Las uvas entre el follaje

Publicado por : Úrsula Kiener/ 66 0

Si eres aficionado al vino, debes asegurar tu estadía en algún viñedo chileno. Tras una breve estancia en Santiago, optamos por pasar más tiempo en el desierto de Atacama y en la isla de Pascua. Tomamos la decisión de visitar Viña Santa Rita, un viñedo próximo donde se produce uno de los vinos más populares e industriales de Chile.

Está ubicada en Alto Jahuel, en la provincia de Maipo, en la parte baja de la cordillera de Los Andes, a 45 minutos de la capital. Es uno de los destinos turísticos más populares.

En la página web de Viña Santa Rita está disponible la dirección del sitio, que es posible alcanzar utilizando transporte público y/o taxi colectivo. Los hoteles ofrecen recorridos turísticos.

‘Tour’ al viñedo

La visita guiada está disponible en español, inglés o portugués. El horario del tour varía según el idioma. Son de dos a tres tours por día, en diferentes idiomas, con una duración de una hora con diez minutos. Dado que hay un máximo de 30 personas por recorrido, los cupos se deben reservar a través de internet.

El tour de Viña Santa Rita incluye la visita a los viñedos y al jardín. Nosotros fuimos en otoño, cuando ya había finalizado la temporada de cosecha, con alguna que otra uva colgando de las plantas.

Son 50 hectáreas de viñedo con follaje encantador. Los visitantes pueden atravesar la zona más próxima a los edificios.

Las uvas están rodeadas por hermosas rosas sembradas a su alrededor, colocadas específicamente para el control de plagas, dada la conocida susceptibilidad de los viñedos.

‘Open bar’

Al momento de degustar, te ofrecen tres vinos —2 reserva y un gran reserva—. El bar es oscuro. Al terminar, puedes quedarte con la copa como recuerdo. El tour premium viene con ñapa: una tabla de quesos.

En Panamá la marca es conocida por contar con vinos económicos y de baja calidad. Estos últimos los venden a cuatro dólares en el súper.

Viña Santa Rita está abierta al público, de martes a domingo, en horario de 10:00 a.m. a 4:00 p.m.

Bodega, tienda y hotel

Después de caminar por las viñas, pasamos a las bodegas, con barricas de roble francés y americano. El sitio cuenta con capacidad para almacenar 17 millones de vinos finos. La bodega 1 fue construida de cal y canto en 1880, y es una de las más antiguas de Chile. La de 120 patriotas también es histórica.

Al finalizar el recorrido, puedes pasar por el Museo Andino que muestra 2,000 piezas de arte precolombino, con una muestra original de moáis. Viña Santa Rita cuenta asimismo con una tienda de vinos y un restaurante llamado Doña Paula (como la famosa dueña).

Es el único viñedo cerca de Santiago, con un hotel boutique. El Hotel Casa Real cuenta con 16 habitaciones con vista a los jardines y la piscina. Remozado en 2017, ofrece un ambiente campestre con amenidades modernas.

Antecedentes históricos

Domingo Fernández Concha fundó la Viña Santa Rita en 1880. El sitio original del viñedo está incluido en el tour y alberga las instalaciones principales de la empresa.

Cepas francesas fueron sembradas en los fértiles suelos del valle del río Maipo. De Francia también vinieron enólogos franceses con la intención de ayudar con la técnica necesaria para producir resultados superiores.

La empresa permaneció en la familia hasta 1980, cuando fue comprada por el grupo Claro y la empresa Owens-Illinois Inc., principal productora de envases de vidrio del mundo. Dos años más tarde, tras recibir un fuerte impulso, lanzaron la famosas línea 120. El vino comienza a ser exportado a nivel internacional. Posteriormente adquieren la prestigiosa marca “Carmen”.

Las técnicas de producción van evolucionando, incorporando nuevos equipos, como tanques de acero inoxidable y barricas de roble francés y americano. Adquieren mil hectáreas en los sitios más importantes para la producción vinícola en Chile: Maipo, Rapel, Lontué, Casablanca y Apalta.

Años después, adquieren 1,650 hectáreas en Limarí y Pumanque, además de 253 hectáreas en Mendoza.

Se establecen filiales en el exterior. Actualmente, el vino de la Viña Santa Rita es comercializado en más de 75 países.

Planea tu viaje

La hacienda Viña Santa Rita es uno de los destinos turísticos más populares

Duración del vuelo : 6-9 horas a Santiago

Costo del vuelo: 770-$1,200

Horario: GMT-3 / 2 horas más que Panamá

Costos en destino: medio / alto

Visa: No

Dato importante: La superficie total de viñas para vinificación ocupa actualmente más de 141 mil hectáreas en Chile, con un potencial de producción de vino cercano a los 1.200 millones de litros anuales.

Camping con menú interiorano

Publicado por : Úrsula Kiener/ 89 0

De todas las fincas que hemos visitado durante la campaña de Agro Turismo en Panamá, “La Gira” fue probablemente la más inaccesible de todas. El acceso se realiza a través de una carretera en mal estado, que solo es posible cruzar en un vehículo 4×4, por lo que optamos por tomar el transporte público, a un precio de tres dólares.

El camino arranca en el chorro El Macho, en El Valle de Antón, continuando durante más de una hora por Río Indio hasta arribar al Jordanal, en Cirí Grande. No hay paradas definidas. Cuando te quieres bajar, simplemente golpeas el techo de la cabina para notificar al conductor.

Santuario en las alturas

Las escaleras ascienden hasta la casa familiar. Somos recibidos con un desayuno de bollos de maíz y café orgánico. Durante el desayuno le pregunté a Remigio Morán cómo había arribado a la zona. Me comenta que fue en 1946. En la provincia de Coclé buscó un lugar donde asentarse. Recorrió las montañas hasta encontrar un terreno en Jordanal, donde conoció al señor Rodolfo Jarquiñez, al que le compró 27 hectáreas por $70, antes de que falleciera.

Hasta la construcción de la carretera, en 2001, la montaña era virgen. En el lugar se encuentran culebras. Antes se veían conejos salvajes y monos. Cuentan que la finca está embrujada, que en la quebrada reside la Tulivieja. Un día Remigio la escuchó y le disparó. Desde entonces, no la han vuelto a escuchar. Es posible practicar senderismo entre las raíces de los centenarios higuerones.

Lonchera de campo

“La Gira” no cuenta con hospedaje formal, pero sí con una zona de camping ubicada frente a la casa de los propietarios. En la noche, bajo el cielo estrellado, salen los monos jujuná.

Se alquilan toldas para que las parejas pernocten al calor de una fogata. El máximo de visitantes que pueden recibir es de 14, que pueden utilizar el baño de la residencia familiar.

El menú ofrece comidas tradicionales y naturales. Uno de los platos favoritos es la “muca”: arroz con porotos, carne o pollo, que se mete en hojas de bijao para absorber el sabor. Es una especie de lonchera de campo.

Otro platillo es el sancocho de gallina de patio, elaborado con productos de la finca: maíz, yuca, ñampí, etc. Puede ir acompañado de un jugo de frutas de la época: naranjas japonesas, nance y mandarinas. Junto a la residencia crecen las orquídeas, incluyendo la flor del Espíritu Santo.
Un río arrastra los pétalos que caen de las flores que crecen en los árboles. A pesar de que estamos en temporada lluviosa, las aguas lucen limpias.
En su lecho se encuentran piedras de varios colores: rojas, blancas, anaranjadas y moradas. Algunas con formas peculiares. En la finca organizan concursos en los que se premia al que pueda recoger la piedra más singular.

Antes de visitar Finca “La Gira” se deben hacer arreglos con antelación para el transporte. Se puede ir desde La Chorrera o El Valle. Es recomendable vestir pantalones largos y llevar repelente para garrapatas. A pesar de los inconvenientes, no dudaría en retornar a este paraíso de la biodiversidad panameña.

Planea tu viaje

Para visitar ‘La Gira’ se recomienda realizar las reservaciones con antelación y hacer arreglos de transporte, dado lo inaccesible del sitio
Contactos:
+507 6700-5010 (Clara)
+507 6937-5615 (Susan)
+507 6324-6483 (Virginia)
+507 6839-9781 (Carmen)
suipinzon14@gmail.com

El sello verde de Don Arcelio

Publicado por : Úrsula Kiener/ 102 0

En la carretera Panamericana, a la altura de Natá de los Caballeros, existe un lugar llamado Eco Parque Don Arcelio, con figuras de animales confeccionadas con paja y llantas.

Esta finca es un legado familiar desde 1920, año en que Juan de Dios Sáenz y su familia iniciaron actividades agropecuarias en la zona.
Las personas dejaban muchas llantas fuera de la finca. Lo tradicional es quemarlas o enterrarlas pero esto es dañino para el ambiente, por lo que llegaron a un compromiso empresarial para recoger todas las llantas desde Penonomé hasta Aguadulce. Se procedió a contratar a un colombiano para, en conjunto con los colaboradores, trabajara en el parque.

De acuerdo con el guía, lo que se buscaba era “mostrarle a todos que lo que para mí puede ser basura se puede tomar y convertir en una obra de arte”. Tratan de crear conciencia de no botar la basura, ni propiciar la aparición de criaderos de mosquitos.
La construcción demoró cuatro meses y se utilizaron 975 piezas de llantas.

La ruta de la leche

Eco Parque Don Arcelio es una finca que produce leche con alta tecnología. Son dos ordeños al día, entre 4 a.m. y 4 p.m., respetando siempre un periodo de 12 horas entre uno y otro. Las vacas pasan a la sala de enfriamiento de 12 a 1:00 p.m., con treinta minutos antes del ordeño. El sistema está controlado por una computadora que registra la humedad relativa del ambiente, sacando el índice del estrés calórico del animal. Un descenso en la temperatura significa que los animales pueden comer más y producir más leche.

Las vacas son conducidas con tranquilidad, ya que un animal estresado reduce su producción en un 15-20%.
Eco Parque Don Arcelio es una finca exclusivamente lechera, con 160 vacas distribuidas en 300 hectáreas.

Alta productividad

Producen 4 mil 200 litros diarios, que son vendidos a Bonlac. Cuando la leche sale de la sala de ordeño tiene una temperatura entre 32-34 grados. Luego va por canales de tubería inoxidable a los tanques fríos donde la bajan a 4 grados para evitar el crecimiento de bacterias.
Entre el ganado, destaca una vaca conocida como Gretel. Es la única que es ordeñada por los turistas. Se trata de una Holstein, número uno en producción mundial y con 800 años en producción genética. El promedio de la región es de entre 6 y 8 litros por animal pero este cruce alcanza hasta 14 litros, que es más similar a las tierras altas de Panamá. Tienen animales que generan hasta 35 litros por ordeño.
Actualmente están en proceso de expandir la operación a Lácteos Don Arcelio.

Fauna de finca

Gretel convive con animales más pequeños, como Igor y Florencia, un poni y un burro. También está Rocky, un gallo que aparece en todas las fotografías, y Panchita la búfala, además de algunas ovejas y caballos.

La sección acuícola en Eco Parque Don Arcelio reproduce colossoma, tilapia roja y gris, sargento, tortugas, patos, róbalos, almejas y guapote tigre. La finca tiene un área para la conservación y reproducción de iguanas que están en peligro de extinción.

Un sendero agro temático permite que los visitantes conozcan sobre el proceso de siembra de soya, maíz, frutas, legumbres, plantas medicinales, árboles ornamentales y frutales.

Producción limpia con el medio ambiente

Eco Parque Don Arcelio tiene una planta fotovoltaica que les ahorra casi 80 toneladas de CO2 al año. También les reduce el gasto eléctrico en un 80% y elimina la fluctuación de voltaje. Toda el agua que se utiliza en el proceso de ordeño se canaliza en una fosa que tiene bacterias eficientes que descomponen las eses. Después se bombea a las mangas de pastoreo para abonar la hierba.

Aspiran a crear un sello verde de producción. En el 2014 recibieron el premio de Producción Limpia de Panamá.
Eco Parque Don Arcelio es una finca con un enfoque ambiental, donde se utiliza la tecnología para desarrollar mejores prácticas.

Planea tu viaje
Está abierto a visitas de 9 a.m. a 3 p.m., con reserva previa. Hay un barco pirata y casa de muñecas de Hänsel y Gretel, aparte de un zoológico de animales confeccionados con llantas.
https://ecoparquedonarcelio.com/
reservas@ecoparquedonarcelio.com
+507 68216161 / +507 8461040

La finca de abejas

Publicado por : Úrsula Kiener/ 121 0

Antes de mudarse a Panamá hace cinco años, Emily Haworth vivía en Princeton, Nueva Jersey. Mantenía dos colmenas como pasatiempo. Es botánica de profesión, así que para ella fue una aventura descubrir las nuevas especies tropicales en Panamá.

Posee una finca de 3.5 hectáreas, llamada “Boquete Bees”, ubicada en Los Naranjos, Boquete, provincia de Chiriquí. Es posible visitar el “mariposario”, degustar miel o hacer el “tour de café” a cualquier hora.

Cata de mieles

“Boquete Bees” posee más de 40 tipos de mieles naturales. Aprovechando la biodiversidad de la provincia de Chiriquí, se introducen colmenas en diferentes ambientes. Poseen un amplio surtido de mieles para degustar.

Las personas quedan sorprendidas por las diferencias de colores, sabores y texturas. La degustación puede tomar hasta media hora.

“Boquete Bees” produce entre 10 y 15 toneladas de miel al año, incluso con infusiones que son medicinales. Se trata de mieles crudas sin filtrar, mezcladas con otros ingredientes como jengibre, cacao, lavanda, canela y cúrcuma. Las más popular es la lavanda, ya que muchas personas tienen problemas para dormir, al igual que el jenjibre, que es bueno para los resfríos. Emily recomienda tomarla con leche de almendra. Cuenta que muchas personas con problemas de salud le compran miel y que su propia salud ha mejorado al consumirla.

El legado de Ralph Dessau

La idea de construir un “mariposario” es de Ralph Dessau, originario de Dinamarca y que ha vivido su retiro en Boquete. Sabía mucho sobre colibríes y estaba convencido que Boquete necesitaba un “mariposario”. Le dijo a Emily que su lugar seria ideal para ubicarlo.

Falleció a los 87 años en un accidente de carro, antes de la inauguración. Emily dispuso que el funeral se celebrara en el sitio de la construcción.

Le pidió a los niños de Boquete que llevaran sus orugas, ofreciéndoles dinero por ellas. Su idea era incubarlas. Un consultor de Costa Rica observó las orugas y concluyó que todas eran polillas.

Café y mariposas

Se recomienda visitar el “mariposario” antes de las 3 p.m. Cuando llueve las mariposas se quedan tranquilas por falta de luz. Es el momento óptimo para tomarles fotos.

Hay mil 500 especies de mariposas en Panamá. Muchas son muy pequeñas. Si se alcanza a ver 200 en una vida, en los ecosistemas que hay a nivel nacional, incluyendo bosques nubosos, selva tropical, litoral caribe, tierras bajas e islas, será mucho.

Emily está construyendo un pequeño café para que las personas puedan pasar el tiempo. El menú incluirá jugos naturales que sean buenos para la salud, así como comida medicinal. Otro proyecto que está empezando: joyería con orquídeas nativas de América y alas de mariposas. Asimismo, venden licor de miel y están haciendo pruebas para una cerveza con miel, en conjunto con Boquete Brewery.

En “Boquete Bees” se puede conseguir la variedad completa, o a través de su sitio web. En la ciudad de Panamá es posible adquirir sus mieles en Pixvae, Organica y en los mercados.

Santo Domingo: La ciudad colonial más vieja de las Américas

Publicado por : Úrsula Kiener/ 207 0

Habían pasado varios años desde la última vez que visité Santo Domingo, capital de la República Dominicana. Este país caribeño se había enfocado siempre en promover sus hermosas playas y destinos con resorts todo incluido.

Entre varias visitas he podido notar el cambio, el esfuerzo de restauración que se estaba dando en la ciudad colonial, que al igual que la nuestra (en Panamá) había quedado en el olvido.

Pocos turistas van a la capital, ya que hay vuelos directos a las playas, pero es un destino que vale la pena agregar al itinerario. La ciudad colonial más antigua de las Américas, Santo Domingo, es también la más poblada de todo el Caribe, con tres millones de habitantes.

Cuenta, en su parte más moderna, con edificios altos que bordean un malecón frente al mar. Nos hospedamos en los hoteles de la cadena Marriott, en la parte nueva. En realidad, el turismo se concentra en la denominada “Zona Colonial”.

 

Es fácil acceder a la ciudad, que bordea la parte oeste del Río Ozama. Colón arribó el 12 de octubre de 1942. En 1493, la isla llamada La Española comenzó a poblarse. Bartolomé Colón, hermano menor de Cristóbal, era cartógrafo. Acompañó a Almirante en sus viajes.

En 1494 arribó a la ínsula, que actualmente está dividida en los países de República Dominicana y Haití. A la llegada de los españoles, en el lugar había presencia de cinco cacicazgos indígenas.

En 1496, Bartolomé funda oficialmente la ciudad de Nueva Isabela, en honor a la reina de España Isabel I, convirtiéndose en la primera urbe europea en las Américas. En 1502, fue devastada por un huracán. El nuevo gobernador, Nicolás de Ovando, decidió su traslado al otro lado del río Ozama, además de cambiar su nombre a Santo Domingo de Guzmán, que aún mantiene. Durante la dictadura de Trujillo, en un paréntesis que abarcó los años 1936 y 1961, fue conocida como la Ciudad Trujillo.

Zona colonial

Los dominicanos están orgullosos de su historia, es un pasado del que todos hablan. Los bustos están por doquier, en homenaje a los que participaron en el desarrollo del país.

El recorrido arrancó en la Fortaleza de Ozama, donde el guía comentó, entre risas, que el nombre no tiene nada que ver con Osama Bin Laden, sino con el río que corre por la zona. “La Fortaleza”, como se le conoce, es la primera estructura militar construida por los europeos en América. Su propósito fue proteger la entrada del puerto de Santo Domingo y a la ciudad de los ataques de los piratas. Su construcción empezó en 1502 y terminó en 1505.

Hasta los sesentas sirvió como una prisión, pero en la actualidad es un espacio para conciertos. Nuestra ruta continúa en el Panteón de la Patria, mausoleo donde se conservan los restos de personajes destacados en la historia de República Dominicana.

Originalmente fue una iglesia jesuita. Los jesuitas fueron expulsados en 1767, por lo que el edificio tuvo diversos usos, hasta 1958 cuando Trujillo lo restauró y lo convirtió en un mausoleo. En su interior, destaca un gigantesco candelabro que fue un regalo de su amigo, el dictador español, Francisco Franco.

Abajo del candelabro hay una llama que arde las 24 horas. En los costados de la iglesia hay rejas de metal que contienen cruces que, según el guía, en un inicio fueron esvásticas de los nazis. Visitamos las ruinas de la primera universidad de las Américas, Santo Tomás de Aquino, que desde 1914 es conocida como la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Fue creada mediante una bula papal el 28 de octubre de 1538, dictado por Paulo III. Sin embargo, no recibió la oficialización por parte del Reino de España hasta dos décadas después; por lo que se dice que la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en Perú, es oficialmente la primera.

El Hospital San Nicolás de Bari, construido en 1503, fue el primer hospital de las Américas. Más que atender a pacientes, sirvió principalmente como lugar de aislamiento por las enfermedades nuevas, producto del cruce entre españoles e indígenas.

Fue una construcción muy rígida y no soportó el clima tropical. Las altas paredes terminaron colapsando a los pocos años. Cerca al hospital se encontraba el primer acueducto que recogía agua de la lluvia en grandes piscinas -en el punto más alto de la ciudad-, que luego era transportada por toda la ciudad en canales subterráneos.

En el siglo 15 todas las casas con acceso a agua potable contaban con pequeños pozos. Hoy en día se hacen tours por estos canales, que van desde el Museo del Ron hasta Plaza España.

El legado de la familia Colón

Hay una gran plaza en la zona colonial que contiene un palacio llamado el Alcázar de Colón que mira hacia el río Ozama. Este palacio virreinal fue otorgado a Diego Colón, hijo primogénito de Cristóbal, para que se instalara como gobernador de La Española.

El estilo del edificio es gótico. Fue construido utilizando rocas coralinas. La vivienda originalmente tenía 55 habitaciones pero sólo se conservan 22 a raíz de los ataques del pirata Francis Drake, sumado a los años de mala conservación.

Fue abandonada por cientos de años hasta que fue restaurada en la década de los cincuentas. Actualmente alberga el Museo Alcázar de Colón.

El palacio está rodeado por atractivos cafés y restaurantes. Fuera de la zona colonial, se erige el Faro a Colón, un mausoleo que fue construido en 1992 para conmemorar los 500 años del descubrimiento de América. Costó unos 400 millones de pesos dominicanos (casi 8 millones). Cuentan que los restos de Cristobal Colón se encuentran allí. O en la Catedral de Sevilla. Según el historiador, Bartolomé de Las Casas, fueron trasladados a Santo Domingo en 1536, donde se mantuvieron hasta 1795 cuando fueron llevados a La Habana, Cuba.

Planea tu viaje

¿Donde alojarse en Santo Domingo?

La cadena Marriott tiene 4 hoteles en Santo Domingo, capital de la República Dominicana. Se pueden coordinar experiencias con Marriott Moments, que ofrece tours.

JW Marriott Santo Domingo

Renaissance Santo Domingo Jaragua Hotel & Casino

Courtyard Santo Domingo

Sheraton Santo Domingo

www.marriott.com

Coral Castle, misterio en Florida

Publicado por : Úrsula Kiener/ 186 0

Coral Castle en Homestead, Florida, es un sitio que visité cuando era pequeña, junto a mi familia. En mi mente lo recordaba más grande, pero igual me pareció fascinante. Este castillo de coral es una estructura de piedra caliza creada por el excéntrico letón americano Edward Leedskalnin. Su construcción ha sido un enigma por más de 90 años.

La visita incluye un tour guiado sin costo adicional. Fuimos en un día gris y nos ofrecieron paraguas por si llovía.

¿Cómo llegó Edward Leedskalnin a Florida?

Edward Leedskalnin nació en Riga, Letonia, en 1887. Provenía de una familia pobre y sólo llegó a completar el cuarto grado de la escuela. Cuando tenía 26 años, se comprometió para casarse con Agnes Scuffs, que tenía 16 años. Él la llamaba “Sweet Sixteen” o dulces dieciséis, en español. Un día antes de la boda, ella le dijo que era muy pobre y muy viejo para casarse con ella. Como dato curioso, el cantante Billy Idol se inspiró en la trágica historia de amor e hizo una canción llamada “Sweet Sixteen”. El video fue filmado en Coral Castle.

Con el corazón roto, Ed decide ir a Alemania y se monta en el USS Pensilvania, rumbo a Nueva York. De allí va a Canadá, California y Texas, donde trabaja como leñador. Contrae tuberculosis y el doctor le recomendó que tomara aire y sol, así que decidió mudarse a Florida, en 1918.

Arribó a Florida City, Florida, donde fue ayudado por la familia Moser hasta que recuperó su salud. Trabajó para ellos un rato y no se sabe si le vendieron o le regalaron un acre (0.4 hectáreas). En esos tiempos no había nada en la zona, era una simple carretera de tierra y bosques de pino.

Mudanza

El primer castillo se construyó en Florida City y se mantuvo en uso de 1923 a 1936, cuando fue mudado. Se cobraba 10 centavos por admisión. El letrero original se encuentra en la entrada del sitio nuevo.

Ed escuchó noticias de que el Gobierno de Estados Unidos tenía planes de construir una carretera hasta Key West. Decidió comprar 10 acres (4.04 hectáreas) en Homestead por $12. Le tocó vender 7 acres (2.8 hectáreas) al gobierno para la construcción. Por eso es que su nuevo castillo se encuentra en la esquina de US 1 y South Dixie Highway.

La única vez en la historia que se registra que recibió ayuda fue para la movilización de las piezas 7 millas entre los dos sitios. Como Leedskalnin era en extremo sencillo, no tenía carro y no sabía manejar. Le tocó contratar a un muchacho de 15 años con un tractor, por lo que demoraron tres años en la mudanza.

Es fácil diferenciar qué pieza pertenece a qué castillo. Las que poseen líneas son las del primer castillo, mientras que las que parecen esponjas pertenecen al segundo. Frente a Coral Castle se encuentra un letrero que señala una de las canteras, ya que las otras fueron cubiertas. El obelisco pesa 28 toneladas y fue lo último que movió del otro castillo. Lleva las inscripciones talladas: “HECHO 1928, MOVIDO 1939, NACIDO 1887, LETONIA”.

Originalmente, el castillo no se llamó Rock Gate Park, sino Coral Castle. Para ser atendido era necesario tocar la campana dos veces para que Ed bajara de su torre. Comenzó a cobrar 25 centavos en su nueva ubicación.

El portón de piedra funciona todavía. Para que rotara fue necesario encontrar el balance central de la piedra y abrir un hecho en el medio. Para lubricarlo toca abrir la tapa. Adentro se aprecia el cuello de una botella de Coca Cola. En YouTube es posible encontrar un video de cómo era el castillo en los tiempos en que Ed vivía.

La estructura de Coral Castle está hecha de piedras megalíticas, principalmente piedra caliza formada de coral. Un megalito es una piedra grande que se ha utilizado para construir una estructura o monumento, ya sea solo o junto con otras piedras. La pared del norte es la más pesada de todo el castillo, con 30 toneladas.

En la pared próxima a la torre, se ha colocado un tributo a Ed, juntando unas piedras. Hay una en particular con una cara humana. Bromeando, el guía aseguró que se trataba de una selfie de Ed, aunque otros piensan que es un extraterrestre. La pregunta que todos se hacen es: “¿cómo construyó esto un hombre que medía 5 pies de alto y pesaba un poco más de 100 libras?” Si le preguntabas a Ed cómo lo hizo, respondería que “es fácil si sabes lo que estás haciendo” o “creo que entiendo cómo los egipcios hicieron las pirámides”.

En internet abundan las teorías acerca de cómo se construyeron semejantes estructuras tan pesadas. Afortunadamente, Ed dejó pistas en sus libros incluyendo el libro Corriente magnética”. Él afirmó que al dirigir esta “energía electromagnética perpetua”, podía manipular fácilmente las piedras grandes. Si quieres conocer más teorías puedes pasar horas viendo sitios que comentan los misterios de Coral Castle.

Cuando fui anteriormente servían algunas piezas que ya no sirven hoy en día, como un carrusel que Ed usaba para tomar sol. También hay una puerta giratoria de nueve toneladas (18,000 libras). De acuerdo con el guía, esta puerta funciono por 50 años sin lubricación hasta 1986.

Seis ingenieros y una grúa fueron necesarios para repararla, ya que no se tuvo la previsión de dejar un agujero para lubricante.

Vivienda excéntrica

Edward Leedskalnin vivía en el castillo de coral en una torre que tiene 16 escaleras para subir. Vivía de forma paupérrima, a pesar de que hizo dinero. La cama era mínima, con dos sillas viejas y un pequeño armario. Es todo lo que está en el espacio superior. En la parte de abajo está su cobertizo para herramientas y una representación actual de su tamaño (medía 5 pies).

Construyó una mesa en forma de Florida con sillas de una tonelada que se mecían, pero fueron fijadas por temas de seguridad. En frente hay un podio que Ed construyó ilusionado de que algún día el gobernador de Florida fuese a visitarlo, lo que nunca sucedió. Como no tenía agua potable decidió hacer un pozo. Tampoco tenía electricidad, así que guardaba su comida en tarros de cristal y los bajaba al pozo, donde era más frío.

Por todos lados hay recipientes para lavarse las manos. También una bañera a la que dejaba con agua todo el día para que se calentara. Después quitaba la tapadera y la drenaba.

Hizo una mesa en forma de corazón, que según Ripley’s Believe It or Not, es la tarjeta de San Valentín más grande del mundo, pesando 5,000 libras (2,268 kilos). Muchas parejas van allí a comprometerse o renovar sus votos.

Las estrellas, su ‘hobby’

En su Coral Castle, Ed confeccionó tres sillas con diferentes posiciones para que el sol no lo molestara mientras leía. Podías saber qué hora era si miraba su reloj de sol. Sólo marcaba de 9:00 a.m. a 4:00 p.m., que eran las horas en las cuales daba tours en el castillo. También anunciaba el mes, utilizando el solsticio de verano como principio y el de invierno como final.

Hay muchas estrellas con seis puntas que se parecen a la estrella de David, pero en realidad son símbolos masónicos. Otra estructura monolítica es el “Telescopio Polaris” que se estima que pesa entre 20 y 30 toneladas. Por un hueco en la pared norte se puede atisbar el exterior del castillo, hasta 20 pies. En una noche clara es posible ubicar a la estrella del norte, Polaris. Coral Castle está abierto hasta las 7:00 p.m. los viernes y sábados, así que las visitas nocturnas son posibles.

El cuarto del trono es posiblemente el lugar más fotografiado en el castillo de coral. Instaló un soporte de cámara para que los turistas lograran sacar fotos. El fondo es de lo más curioso: piedras con la forma de Marte, Saturno, la Luna y Venus. El trono era para Ed y la sillas de al lado para su amor y su hijo. Atrás hay otra silla más incómoda: era para la suegra.

Nuevos dueños de Coral Castle

En 1951, Ed colocó un letrero que rezaba: “voy para el hospital”. Tomó el bus a Jackson Memorial Hospital en Miami. Murió unos días después, a la edad de 64. El acta de defunción declara que falleció de “uremia, insuficiencia de los riñones”.

Como no tenía un testamento, su propiedad pasó a un sobrino de Michigan, llamado Harry. Finalmente quedó abandonada. De sus herramientas en la actualidad sólo quedan 25 a 35%.

El sobrino estaba mal de salud, por lo que murió dos años después, pero antes le vendió la propiedad a una familia de Illinois. Cuando investigaron la propiedad, encontraron $3,500 que habían escondidos entre sus pertenencias. En 1981, el nuevo dueño vendió la propiedad a la corporación Coral Castle, Inc., por $175,000. En 1984, fue incluida en el Registro Nacional de Lugares Históricos como Rock Gate. No fue hasta el 2011 que se le pudo cambiar el nombre a Coral Castle.

Petra, una de las siete maravillas del mundo

Publicado por : Úrsula Kiener/ 176 0
En  2007, Petra fue uno de los ganadores del concurso para seleccionar las Siete Nuevas Maravillas de Mundo. Más de 600 millones de personas votaron en esta elección. El turismo se disparó en Petra y en 2010 recibieron un millón de turistas. Desafortunadamente, la situación en Siria causó inestabilidad en la región, lo que asustó a los turistas. El número de visitantes bajó a 400,000 en  2015. En  2017 lograron 200,000 turistas más.
Jordania es un país que me pareció seguro, a pesar de que tiene presencia militar en sus carreteras. La gente es muy amable, y su dicho favorito es “You are Welcome”.
Nos quedamos en  Seven Wonders Bedouin Camp, donde un guía nos acompañó a entrar por la entrada trasera de Petra, en las cercanías de Little Petra.  Ese día, fuimos los únicos que pasamos por la entrada que conduce al Monasterio.
Decidimos darnos un lujo y visitar el Mövenpick Resort Petraque, el hotel más lujoso de Wadi Musa, un pueblo junto a Petra. Se trata realmente de un hotel espectacular con un precio acorde.
Vida nocturna
Durante la noche 1,500 velas son desplegadas, en bolsas de papel, en el trayecto que lleva de Siq a El Tesoro, famoso por la película de Indiana Jones. Me pareció romántico poder caminar por esa antigua ciudad iluminada. Esto ocurre tres veces por semana, los lunes, miércoles y jueves. El recorrido dura dos horas.
El clima nocturno es más fresco. Una bóveda estrellada corona el corredor de más de un kilómetro de largo, conocido como el Siq.
Cuando finalmente arribas a El Tesoro, tienes la opción de sentarte en el piso a escuchar música típica de los beduinos. El Tesoro tiene un frente masivo de 30 metros de ancho y 43 de alto. Pasan personas ofreciendo té de menta de cortesía.
Mención bíblica
En tiempos antiguos, la ciudad era conocida por los hebreos como Sela o Seir. Probablemente, el pasaje más significativo en la Biblia donde se le menciona es durante el tiempo del éxodo, cuando Moisés golpea  la piedra y sale agua. Esto sucedió en Petra. Moisés le pidió al rey Rekem pasar y este rechazó su petición.
Entonces, le tocó a los hebreos tomar una ruta más larga. No podían pelear con los edomitas, porque esa no era la tierra que Dios les había dado. Antes de morir, Moisés puso una maldición sobre la ciudad de Petra y sus habitantes: “entonces nadie vivirá allí; ninguna persona vivirá en ella”. Y así mismo es actualmente.
El hermano de Moisés, Aaron, muere cerca de Petra y en el siglo XIII el sultán Mameluk, Al Nasir Mohammad, construye un santuario en la cima del Monte Aaron, en el rango de Sharah.
Grandeza durante el periodo nabateo
Los nabateos (con un poco de ayuda de los romanos siglos después) fueron los que realmente crearon Petra. Fue la capital del imperio entre 400 a.C. (con seguridad 312 a.C) hasta 106 d.C., cuando fue conquistada por los romanos.
Petra se volvió una próspera ciudad de paso, siendo el centro de comercio de especias que involucraba lugares tan remotos como India, Grecia, Egipto y China. La población de la ciudad creció entre 10,000 y 30,000 personas. Cuando la visitas, puedes ver las cuevas en las cuales vivían una encima de otra.
Para mantener su gran población, sus habitantes crearon un sistema hidrológico extenso, que incluía represas, cisternas, canales de agua tallados en roca y tuberías de cerámica. La zona era propensa a las inundaciones repentinas y a través del sistema creado podían tener agua para las sequías.
La ciudad empezó a decaer cuando los romanos tomaron control. Sobrevivió a múltiples terremotos (363 y 551) y el aumento del comercio marítimo le quitó la importancia comercial a la ciudad. Petra alcanzó su punto más bajo al final del imperio bizantino, alrededor del año 700. Desde ese periodo en adelante, la única actividad que se dio fue un puesto de avanzada construido por los Cruzados en el siglo XII.
Apertura al mundo occidental
La ciudad estuvo “perdida” para el resto del mundo por cientos de años. Hasta que fue “redescubierta” por Johann Ludwig Burckhardt, un viajero y geógrafo suizo que se convirtió al islam. Anteriormente, el Dr. Seetzen había tratado de encontrar Petra y fue asesinado.
Johann decidió cambiar su nombre a “Sheikh Ibrahim Ibn Abdallah” y se mudó a Aleppo, Siria, para aprender árabe y estudiar islam. Hizo un par de viajes de prueba pretendiendo que era un pobre árabe. Dormía en el piso y comía con los conductores de camello.
Fue asaltado varias veces por la misma gente que le pagaba para que lo protegieran y eventualmente lo abandonaron en el desierto. Esto sucedió después de Amán, en ruta a Aqaba. Por suerte encontró un campamento de beduinos y consiguió un nuevo guía que le contó sobre las antiguas ruinas. Le dijo al guía que quería sacrificar una cabra para Aaron y lo llevaron por el Siq hasta entrar a Petra en 1812.

 

En 1929, un grupo de cuatro personas empiezan las excavaciones arqueológicas en Petra. Múltiples pergaminos en griego que datan del período bizantino fueron descubiertos en una iglesia excavada cerca del Templo del León Alado en Petra. En el 2016, usaron imágenes de satélite para
descubrir una nueva zona monumental cubierta por la arena.
Patrimonio de la Humanidad
El nombre Petra se cree que es griego, aunque algunas personas piensan que viene de la palabra arábica “batara” (como Baatara Gorge) que significa “cortar,” ya que la piedra fue cortada. Rekem era otro nombre antiguo para la ciudad. Rekem fue el rey árabe que fundó la ciudad (el que no dejó que Moisés pasara). Su nombre está inscrito en una piedra en Wadi Musa, a lo opuesto de la entrada de el Siq, pero el gobierno de Jordania construyó un puente en ese lugar y se perdió la inscripción.
Petra fue construida en un valle con acantilados de piedra arenisca que van desde los tonos rojos y morados, hasta amarillo y anaranjado. En el siglo XIX, el erudito bíblico inglés John William Burgon la describió como una “ciudad rosa-roja, la mitad de vieja que el tiempo”.
Petra es un parque arqueológico que cubre 264,000 metros cuadrados que son parte de Wadi Musa. La Unesco listó el lugar como Patrimonio de la Humanidad en 1985. Para poder conseguir esta designación, le tocó al gobierno de Jordania sacar a los beduinos de Petra y construirles nuevas viviendas. A pesar de que los sacaron, pareciera que aún viven allí, porque le venden de todo a los turistas y se les puede ver durmiendo en cuevas.
¿Qué hay que ver?
En la parte superior de El Tesoro hay una enorme urna con huecos de balas disparadas por los beduinos, quienes pensaban que adentro había un tesoro. En realidad era piedra maciza. No se guardaban tesoros en este lugar, sino que era la tumba de un importante rey nabateo.
Como las tumbas fueron talladas en las mismas piedras, más de 500 lograron sobrevivir todos los terremotos. Desafortunadamente, los ladrones lograron llevarse los tesoros que encontraron en esta antigua ciudad.
Puedes ver un gran anfiteatro romano con capacidad para sentar a 3,000 personas, que todavía está en muy buen estado. Su ubicación es en el pie de una montaña con vistas a las tumbas.
Si no tomas la ruta que hice yo, debes subir 800 escalones para llegar al sitio donde esta el monasterio. Los nabateos le dedicaron este templo al dios Obodas. Durante el periodo bizantino, el monasterio fue utilizado como una iglesia. Llegar hasta arriba es un poco agotador si no lo haces temprano en la mañana. Puedes alquilar un burro para que te lleve en ese trayecto. Además hay camellos y carruajes con caballos. Siempre debes negociar con los beduinos, ya que es como un juego para ellos.

Tierra de cumbia, bollo y piñas

Publicado por : Úrsula Kiener/ 266 0

En el corregimiento de Hurtado, en La Chorrera, se encuentra la finca Verba Odrec, dedicada a la producción de piñas. Cuando un capitalino piensa en esta zona del país, a su mente vienen imágenes de residencias. No evoca ni producción agrícola ni turismo. Pero la realidad es que son actividades que compiten, aunque las viviendas representan un mejor negocio. Las tierras son fértiles, con varias fincas aptas para hacer agroturismo, a menos de una hora de la ciudad de Panamá.

La Chorrera, famosa por sus piñas

A pesar de los retos por el alto precio de las tierras y la mano de obra, sumado al desafío del cambio climático, la piña sigue siendo una de las frutas que más se exporta desde Panamá. La piña y el banano se disputan el primer y segundo lugar, y pueden ser producidas todo el año. Otras frutas tropicales, como la sandia y el melón, solo tienen temporadas de cosecha de cuatro meses.

Las tierras de La Chorrera son sumamente fértiles para su producción, que abarca unas 1,666 hectáreas, distribuidas entre los corregimientos de Herrera, Mendoza, La Represa, Hurtado, Amador y El Arado. Actualmente, un 80% de las piñas producidas se exportan, mientras que el 20% permanece en el mercado local, que ahora compite con piñas importadas desde Costa Rica, luego del tratado de libre comercio.

La variedad que se siembra es la M2 Golden, que justamente trajeron de Costa Rica a sugerencia de los dueños de Verba Odrec. Esta semilla produce piñas con un grado promedio de 14 Brix (índice de dulzura), que es cotizado en mercados internacionales. Gracias a estas piñas dulces, Panamá ha podido exportar a destinos exóticos como Holanda, España, Alemania, Estados Unidos, Turquía, Dubái y Corea del Sur.

Finca pionera

Entre los 135 productores de piña en La Chorrera, se destaca la finca Verba Odrec, cuyo nombre, admito, me costó memorizar. Llegamos en menos de una hora desde la ciudad de Panamá (60 kilómetros). La carretera está en buenas condiciones, por lo que no se requiere de un 4×4. El Waze fue de mucha ayuda. Acompañamos a los amigos de “Finca TV”, que también estaban interesados en grabar un reportaje.

Desde el inicio de la década de los setenta, la familia Barrios Vergara es dueña de la finca de 160 hectáreas. Inicialmente criaban puercos y pollos, pero al final de los noventa decidieron cambiar la producción a piñas.

Edna Barrios de Vergara organizó a los productores de la zona en la Asociación de Exportadores de Piña de Panamá (AANPEP). Su planta es muy moderna. Ahí se ayuda a más de 50 productores a empacar sus piñas, para que sean aptas para la exportación.

Son 133 hectáreas en cultivo tradicional, pero de forma moderna, con sistema de goteo. Se está reservando una zona para el cultivo orgánico. De esta forman, podrán competir en un mercado que está creciendo muchísimo.

Exportan la mayor parte de su producción. El resto es recogido en carros para su venta en el mercado de abastos y otros sitios. Sus clientes internacionales les solicitaron productos con valor agregado, como jaleas y deshidratados, que son preparados de manera artesanal. La meta es conseguir la certificación del Ministerio de Salud. Los futuros visitantes podrán aprender estas técnicas.

Agro turismo de piñas

Para visitas, se debe reservar con anticipación al correo “ hipolito@verbaodrec.com”. Los grupos deben ser de ocho personas o más. En caso de ser menos personas, se deben agregar a los tours ya programados. Los miércoles siempre hay recorridos. Están considerando si el viernes se establece un día del fin de semana para comercializar productos del mercado local.

 

Todo inicia en la planta empacadora, con el lavado de la piña, la selección, empaque y la ubicación en el cuarto frío. El proceso de estiva involucra colocar una caja sobre otra. Si es aéreo, son 45, y si es marítimo, son 80, en palés colocadas en grupo de cinco cajas por línea. Es posible pasear por la finca en un grillo con carreta, con el logo de “La Doña”, marca que usan para exportar.

La Doña es una referencia cariñosa a Edna, la propietaria.

Las distintas actividades incluyen la siembra, preparación, deshije de semillas y cosecha. Hace mucho calor, así que se recomienda llevar crema de sol, lentes y gorra. Lo bueno es que mientras se pasa por la plantación, es posible recoger piñas, cortadas con machete. Las más dulces son las pequeñas amarillas.

Un manantial con unos ojos de agua se está adecuando para las visitas. Luego vas a pasar por el sector de los árboles frutales, que incluye maracuyá, carambolas, pitayas, guanábana, limones, guayabas, papayas, yucas y otros cultivos. La idea es que los visitantes puedan apreciar las frutas y tubérculos tropicales. El día de nuestra visita habían muchas frutas, así que nos regalaron para llevarnos a casa.

Al final terminas en vivienda techada y abierta, que será el escenario de una degustación de frutas y jugos, que forma parte del paquete. Es posible incluir un almuerzo en la visita por día, pero hay que avisar.

La idea es que los visitantes puedan apreciar las frutas y tubérculos tropicales. Habían muchas frutas, así que nos regalaron para llevarnos a casa”.

La isla de vidrio

Publicado por : Úrsula Kiener/ 142 0

Si visitas Venecia, puedes ir a una cantidad de islas que están cerca, incluyendo Murano, Burano y Torcello. Para movilizarte por Venecia, debes tomar taxis acuáticos llamados vaporettos. La línea 4.2 te lleva a Murano en cuestión de 40 minutos. Lo bueno es que el paseo es hermoso. Vas a pasar frente a la isla Cementerio de San Michele, llamada así por el monasterio que existió hasta que fue cerrado por los franceses bajo el mandato de Napoleón.

En la isla de Murano hay varias paradas de vaporetto, todas bastante cerca.

Historia de Murano

Murano no es una isla, sino una aglomeración de siete islas conectadas por puertas que cruzan ocho canales. Es similar a Venecia en estructura, solo que más chica y con canales más anchos.

La producción de vidrio data desde el siglo X en Venecia. Dado que la mayoría de los edificios de aquella época eran de madera, el gobierno reconoció el peligro que producían los hornos abiertos necesarios para hacer el vidrio.

En 1291 se expidió un decreto para que todos los productores de vidrio se mudasen a Murano. La industria prosperó a medida que se empezó a exportar y la reputación de calidad creció. Al principio, la isla producía más que todo perlas de vidrio y espejos (eran los únicos que sabían cómo hacerlos). Los paneles de vidrio para ventanas hechos en la isla eran los más grandes y transparentes de toda Europa. Luego empezaron a producir candelabros.

Por supuesto, todos querían el famoso cristal, incluyendo los palacios y las mansiones europeas. Los artesanos tenían beneficios que no tenían las otras personas, incluyendo impunidad y el derecho a usar espada. Para el siglo XIV, las hijas de los fabricantes de vidrio podían casarse con las familias adineradas de Venecia.

Para mantener el monopolio, se decidió que ninguno de los fabricantes podía mudarse. De esta forma, los secretos de sus técnicas permanecían en la isla. Pero todo fue en vano. Entre el siglo XVI y XVIII, la industria del vidrio se desarrolló en Europa y comenzaron a llegar piezas procedentes del Lejano Oriente. Esto precipitó el declive de la isla y el cierre de sus fábricas. En el siglo XVI, 30 mil personas vivían en Murano; en la actualidad, solo residen 6,966. Cinco millones de turistas reciben a los visitantes.

Renacer

Setecientos años de historia haciendo piezas únicas de cristal es algo de interés turístico. Algunas fábricas ofrecen tours gratuitos.

Si compras cristal de Murano debes tener bastante cuidado, ya que muchas piezas, aún en Murano, son en realidad imitaciones chinas. Puedes exigir un certificado de autenticidad, investigar al artista o revisar los precios. Si es muy barato, definitivamente que no es de Murano.

El canal principal a lo largo se llama “Fondamenta dei Vetrai” y está lleno de tiendas a ambos lados. Puedes entrar y ver las coloridas piezas. La otra alternativa es ir directo donde algún artista.

¿Qué ver en Murano?
Si te bajas en la primera parada, vas a ver el hotel LeGare, que es parte de la cadena Sofitel. Nos encantaron sus lámparas que parecían bailar.

De allí puedes caminar hasta que veas el Museo del Vetro Murano. Este museo fue fundado en 1861 en el antiguo palacio de los obispos de Torcello. Posee piezas que van desde los egipcios a la era actual. La invención del vidrio se remonta al antiguo Egipto, y la técnica de soplado probablemente fue inventada en Babilonia.

El edificio más importante es la basílica de los Santos María e Donato. Originalmente fue construida en el siglo VII, siendo reconstruida en varias oportunidades. Lo que se puede ver actualmente data del XIII.

El mosaico de la Virgen María en un fondo de oro es de estilo bizantino y data de esa era, al igual que el piso. Se dice que esta iglesia tiene los huesos del dragón asesinado por San Donato, en el siglo IV.

Otro edificio impresionante es el “Palazzo Da Mula”, construido en el siglo XIII. Este edificio municipal es el único recuerdo en Murano de la arquitectura gótica popular de Venecia en esa era.

Cristalería de lujo

Seguimos por las calles y cruzamos al Campo Santo Stefano. En esta plaza vas a ver la Torre dell’Orologio (Torre del reloj) construida en el siglo XIX. Justo frente a la torre se levanta una gigantesca estrella azul confeccionada de cristal de Murano por el artista Simone Cenedese. Su obra se llama “Comet Glass Star” y fue trabajada para celebrar la Navidad en el 2007. Junto a la obra hay una placa que reza: “Hay una parte de mí en cada pieza mía, hay fragmentos de estrellas diseminados por todo el universo”.

Puedes caminar hasta el final para llegar al Faro di Murano, de 35 metros (115 pies) y que fue construido en los años treinta, con piedra de Istria. Hasta los sesenta funcionó con gas. En esa zona se encuentra una escultura y una parada de vaporetto. Para ir a Burano debes tomar el vaporetto desde esta parada.

Si deseas pasar más tiempo en Murano, puedes quedarte en unos de los hoteles que salen en Booking.

La granja de Omar

Publicado por : Úrsula Kiener/ 541 0

Me encuentro visitando fincas certificadas en agroturismo a nivel nacional, como parte de un proyecto en coordinación con la Autoridad de Turismo de Panamá y el Ministerio de Desarrollo Agropecuario. Una de las fincas en la lista es la Granja Alternativa que queda en Coclesito, a poco más de tres horas desde la ciudad de Panamá.

Justo antes de llegar vimos un letrero que decía “bienvenidos a Colón”. Nos pareció curioso que Coclesito no quede en Coclé. Estábamos entrando al lugar favorito del general Omar Torrijos, que todavía es recordado con placas y un museo en la que solía ser su casa.

La granja alternativa

Humberto López Tirone es todo un personaje. Pasó de ser diplomático y recorrer el mundo a vivir una vida tranquila rodeado de la naturaleza. En el 2009 decidió dejarlo todo y mudarse a Coclesito para ofrecer una experiencia turística de retiro. Su filosofía es de izquierda —hay imágenes del Che Guevara dispersas en las instalaciones—, matizada con un toque de budismo. Me muestra las fotos de cuando conoció al Dalai Lama. Dispone de un espacio de meditación donde es posible conectarse con la naturaleza.
Cuando compró la finca de cuatro hectáreas, la zona estaba completamente deforestada. Se inspiró en una foto de Vietnam y convenció a los vecinos de seguir el ejemplo, usando flora y fauna local. Hoy en día, la granja alternativa es un pequeño oasis con capacidad de hospedar a 130 personas.
Este campamento albergue está diseñado para grupos, con espacios para dictar seminarios y conferencias. Vienen estudiantes desde Chiriquí y Bocas del Toro hasta de Darién. También han llegado grupos de Estados Unidos y Europa que vienen para dedicarse al voluntariado médico, reparar escuelas, etc. López Tirone comenta que le gustaría empezar a recibir mochileros, ya que hay transporte público permanente cada hora, disponible desde Penonomé.

Uno de los recorridos ofrecidos es un paseo de tres horas subiendo el río San Juan de Turbe hasta arribar al Caribe. La autopista fluvial sirve para conectar varios pueblos que se encuentran a la orilla del río. El recorrido termina en el pueblo de Coclé del Norte, en la Costa Abajo de Colón, con sus playas desiertas.

Permacultura y sostenibilidad

La permacultura es una práctica sostenible de agricultura que permite cultivar más alimentos en menos espacio, utilizando recursos naturales como cosechas de agua. Los visitantes pueden aprender cómo hacer abonos orgánicos o lombricultura en una escuela granja.

La producción es orgánica. En el sitio se encuentra un vivero lleno de plantones divididos por secciones, incluyendo plantas medicinales. De lo que producen hacen un picante de “bola de fuego”; además de mermeladas de naranjilla y borojó y duros de frutas naturales. El almuerzo de arroz y pollo a la naranjilla fue hecho en casa cocinado sobre leña, con ingredientes cosechados en la finca.

Los búfalos del General

López Tirone dice: “Yo soy dueño de todos los búfalos aquí porque los alquilo” para hacer los tours en los ríos. Pero la pregunta más curiosa es ¿cómo llegaron los búfalos a Panamá?

Coclesito es asociado con el general Omar Torrijos. El exministro de Agricultura Hirisnel Sucre me cuenta que hubo una inundación en 1972 y él pasaba por encima en helicóptero. Un padre católico le mostró lo que habían perdido las familias dispersas que vivían en la zona. Le dijo que la población estaba dispuesta a trabajar si las ayudaban y Torrijos aceptó el reto de ayudarlos. Los terrenos en esos tiempos eran del gobierno. Fue como un kibutz.

Torrijos visitaba las islas del Caribe y decidió, en conjunto con el sector privado, traer búfalos de Trinidad y Tobago y Jamaica que tenían crías. En esos tiempos no había carretera, sólo selva, así que le tocó traer a los búfalos en helicópteros.
Coclesito es muy húmedo. Este tipo de búfalo es conocido como de la India o del agua, por lo que se adaptaron bien. Fueron soltados como 25 búfalos.

En aquella época Sucre, médico veterinario de profesión, contaba con 24 años. Después que construyeron la pista de aterrizaje, llegaba en avioneta. Fue el deseo de Torrijos que un veterinario se quedara para el parto de la primera búfala, por lo que Sucre permaneció con el capitán Santamaría. A medianoche levantaron al veterinario para asistir el parto. Como a las dos de la mañana llamaron a Torrijos para anunciarle que había nacido el primer búfalo en suelo panameño.

Originalmente, el general se construyó una pequeña cabaña, en la que fueron hospedados líderes internacionales como George Stanley McGovern, candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, y amigos suyos como Gabriel Garcia Márquez y Graham Greene.

En este lugar perdió la vida el 31 de julio de 1981, cuando su avión explotó entre dos cerros que son visibles desde la Granja Alternativa.

Hoy en día sigue la producción agrícola, pero a muy baja escala, ya que la Minera Panamá ha contratado a muchos del pueblo, pagando salarios mucho más elevados que los que devengan los agricultores, pero se hace lo que se puede para preservar la memoria histórica del lugar.

Planea tu viaje

El lugar favorito del general Omar Torrijos todavía es recordado con placas y un museo en la que solía ser su casa.

Para arribar a Coclesito debes ir hasta Penonomé, llegar al parque donde está el punto medio del país y seguir por esa carretera.
En el camino vale la pena parar por La Pintada, que es un pueblo pintoresco donde hacen el sombrero pintado. Ya había ido antes a La Pintada en una misión para comprar los verdaderos Panama hats, cuyos precios van desde $10 hasta más de $100.
Cuando pasas La Pintada entras en territorio de Minera Panamá, por lo que vas a ver los camiones subiendo y bajando las empinadas lomas, que ahora están completamente pavimentadas. La zona es bastante virgen.