La huella de Ganesh

Publicado por : Úrsula Kiener/ 237 0

Si te quedas en Ubud, Indonesia, debes visitar Goa Gajah, que está ubicada a seis kilómetros del centro, en un pueblo que  llamado Bedulu.

En la parte de afuera del sitio hay un mercado con puestos para los turistas. Es posible que los vendedores locales te acosen un poco para que adquieras un sarong —pieza larga de tejido que se ciñe alrededor de la cintura— con el que cubrirte las piernas. Es posible elegir entre atractivos modelos. También se puede rentar uno en la entrada.

Baño de suerte

El templo de Goa Gajah abre a diario, de 8:00 a.m. a 4:00 p.m. Apenas bajas las escaleras puedes apreciar una vista genial, una panorámica ideal para plasmarla en fotos.

Al arribar a la zona principal se pueden encontrar dos piscinas con poca agua. Cada una con tres estatuas de mujeres de grandes senos y cubiertas con un sarong blanco con amarillo. De un recipiente sale agua, como de una fuente. Se dice que las estatuas son de ángeles, de acuerdo con la mitología hindú.

Esta parte del templo en Ubud fue descubierta en 1954, cuando fue excavada y restaurada. Ahí arriban los visitantes en busca de fortuna, para lo que deben mojarse con un poco de agua extraída del río Petanu.  Goa Gajah fue erigido en un sitio donde confluyen dos ríos.

La cueva de los elefantes

¿Por qué a Goa Gajah se le conoce como el “templo del elefante”? Es un nombre realmente curioso, sobre todo si se toma en cuenta que en los alrededores del templo no se avista elefante alguno. Solo están representados en una efigie o estatua. Hay quien asegura que el nombre proviene del mismo río, ya que anteriormente era conocido como “Lea Gajah”.

Otros aseguran que “Gajah” proviene de la figura dentro de la cueva que representa a Ganesh, el dios hindú, quien usualmente es interpretado por la cabeza de un elefante.

En la entrada de la cueva se puede apreciar el rostro de un elefante, realista en extremo.  La verdad es que la gruta es un poco tenebrosa, ya que en su interior se pueden hallar representaciones de criaturas y demonios.
Se debe entrar con paciencia, ya que es un sitio donde muchos se detienen para tomarse una foto, por lo que es posible que se tenga que hacer fila.

Sitio histórico

Goa Gajah fue agregado a la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en octubre de 1995. Fue construido en el siglo noveno, como un santuario para meditación. Algunas estructuras muestran influencias budistas y son anteriores a los siglos VIII y X.
En el interior de la cueva se pueden apreciar tres ídolos cubiertos en telas. A través de los años se han quemado grandes cantidades de incienso, lo que ha ennegrecido  las paredes.

El desgaste del piso revela la ubicación de los monjes al momento de sentarse a meditar, parte de una rutina que han mantenido a lo largo de los años. El templo sigue en uso. El día de nuestra visita, encontramos a unos monjes orando y presentando ofrendas frente a una cueva.

Ancestral pueblo fotogénico

Me topé con un hombre de apariencia centenaria. La curiosidad me impulsó a seguirlo hasta el otro lado del templo. Me preguntó si quería una foto. Solicitó una propina, a lo que accedí.

Era un día festivo, por lo que encontramos a muchos miembros de la comunidad. Los hombre estaba atrás, en una casa. Lo más peculiar es que mientras los hombres cocinaban, las mujeres hacían ofrendas. Todos estaban vestidos para la ocasión.

La gente en Indonesia es extremadamente amigable, una característica que es aprovechada por los turistas para sacarse fotos con los locales.

Comidas, bebidas y ‘souvenirs’

En Goa Gajah venden cerveza. Después de ir a tantos sitios musulmanes en mi viaje a Asia, fue refrescante entrar en contacto con el budismo. La mayoría de las personas que viven en Bali no son musulmanes, por lo que la sociedad tiende a ser más liberal.
El reloj marcaba las 11:00 a.m. La hora no fue disuasivo suficiente en mis pretensiones de probar la cerveza Bintang.
En  la salida, cerca de los buses, encontré un sitio que vende el famoso café “Kopi Luwak”, uno de los más caros del mundo, obtenido a partir de cerezas parcialmente digeridas y defecadas por un animalito.

El mamífero en cuestión puede ser apreciado en una jaula. Su reclusión no me hizo sentir tan mal, ya que parecía que todo lo que quería hacer era dormir.

Aproveché para degustar una variedad deliciosa de tés y cafés: mangostán, hierba de limón y rosella, que en mi país se conoce como saril o flor de Jamaica. Al final, se nos hacía tarde para tomar el autobús, por lo que tuvimos que desistir de las compras.

Planea tu  viaje

Goa Gajah está ubicada a seis kilómetros del centro de Indonesia, en un pueblo que llamado Bedulu. El templo de Goa Gajah abre a diario, de 8:00 a.m. a 4:00 p.m. Fue construido en el siglo noveno, como un santuario para meditación.

Según la Unesco, Goa Gajah fue agregado a la lista de Patrimonio de la Humanidad en octubre de 1995. En el sitio se puede degustar la cerveza local, además de variedades tradicionales de té y café.

Un dato curioso: en los templos en Bali las mujeres no pueden entrar si están con su periodo. En realidad, nadie hace preguntas al respecto.

Las cuevas sagradas de Batu

Publicado por : Úrsula Kiener/ 151 0

Una visita a Kuala Lumpur debe incluir las cuevas de Batu o “Batu Caves”. A pesar que un 61% de la población de Malasia es musulmana, se pueden encontrar influencias y templos de todas las religiones. “Batu Caves” es uno de los santuarios hindúes más popular fuera de la India.

La estatua del señor Murugan

Se cree que la formación de piedra caliza que se encuentra en las cuevas de Batu posee una antigüedad de 400 millones de años. En los tiempos prehistóricos fue utilizado como refugio por los indígenas Temuan. Malasia fue colonia británica y holandesa.

En 1890, K. Thamboosamy Pillai, un comerciante hindú, promovió este sitio como un lugar de adoración. Asimismo fundó el templo Sri Mahamariamman en Kuala Lumpur. Desde 1892 se celebra el festival Hindú de Thaipusam. La procesión empieza en el templo en la ciudad y llega hasta las cuevas de Batu.

Este es uno de los festivales más grandes del mundo, con más de 1 millón de personas. Si quieres ir debes confirmar las fechas, ya que varían todos los años. Thaipusam usualmente tiene lugar a finales de enero o principios de febrero.

Al llegar a Batu Caves quedarás impresionado del tamaño de la estatua del Señor Murugan. Tiene 42.7 metros o 140 pies de alto. Su construcción tomó tres años y fue inaugurado en el 2006. La estatua costó $370,000 y utilizó 300 litros de pintura dorada traída de Tailandia.

Un paraíso para los monos

En la mañana fuimos a visitar el templo Sri Mahamariamman en Kuala Lumpur. Fuera del templo venden collares de flores que se utilizan como ofrendas. Compré uno y pagué unos 6 “ringgit” o como $1.40. Me pareció bonito así que me lo puse. Cuando llegamos a “Batu Caves” lo primero que me advirtió el guía fue que anduviera con cuidado, ya que a los monos no les gusta comerse las flores.

Es común encontrar monos en todos los templos hindúes. Los que viven aquí son macacos y son bastante territoriales. Debes tener cuidado con tus pertenencias, ya que son terribles. También son unos comelones y están acostumbrados a recibir comida de los turistas. Si tienes niños debe tener cuidado ya que pueden morderlos si se acercan demasiado.

Encontré una mona con su bebé y le regalé mi collar. Sólo tuve que ponerlo en mi mano y ella vino a tomarlo. Se montaron sobre una cerca y procedieron a comerlo felizmente.

272 escalones

Cuando fuimos estaban remodelado la entrada y el centro de las cuevas. Un letrero le solicitaba a los turistas que cargaran ladrillos, pero nadie los subía ya que en la parte de arriba se encontraban normes pilas que aún no habían utilizado.

Muchos devotos suben con “Kavadis”, que son ofrendas de leche que cargan en contenedores de madera o acero que pueden pesar hasta 100 kilos. El complejo de templos de “Batu Caves” se eleva casi a 100 metros del suelo con tres cuevas principales y algunas más pequeñas. Los visitantes deben subir 272 escalones de concreto divididos en cuatro secciones. A la izquierda está la cueva oscura, mientras que las otras dos cavernas principales están al final de las escaleras. Al subir se puede apreciar una hermosa vista de la ciudad de Kuala Lumpur.

Existe una pequeña tienda de souvenirs en la parte de arriba. También vende agua. Abajo hay tiendas para comprar todo tipo de regalos. En la zona superior están arreglando varios santuarios hindúes. Habían personas rezando en este sitio y también cantando canciones tradicionales. Debes subir otras escaleras para arribar la cueva principal del templo. Hay pocos árboles, por lo que el cielo se puede apreciar en su plenitud. Es un lugar muy bonito y uno comprende porque fue elegido como sitio sagrado.

Entrar a “Batu Caves” es libre de costo pero debes pagar si deseas ir a un sitio llamado las cuevas oscuras. Si le tienes miedo a la oscuridad, murciélagos e insectos no debes entrar. Nosotros nos fuimos a las cuevas oscuras, pero si fuimos a la cueva de la Galería de Arte, lo que también acarrea un costo adicional.

A la izquierda de la estatua del Señor Murugan se encuentra otra estatua más pequeña (15 metros o 50 pies) de Hanuman, que parece un mono gigante. Me llamó la atención la estatua, por lo que seguí hasta encontrar una catarata con otra estatua del Señor Rama con una carreta con muchos caballos dorados. Esta cueva conocida como la “Galería de Arte”. Recuerda el estilo “Disney”, con bonitas estatuas que cuentan la historia de Rama en sus paredes.

¿Cómo llegar a Batu Caves desde Kuala Lumpur?

Una opción popular es tomar un tour. Hay opciones privadas y colectivas donde trasladan al turista hasta “Batu Caves” y a otros sitios que son más difíciles de alcanzar con el transporte público. Nosotros tomamos un tour privado que nos llevó después a ver los monos “silver leaf” en Kota Melawati. Estos monos son extremadamente amigables y no te roban como los de “Batu Caves”. Después de comprarles y darles comida se te montan encima. Los adultos son plateados pero los bebés son chocolates.

Luego fuimos a cenar en un pueblo de pescadores junto a un río y vimos un atardecer precioso. Finalmente tomamos un paseo nocturno en barco por el río Kuala Selangor para ver una de las colonias de luciérnagas más grandes del mundo. Debes llevar repelente ya que está lleno de mosquitos.

Hay otras opciones de tours desde Kuala Lumpur que incluyen una visita a la ciudad o combinan “Batu Caves”con pozos termales y otras atracciones.

Si no quieres visitar otros sitios te recomiendo que vayas por tu cuenta ya que es muy fácil. Las cuevas de Batu están a sólo 13 kilómetros de Kuala Lumpur. Puedes tomar un taxi o Uber desde la ciudad. Desde la estación KL Sentral puedes tomar el tren KTM Komuter o el monorraíl a la estación Titiwangsa y de allí el bus a “Batu Caves”.

Otra opción es tomar el autobús #11D de Intrakota desde el Mercado Central o el autobús #69 de Cityliner desde Jalan Pudu para arribar a las cuevas de Batu.

Amán, en el paso de las civilizaciones

Publicado por : Úrsula Kiener/ 106 0

Fuimos a la Ciudadela de Amán un viernes que es día de descanso en Jordania, ya que es un país musulmán. No habían carros, así que fue muy fácil manejar a la ciudadela desde nuestro hotel en Amán. Si manejas, puedes estacionarte en un lote para buses y carros frente a la entrada. La ciudadela fue construida en Jebel Al Qala’a, la colina más alta de la ciudad. Asegúrate de apreciar las vistas panorámicas, incluyendo el espectacular teatro romano de Amán, que está muy bien preservado.

Como habíamos comprado el Jordan Pass, no tuvimos que pagar la entrada, ya que es uno de los sitios incluidos en la lista de atracciones. Si visitas este país, lo más recomendable es comprar este pase que te permite entrar a los sitios más turísticos, con la excepción de Betania de Transjordania.

La Ciudadela de Amán fue habitada hace miles de años

Pocos sitios en el mundo pueden decir que han sido habitados por tanto tiempo como la Ciudadela de Amán. Su historia empieza en el período neolítico, es decir, entre 10.000 y 2.000 a.C. En los tiempos antiguos, la ciudad era conocida como Rabbath-Ammon.

En la ciudadela de Amán hay una cueva que data del siglo 23 antes de Cristo. Tumbas como esta existen en varios sitios en Amán. Estas cavidades eran cortadas en la piedra caliza. Años más tarde en el periodo Omeya (los mismos que construyeron Anjar en Líbano) la tumba fue limpiada y reutilizada para sacar piedras para seguir construyendo la ciudadela.

Artefactos encontrados de la era de bronce muestran que la colina fue una fortaleza o ágora, un espacio para el comercio y política. Una muralla de 1,700 metros rodea la ciudadela. Originalmente, en la era de bronce y hierro, usaron un material de yeso en el que los enemigos se resbalaban si trataban de subir. Luego fue reforzada en el período romano, bizantino y omeya.

Los griegos conquistaron la ciudadela de Amán en el año 331 a.C. Después pasó a llamarse Filadelfia. En el año 30 a.C. llegaron los romanos.

No realizaron muchos cambios arquitectónicos. Más que todo se puede evidenciar su arribo por la cerámica encontrada.

Una iglesia bizantina en ruinas construida en 550 d.C. es lo que más caracteriza ese periodo. Sólo hay un plano de piso y una inscripción que dice “…fue pavimentada con mosaicos por el entusiasmo y trabajo … Ya no se puede ver los mosaicos”.

La mano de Hércules

Otro sitio que está en la lista de “Atlas Obscura” es esta enorme mano de Hércules en la ciudadela de Amán. Un grupo de arqueólogos encontró la mano que supuestamente fue parte de una gigantesca estatua mármol del semidiós Hércules. No es un dios porque fue el hijo ilegítimo de Zeus y Alcmena. Sólo sobrevivieron tres dedos de una mano y un codo.

El templo de Hércules fue construido en el periodo de Marco Aurelio, en el siglo 1 a. C. Se cree que fue construido sobre otro templo de algún dios nativo más antiguo. O por lo menos así es deducido de una roca desnuda que se encuentra dentro del mismo. Esta roca pudo haber sido sagrada como parte del templo amonita de Milcom, en el siglo nueve a. C.

No se sabe con exactitud si realmente existió esa estatua gigante. Sólo se presume debido a la cantidad de monedas que se encontraron con la efigie de Hércules.

Tomando en cuenta el tamaño de la mano y el codo, la estatua debió medir unos 43 pies o 13 metros de altura, siendo una de las más grandes esculpidas en mármol en la historia. La zona sufrió varios terremotos que probablemente causaron que se cayera el templo.

Período de los omeya

En 661 d.C. la ciudad se convirtió al islam durante el período de los omeya, que se quedaron hasta el año 750. Construyeron una estructura de palacio, conocida en árabe como al-Qasr. No duró mucho tiempo, ya que sufrió daños producidos por un terremoto en 749. Nunca fue reconstruida completamente.

El palacio fue construido probablemente sobre uno griego. Lo que se puede ver hoy en día es la sala de espera, decorada con un enorme domo de bronce cubierto en madera por dentro.

Los visitantes tenían que esperar allí hasta que pudieran reunirse con el gobernador, atrás en su palacio. La restauración de este sector salta a la vista.

Junto a este sitio puedes ver las ruinas de un “hammam” o baño turco , muy populares en el mundo árabe. Los residentes venían a socializar al baño público. En el área intermedia habían nueve edificios residenciales con acceso a la calle y plazas. Al norte, estaba la residencia principal, con una sala de audiencia y un cuarto de trono.

En 730 se construyó una enorme cisterna para recolectar agua de lluvia. No se gastaba ni una sola gota, ya que la ciudad no tenía ningún acuífero. Se edificó un sofisticado sistema de canales subterráneos para reciclar el agua en sitio. El agua era desviada de todos los techos a esta cisterna con 17,5 metros de diámetro.

Museo Arqueológico de Jordania

Recomiendo entrar al Museo Arqueológico de Jordania, que está frente a la mano de Hércules. Fue creado en 1951 para mostrar piezas encontradas en el sitio y en otros lugares de Jordania. Este local solía albergar los famosos Rollos del Mar Muerto, que fueron encontrados en Jordania por un beduino.

Mucho de lo que se observa en el museo data del periodo Nabateo, del siglo 4 a.C. a 106 d.C. El comercio de caravanas era la actividad económica más importante de los nabateos.

Todos los comerciantes del Golfo Árabe-Persa, Yemen y el Mediterráneo pasaron por Petra. Desarrollaron la cerámica y fueron hábiles en la agricultura.

También hay una gran cantidad de figuras del periodo romano y helenístico, incluyendo animales como leones.

El museo tiene un cráneo humano que muestra evidencia de una práctica quirúrgica antigua que implica hacer un agujero en el cráneo del paciente. Se nota que sobrevivió a la primera operación, pero no se recuperó de los otros tres agujeros y murió justo después. Este cráneo fue encontrado en Jericó.

La pieza más interesante es la estatua Ain Ghazal, que se considera una de las figuras más antiguas hechas por el hombre. Fue confeccionada entre 8000 y 4000 a. C., y se encontró en un poblado cerca de Amán.

Una sección del museo esta dedicada a los entierros. Puedes encontrar enormes ataúdes hechos de arcilla para que las personas pudiesen descansar parados. El pedazo donde van las caras está cortado, era pintado con retratos de las personas muertas. Cada uno tenía dos o tres cuerpos cuando fue encontrado. Esta práctica de entierro data del siglo 13 a 7 a.C. y se realizaba en muy pocos lugares, incluyendo Sabah al sur de Amán.

Amán creció alrededor de la ciudadela

Después de los omeya, la ciudadela de Amán entró en un periodo de declive bajo el gobierno de Ayyubid, en el siglo 13. Aún así se añadió una torre de vigilancia en el sitio durante este período. Después fue visitado sólo por beduinos o granjeros. En la década de 1920, un grupo de arqueólogos italianos, británicos, franceses, españoles y jordanos, empezaron a restaurar. En la actualidad una gran parte de la ciudadela permanece sin excavar.

La parte más moderna de la ciudad de Amán está un poco apartada de las ruinas. Desde la ciudadela lo que puedes ver es la parte popular de la ciudad, que se camufla bien con el desierto.

Los edificios son de tonos marrones y cremas, con pocos colores, usualmente de las mezquitas, que sobresalen. Una gran bandera de Jordania se puede ver en el fondo, ya que son muy orgullosos de su patrimonio.

Si no tienes carro puedes bajar unas escaleras para llegar al anfiteatro romano e ir a caminar a la central, donde encontrarás muchos restaurantes y tiendas.

Borobudur al atardecer

Publicado por : Úrsula Kiener/ 122 0

A las 3 a.m. recibimos una llamada en la habitación: ‘es hora de levantarse’. Así comenzó nuestra visita a Borobudur. Nos montamos en el bus con el grupo que estaba haciendo un viaje organizado por la embajada de Indonesia. El recorrido desde nuestro hotel hasta el templo de Borobudur tomó unos 40-45 minutos.

A pesar que es de madrugada, Indonesia parece un país que nunca duerme. La calle es una vía de ida y de regreso, estrecha para tantos carros y aún más motos. Si deseas visitar el famoso templo budista en la madrugada debes llegar entre 5-5:45 a.m. al sitio.

El guía nos dio una linterna para hacer el recorrido, pero no fue necesaria porque ya se empezaba a ver la claridad mientras que subíamos. Cuando llegamos habían más turistas arriba. Afortunadamente fuimos en octubre, a principios de la temporada baja.

El templo de Borobudur está abierto de 5 a.m. a 6 p.m. Así que puedes hacer un tour al atardecer si eres de esos al que le cuesta levantarte temprano. Borobudur es el sitio turístico más visitado en Indonesia. Se encuentra en la ciudad de Yogyakarta en la isla de Java, donde se encuentra la capital Jakarta.

Sin embargo, debes tomar un corto vuelo de una hora y diez minutos. Muchos consideran este sitio como una de las maravillas del mundo. Se presume que Borobudur fue construido en el siglo nueve y demoró 75 años en ser construido. Por desgracia no hay registros de su historia, así que se asume que el templo fue abandonado en el siglo catorce. En esta época los reinos hindúes en Java entraron en decadencia y se llevó a cabo la conversión javanesa al islam.

El templo fue construido en medio de dos volcanes Sundoro-Sumbing y Merbabu-Merapi, y dos ríos, Progo y Elo. Desde el templo se puede observar una hermosa panorámica, que es muy fértil. Además de Borobudur existen dos templos más, Pawon y Mendut, que fueron construidos en una línea recta. Java fue capturado por los británicos entre 1811 a 1816.

En 1815 el templo de Borobudur fue redescubierto por el gobernador, Thomas Stamford Raffles. El tenía un gran interés en la historia de Java y se dedicó a coleccionar antigüedades. Le comentaron de un monumento enterrado en la jungla, en un pueblo de Bumisegoro y mandó a 200 hombres a cortar los árboles y cavar la tierra para encontrarlo. Finalmente fue desenterrado en 1835.

Mientras el interés del sitio iba generando interés, más vulnerable se volvía para los ladrones que fueron a buscar ‘souvenirs’. Actualmente puedes ver piezas del templo en el Museo Nacional de Bangkok en Tailandia.

En la segunda guerra mundial se pararon los esfuerzos de restauración. Indonesia solicitó ayuda a UNESCO para proteger el sitio que estaba en peligro de colapso. Australia, Bélgica, Francia, Chipre y Alemania donaron fondos. Seiscientas personas participaron en la restauración, que tuvo un costo total de $6,901,243 y demoró 8 años.

La estructura original fue construida sin utilizar cemento. Me recuerda a legos interconectados sin ningún tipo de pegamento. El templo de Borobudur mide 123 x 123 metros y más de un millón de piedras fueron desmanteladas y removidas durante la restauración. Cuando fue completado, UNESCO listó el sitio como Patrimonio de la de la Humanidad en 1991. Borobudur es el templo budista más grande del mundo, con 504 estatuas de ‘El iluminado’.

 

 

PLANIFICA TU VIAJE

El vuelo a Jakarta tiene una duración de 36 horas.

Precio del pasaje: $1200-$1800

Visas: no

Horario: GMT+7 / 12 horas más que Panamá

Costos en destino: económico

Dato curioso: Indonesia no sabe cuantas islas tiene, se estiman entre 17,508 y 18,307