosa, predominan los colores rojo, azul y dorado.

¿Pato Pekín?

Y no puedes irte de allí sin haber probado el famoso pato Pekín, era el favorito de los emperadores pero ahora es una comida común en el área, es cortado delgadito, crujiente y se come de diferentes formas, una de las más populares es como un taco con azúcar, apio y otros ingredientes muy finos y realmente ricos. También estuvimos en Beijing TV, un edificio ultra moderno de 41 pisos y más de 10 canales de televisión, nos recibió su principal presentadora de tv y el gerente general, pudimos tener una franca conversación sobre su funcionamiento y aspiraciones a mediano plazo.

Xian a dos horas en avión de Beijing están los famosos Guerreros de Terracota considerados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, fueron descubiertos durante unas obras para un abastecimiento de agua, se imaginan la sorpresa de estos trabajadores cuando frente a sus ojos empiezan a tener estas figuras de tamaño natural, 1,80 metros de altura, jóvenes, viejos, etnias diferentes, con uniformes de diferentes rangos militares. Hasta el momento hay 8,000 mil y siguen descubriendo más. El emperador de la dinastía Qin creía que enterrándolas seguiría teniendo a las tropas bajo su mando. Es un WAO.

Shenzhen la quiero definir con una sola palabra: ¡vibrante! Hace solo 40 años era un aldea de pescadores y ahora no puedes evitar compararla con Nueva York, llena de edificios altísimos, con un skyline perfecto, la mayoría de su población tiene 36 años. Desde la ventana de mi habitación podía divisar Hong Kong, así de interesante.

La llaman el Silicon Valley de China, allí tienen sus oficinas centrales grandes empresas con Huawei, ZTE y Mindray la más grande compañía de China en equipo médico, estuvimos en sus instalaciones y su tecnología ha cambiado el mundo de la medicina para siempre. Hospitales en Panamá con Pacífica Salud, San Fernando y el Santo Tomás utilizan sus máquinas de alta tecnología.

Guanzhong o mejor conocido como Cantón es un hub de transporte marítimo y la mayoría de los chinos que viven en Panamá son de allí, por eso la comida nos es más familiar. En mi mente me lo imaginaba completamente diferente, es tan vanguardista que me tomó por sorpresa. Con el hermoso río Perla dividiendo la ciudad en dos y siendo el tercero más largo de China, Guanzhong tiene sabor, movimiento con sus sus 108 millones de habitantes, en la noche sus flamantes edificios de formas originales están llenos de luces led con diseños y miles de colores, una espectáculo que hay que conocer. Fuimos a la televisión cantonesa a presenciar la producción de mayor programa de entretenimiento, de talento en canto tipo The Voice, muy cool.

Datos para viajar a China:

1. Verifica el clima en cada lugar, al ser tan grande varia radicalmente, nosotros pasamos de 0 grados a 30 en un solo día y en diferentes lugares.

2. Compra un chip con un número chino para que tengas data y no gastes en roaming.

3. Comida hay de todo, no vas a pasar hambre a menos de que seas de gustos muy radicales, trata de desayunar fuerte en el hotel, que normalmente a esa hora ponen mucha variedad por si te toca comer donde no haya tanta. Pide agua fría, te la sirven caliente y toman té en lugar de jugos o sodas con sus comidas.

4. Para las mujeres las puede sorprender los baños de huecos, sip, así mismo, tiene que hacer ejercicio a la hora de ir al baño, en algunos lugares tienen los que ya conocemos y los de hueco, será inevitable que en algún momento los tengas que usar.

5. Usa tu tarjeta de crédito o saca dinero de un ATM, no me parece necesario cambiar dinero allá que luego quizá no utileces, cambia solo muy poco para cualquier cosa.

6. Redes sociales como Instagram, Twitter o Facebook no hay en China, tienen propias, puedes bajar un app antes de llegar para acceder a ellas. Abre una cuenta de WeChat, es como WhatsApp, para que te mantengas comunicado con la gente en china que conozcas.

Lo único no tan bueno fueron las especulaciones sobre la invitación a colegas periodistas y a mi persona a ese país, fuimos invitados por el Embajador de China en Panamá Wei Qiang a quien agradecemos tantas atenciones y por la Chinese People´s Association for Friendship with Foreign Countries, Leo Ji, Sara y Luis fueron los mejor anfitriones EVER. Pueden escribir y buscar información en www.cpaffc.org.cn para viajes o estudios.

Alvaro Alvarado, Eduardo Lim Yueng, Erika Nota, Mónica Lee, Guillermo Antonio Adames, Wyznick Ortega fueron tremendos compañeros de viaje.

Volveré…

Las uvas entre el follaje

Publicado por : Úrsula Kiener/ 167 0

Si eres aficionado al vino, debes asegurar tu estadía en algún viñedo chileno. Tras una breve estancia en Santiago, optamos por pasar más tiempo en el desierto de Atacama y en la isla de Pascua. Tomamos la decisión de visitar Viña Santa Rita, un viñedo próximo donde se produce uno de los vinos más populares e industriales de Chile.

Está ubicada en Alto Jahuel, en la provincia de Maipo, en la parte baja de la cordillera de Los Andes, a 45 minutos de la capital. Es uno de los destinos turísticos más populares.

En la página web de Viña Santa Rita está disponible la dirección del sitio, que es posible alcanzar utilizando transporte público y/o taxi colectivo. Los hoteles ofrecen recorridos turísticos.

‘Tour’ al viñedo

La visita guiada está disponible en español, inglés o portugués. El horario del tour varía según el idioma. Son de dos a tres tours por día, en diferentes idiomas, con una duración de una hora con diez minutos. Dado que hay un máximo de 30 personas por recorrido, los cupos se deben reservar a través de internet.

El tour de Viña Santa Rita incluye la visita a los viñedos y al jardín. Nosotros fuimos en otoño, cuando ya había finalizado la temporada de cosecha, con alguna que otra uva colgando de las plantas.

Son 50 hectáreas de viñedo con follaje encantador. Los visitantes pueden atravesar la zona más próxima a los edificios.

Las uvas están rodeadas por hermosas rosas sembradas a su alrededor, colocadas específicamente para el control de plagas, dada la conocida susceptibilidad de los viñedos.

‘Open bar’

Al momento de degustar, te ofrecen tres vinos —2 reserva y un gran reserva—. El bar es oscuro. Al terminar, puedes quedarte con la copa como recuerdo. El tour premium viene con ñapa: una tabla de quesos.

En Panamá la marca es conocida por contar con vinos económicos y de baja calidad. Estos últimos los venden a cuatro dólares en el súper.

Viña Santa Rita está abierta al público, de martes a domingo, en horario de 10:00 a.m. a 4:00 p.m.

Bodega, tienda y hotel

Después de caminar por las viñas, pasamos a las bodegas, con barricas de roble francés y americano. El sitio cuenta con capacidad para almacenar 17 millones de vinos finos. La bodega 1 fue construida de cal y canto en 1880, y es una de las más antiguas de Chile. La de 120 patriotas también es histórica.

Al finalizar el recorrido, puedes pasar por el Museo Andino que muestra 2,000 piezas de arte precolombino, con una muestra original de moáis. Viña Santa Rita cuenta asimismo con una tienda de vinos y un restaurante llamado Doña Paula (como la famosa dueña).

Es el único viñedo cerca de Santiago, con un hotel boutique. El Hotel Casa Real cuenta con 16 habitaciones con vista a los jardines y la piscina. Remozado en 2017, ofrece un ambiente campestre con amenidades modernas.

Antecedentes históricos

Domingo Fernández Concha fundó la Viña Santa Rita en 1880. El sitio original del viñedo está incluido en el tour y alberga las instalaciones principales de la empresa.

Cepas francesas fueron sembradas en los fértiles suelos del valle del río Maipo. De Francia también vinieron enólogos franceses con la intención de ayudar con la técnica necesaria para producir resultados superiores.

La empresa permaneció en la familia hasta 1980, cuando fue comprada por el grupo Claro y la empresa Owens-Illinois Inc., principal productora de envases de vidrio del mundo. Dos años más tarde, tras recibir un fuerte impulso, lanzaron la famosas línea 120. El vino comienza a ser exportado a nivel internacional. Posteriormente adquieren la prestigiosa marca “Carmen”.

Las técnicas de producción van evolucionando, incorporando nuevos equipos, como tanques de acero inoxidable y barricas de roble francés y americano. Adquieren mil hectáreas en los sitios más importantes para la producción vinícola en Chile: Maipo, Rapel, Lontué, Casablanca y Apalta.

Años después, adquieren 1,650 hectáreas en Limarí y Pumanque, además de 253 hectáreas en Mendoza.

Se establecen filiales en el exterior. Actualmente, el vino de la Viña Santa Rita es comercializado en más de 75 países.

Planea tu viaje

La hacienda Viña Santa Rita es uno de los destinos turísticos más populares

Duración del vuelo : 6-9 horas a Santiago

Costo del vuelo: 770-$1,200

Horario: GMT-3 / 2 horas más que Panamá

Costos en destino: medio / alto

Visa: No

Dato importante: La superficie total de viñas para vinificación ocupa actualmente más de 141 mil hectáreas en Chile, con un potencial de producción de vino cercano a los 1.200 millones de litros anuales.

Camping con menú interiorano

Publicado por : Úrsula Kiener/ 213 0

De todas las fincas que hemos visitado durante la campaña de Agro Turismo en Panamá, “La Gira” fue probablemente la más inaccesible de todas. El acceso se realiza a través de una carretera en mal estado, que solo es posible cruzar en un vehículo 4×4, por lo que optamos por tomar el transporte público, a un precio de tres dólares.

El camino arranca en el chorro El Macho, en El Valle de Antón, continuando durante más de una hora por Río Indio hasta arribar al Jordanal, en Cirí Grande. No hay paradas definidas. Cuando te quieres bajar, simplemente golpeas el techo de la cabina para notificar al conductor.

Santuario en las alturas

Las escaleras ascienden hasta la casa familiar. Somos recibidos con un desayuno de bollos de maíz y café orgánico. Durante el desayuno le pregunté a Remigio Morán cómo había arribado a la zona. Me comenta que fue en 1946. En la provincia de Coclé buscó un lugar donde asentarse. Recorrió las montañas hasta encontrar un terreno en Jordanal, donde conoció al señor Rodolfo Jarquiñez, al que le compró 27 hectáreas por $70, antes de que falleciera.

Hasta la construcción de la carretera, en 2001, la montaña era virgen. En el lugar se encuentran culebras. Antes se veían conejos salvajes y monos. Cuentan que la finca está embrujada, que en la quebrada reside la Tulivieja. Un día Remigio la escuchó y le disparó. Desde entonces, no la han vuelto a escuchar. Es posible practicar senderismo entre las raíces de los centenarios higuerones.

Lonchera de campo

“La Gira” no cuenta con hospedaje formal, pero sí con una zona de camping ubicada frente a la casa de los propietarios. En la noche, bajo el cielo estrellado, salen los monos jujuná.

Se alquilan toldas para que las parejas pernocten al calor de una fogata. El máximo de visitantes que pueden recibir es de 14, que pueden utilizar el baño de la residencia familiar.

El menú ofrece comidas tradicionales y naturales. Uno de los platos favoritos es la “muca”: arroz con porotos, carne o pollo, que se mete en hojas de bijao para absorber el sabor. Es una especie de lonchera de campo.

Otro platillo es el sancocho de gallina de patio, elaborado con productos de la finca: maíz, yuca, ñampí, etc. Puede ir acompañado de un jugo de frutas de la época: naranjas japonesas, nance y mandarinas. Junto a la residencia crecen las orquídeas, incluyendo la flor del Espíritu Santo.
Un río arrastra los pétalos que caen de las flores que crecen en los árboles. A pesar de que estamos en temporada lluviosa, las aguas lucen limpias.
En su lecho se encuentran piedras de varios colores: rojas, blancas, anaranjadas y moradas. Algunas con formas peculiares. En la finca organizan concursos en los que se premia al que pueda recoger la piedra más singular.

Antes de visitar Finca “La Gira” se deben hacer arreglos con antelación para el transporte. Se puede ir desde La Chorrera o El Valle. Es recomendable vestir pantalones largos y llevar repelente para garrapatas. A pesar de los inconvenientes, no dudaría en retornar a este paraíso de la biodiversidad panameña.

Planea tu viaje

Para visitar ‘La Gira’ se recomienda realizar las reservaciones con antelación y hacer arreglos de transporte, dado lo inaccesible del sitio
Contactos:
+507 6700-5010 (Clara)
+507 6937-5615 (Susan)
+507 6324-6483 (Virginia)
+507 6839-9781 (Carmen)
suipinzon14@gmail.com

El sello verde de Don Arcelio

Publicado por : Úrsula Kiener/ 238 0

En la carretera Panamericana, a la altura de Natá de los Caballeros, existe un lugar llamado Eco Parque Don Arcelio, con figuras de animales confeccionadas con paja y llantas.

Esta finca es un legado familiar desde 1920, año en que Juan de Dios Sáenz y su familia iniciaron actividades agropecuarias en la zona.
Las personas dejaban muchas llantas fuera de la finca. Lo tradicional es quemarlas o enterrarlas pero esto es dañino para el ambiente, por lo que llegaron a un compromiso empresarial para recoger todas las llantas desde Penonomé hasta Aguadulce. Se procedió a contratar a un colombiano para, en conjunto con los colaboradores, trabajara en el parque.

De acuerdo con el guía, lo que se buscaba era “mostrarle a todos que lo que para mí puede ser basura se puede tomar y convertir en una obra de arte”. Tratan de crear conciencia de no botar la basura, ni propiciar la aparición de criaderos de mosquitos.
La construcción demoró cuatro meses y se utilizaron 975 piezas de llantas.

La ruta de la leche

Eco Parque Don Arcelio es una finca que produce leche con alta tecnología. Son dos ordeños al día, entre 4 a.m. y 4 p.m., respetando siempre un periodo de 12 horas entre uno y otro. Las vacas pasan a la sala de enfriamiento de 12 a 1:00 p.m., con treinta minutos antes del ordeño. El sistema está controlado por una computadora que registra la humedad relativa del ambiente, sacando el índice del estrés calórico del animal. Un descenso en la temperatura significa que los animales pueden comer más y producir más leche.

Las vacas son conducidas con tranquilidad, ya que un animal estresado reduce su producción en un 15-20%.
Eco Parque Don Arcelio es una finca exclusivamente lechera, con 160 vacas distribuidas en 300 hectáreas.

Alta productividad

Producen 4 mil 200 litros diarios, que son vendidos a Bonlac. Cuando la leche sale de la sala de ordeño tiene una temperatura entre 32-34 grados. Luego va por canales de tubería inoxidable a los tanques fríos donde la bajan a 4 grados para evitar el crecimiento de bacterias.
Entre el ganado, destaca una vaca conocida como Gretel. Es la única que es ordeñada por los turistas. Se trata de una Holstein, número uno en producción mundial y con 800 años en producción genética. El promedio de la región es de entre 6 y 8 litros por animal pero este cruce alcanza hasta 14 litros, que es más similar a las tierras altas de Panamá. Tienen animales que generan hasta 35 litros por ordeño.
Actualmente están en proceso de expandir la operación a Lácteos Don Arcelio.

Fauna de finca

Gretel convive con animales más pequeños, como Igor y Florencia, un poni y un burro. También está Rocky, un gallo que aparece en todas las fotografías, y Panchita la búfala, además de algunas ovejas y caballos.

La sección acuícola en Eco Parque Don Arcelio reproduce colossoma, tilapia roja y gris, sargento, tortugas, patos, róbalos, almejas y guapote tigre. La finca tiene un área para la conservación y reproducción de iguanas que están en peligro de extinción.

Un sendero agro temático permite que los visitantes conozcan sobre el proceso de siembra de soya, maíz, frutas, legumbres, plantas medicinales, árboles ornamentales y frutales.

Producción limpia con el medio ambiente

Eco Parque Don Arcelio tiene una planta fotovoltaica que les ahorra casi 80 toneladas de CO2 al año. También les reduce el gasto eléctrico en un 80% y elimina la fluctuación de voltaje. Toda el agua que se utiliza en el proceso de ordeño se canaliza en una fosa que tiene bacterias eficientes que descomponen las eses. Después se bombea a las mangas de pastoreo para abonar la hierba.

Aspiran a crear un sello verde de producción. En el 2014 recibieron el premio de Producción Limpia de Panamá.
Eco Parque Don Arcelio es una finca con un enfoque ambiental, donde se utiliza la tecnología para desarrollar mejores prácticas.

Planea tu viaje
Está abierto a visitas de 9 a.m. a 3 p.m., con reserva previa. Hay un barco pirata y casa de muñecas de Hänsel y Gretel, aparte de un zoológico de animales confeccionados con llantas.
https://ecoparquedonarcelio.com/
reservas@ecoparquedonarcelio.com
+507 68216161 / +507 8461040