Un ‘Eurotrip’ sin complicaciones

Publicado por : Mónica Conde/ 26 0

Hacer un ‘Eurotrip’ por primera vez puede ser emocionante y estresante. Por esto te compartimos algunos datos y consejos que pueden ser de mucha ayuda en tu viaje.

El primer paso de la travesía es organizar el viaje, y para eso debes tener claro qué ciudades quieres conocer, qué lugares te gustaría visitar e incluso qué platos típicos de cada ciudad te gustaría probar ¿Quieres probar la original pasta italiana, la paella española o los famosos gofres (waffles) belgas? Todo esto es importante a la hora de planificar el viaje.

Llegó la hora de buscar vuelos para “cruzar el charco”. Existen varios buscadores de vuelos en internet, como Skyscanner o eDreams, en donde puedes comparar los precios de los pasajes a distintas ciudades. Los vuelos a algunas capitales como París, Ámsterdam y Barcelona, por lo general son más económicos, por lo tanto, estas son buenas opciones para empezar el Eurotrip.

Cuando ya hayas decidido tu ciudad de partida, puedes comenzar a organizar el circuito con la ayuda de un mapa, eligiendo las ciudades más cercanas que te interese visitar. Nosotros decidimos hacer un trip de capitales recorriendo Madrid, París, Bruselas, Ámsterdam, Berlín, Viena y Roma y aprovechando la parada en esta última decidimos conocer un poco más de Italia recorriendo también Florencia, Venecia y Milán. También hay aplicaciones de viaje, como Sygic Travel, que te ofrecen circuitos e itinerarios ya hechos y te proponen sitios para visitar en cada ciudad.

En esta etapa, es momento de comprar los traslados internos. Aquí también puedes usar los buscadores de vuelos que mencionamos anteriormente pero una excelente opción es GoEuro, que te permite comparar los tiempos de viaje y precios de aviones, trenes y buses.

La mejor opción son los trenes cuando los recorridos terrestres son cortos y las aerolíneas de bajo costo para viajar entre ciudades más lejanas. Para estas últimas debes tener ciertas consideraciones, ya que cada aerolínea tiene sus restricciones. Te recomendamos viajar solo con equipaje de mano, ya que el equipaje en bodega tiene un costo adicional y al viajar sin equipaje facturado demoras menos para salir del aeropuerto. También debes investigar si las ciudades que visitarás pertenecen al espacio Schengen, que es el territorio europeo en el que no existen controles fronterizos. Si visitarás países o ciudades fuera de este, debes asegurarte de cumplir con posibles requerimientos migratorios como visas o permisos.

Una parte esencial del viaje, es reservar los alojamientos. Para encontrar las mejores opciones, busca en aplicaciones y plataformas online, como Booking, Airbnb e incluso Couchsurfing, que te permiten alojarte gratuitamente y socializar con nativos de otros países. Eso sí, hazlo con suficiente tiempo de anticipación ya que los precios suben y la disponibilidad baja al acercarse la fecha del viaje. En algunas plataformas puedes conseguir hospedaje en hostales y apartamentos con todas las facilidades a muy buenos precios.

Lee muy bien las condiciones de los hospedajes, por ejemplo, si el baño es individual o compartido, las horas de entrada y salida y en el caso de los apartamentos verifica si estás alquilando una habitación o el apartamento completo.

El transporte público en Europa es muy eficiente. La mayoría de las ciudades tienen metro, en el cual te puedes mover con toda libertad a los principales lugares, incluyendo los puntos turísticos. Cuando llegues a cada ciudad, investiga las líneas de metro, buses o tranvía que te pueden resultar convenientes, y ten siempre en cuenta los horarios. También puedes aprovechar los bonos de transporte que te ofrecen cierta cantidad de viajes o hasta viajes ilimitados por día, en lugar de pagar pasajes individuales. Te recomendamos tener mapas en tu celular. Algunas aplicaciones como Sygic Travel y Maps.Me te permiten descargarlos para poder acceder a ellos sin conexión.

A la hora de comer, es bueno que tengas una idea de las mejores comidas y bebidas de cada ciudad, y que también investigues sobre las costumbres del país. En España en el verano si comes en las terrazas de los restaurantes en lugar de adentro, el precio sube; en Italia, pedir algo a la mesa es más caro que pedir en la barra; y en muchos lugares el agua y el pan que te ponen en la mesa tienen un costo. También puedes pedir recomendaciones a las personas locales o a los anfitriones de tu alojamiento. No tengas miedo de comer en puestos de comida; en muchas ocasiones estos te ofrecerán la experiencia culinaria más autóctona, como esas deliciosas papas fritas con salsas en el área de la Gran Plaza de Bruselas.

Estos son datos importantes, así que #PelaElOjo:

Planifica con tiempo y reserva con anticipación tus pasajes y alojamientos. Para que tengas una idea del presupuesto, con menos de $3000 nosotros logramos hacer un excelente viaje de 22 días.

No tengas miedo de pedir ayuda. ¡Preguntando se llega a Roma… y a París, y a Milán!
Procura que los traslados entre ciudades sean en horas de la mañana, para aprovechar mejor el día.

Para visitar museos o atracciones turísticas muy famosas, como la Torre Eiffel, compra las entradas por adelantado online para evitar las largas filas, y llega temprano. También puedes comprar paquetes de entradas a varias atracciones por un precio menor que el de las entradas individuales.
Si no cuentas con mucho tiempo, usa los buses turísticos ya que te llevarán a los principales sitios para visitar. Guarda el boleto, ya que muchas compañías ofrecen descuentos al presentarlo en la siguiente ciudad.

Busca alojamientos donde puedas lavar y secar ropa, para reducir tu equipaje.
Compra un seguro internacional por la duración de tu viaje, “viajero precavido vale por dos”.
Te recomendamos no cambiar tu moneda a la del país que visitas. Si tienes tarjetas Visa, puedes retirar efectivo de los cajeros y en la mayoría de los casos es más barato que las comisiones por cambio de moneda. Además, en casi todos los sitios puedes pagar con tarjetas de crédito.
Tómale fotos a todo, ¡es tu derecho como viajero!