04

Ene
2019

La experiencia de Taboga

Publicado por : Úrsula Kiener/ 108 0

Como panameños cuando nos gusta mucho un sitio o una experiencia decimos “no me siento en Panamá”. Pero debemos recordar que nuestro país ha evolucionado combinando influencias extranjeras con locales. Ahora tenemos la oportunidad de visitar sitios como “La Vista Experience”, en la isla de Taboga.Era la segunda vez que visitaba “La Vista Experience”, pero en esta ocasión partíamos desde Flamenco Marina, al final de Causeway de Amador.

Al arribar encontramos una mesa disponible. Nos preguntaron nuestros nombres y nos tacharon de la lista. Unas botellas de champaña se enfriaban en la hielera. Sin embargo, nos comentaron que, por regulaciones del muelle, no podíamos tomar, por lo que nos ofrecieron una botella de agua.

Salimos rumbo a la isla de Taboga a las 6:00 p.m., justo para contemplar el atardecer. El sol crepuscular pintó de colores el cielo de octubre mientras caía tras las montañas que se levantaban detrás de los hoteles. Era un día radiante que serviría de inspiración para cualquier pintor.

Un mesero estaba atento para escanciar champaña a medida que las copas se iban vaciando. El momento era perfecto para brindar con tu pareja, con tus amigos y agradecerle a la vida, mientras la ciudad de Panamá se iba alejando en la distancia.

Una experiencia culinaria en la ínsula

Al llegar a Taboga desembarcamos en el muelle, recientemente remozado. Llevaba algunos meses sin visitar la Isla de las Flores. Cada vez que lo hago, quedo positivamente sorprendida de las mejoras.

Abordamos un bus para visitar Villa Caprichosa, que queda en la parte superior del pueblo. Este hotel boutique es, sin duda, uno de los más bonitos de Panamá. Me recuerda un poco a la Toscana, en Italia, por la abundancia de flores.

La dueña, Diane Burn, es extranjera y es diseñadora de interiores. Diseñó el hotel pensando en la Europa del siglo XVIII, para que fuera un lugar que evocara fantasía y romance. “La Vista Experience” incluye música en vivo y un menú de degustación.

El toque de Felipe Milanés

Felipe Milanés es uno de los chef más cotizados de Panamá en estos momentos. Viajó y trabajó por todo el mundo hasta regresar a su tierra natal, donde abrió el restaurante Tomillo, en el Casco Viejo. Por los próximos tres meses colaborará con “La Vista Experience” en la creación de un menú especial inspirado en Taboga. “El menú tiene diferentes notas, altas y bajas, cada tiempo complementa el siguiente para que salgas satisfecho,” dice Felipe.

Al llegar te reciben con vino y champaña. El primer tiempo es un pan de queso y yuca con ají verde para abrir el paladar, seguido por un atún blanco y rojo con “chombo water”, que es una salsa cítrica. A continuación, una sopa de coliflor con almendras tostadas, precedidas por croquetas de lentejas con mermelada de tomate.

Le seguirá un mojadito de calamar ahumado con un dorado al sartén, seguido por un short rib cocinado por 48 horas, acompañado por un puré de camote. El postre es un flan de frutos rojos con crema chantillí.

De la moda a restaurantes

Austin Hess es un emprendedor y amante de lo imposible. En la universidad dijo que iba a montar una bicicleta de Canadá a México. Todos le dijeron que no podía, pero aun así lo hizo. “Las personas te dicen que no puedes hacer las cosas, pero si uno quiere, lo hace”, defiende.

Estudió moda en Estados Unidos y fue diseñador. Consiguió un inversionista y dejó la universidad. Trabajó en la industria hasta la crisis de Estados Unidos en 2006.

Decidió montar un negocio de cuidado para ancianos en Hawái y lo vendió. Mientras planeaba ir a Australia de vacaciones se encontró a un amigo en un bar, quien le comentó que iría a Panamá la próxima semana. Aunque no sabía nada sobre Panamá, decidió ir. Su amigo no lo acompañó. Tres meses se convirtieron en siete años.

En Panamá abrió un periódico de turismo llamado The Panama Good Times. Decidió poner Villa Caprichosa en la portada e hicieron un intercambio para que él se hospedara con su familia. Allá le contaron que no tenían chef. Austin les comentó que tenían que ofrecer experiencias si querían traer gente de la ciudad.

A Diane le encantó la idea, pero le dijo a Austin que estaba muy vieja y que si podía encargarse él. Cuenta que siempre había soñado con hacer algo así, por lo que le dijo que sí. Se asoció con Miryam Barria McGorman y así comenzó “La Vista Experience”. Ahora poseen un segundo restaurante en el Hotel Oasis, en Boquete, con el nombre de Boulder 54.

El nombre “La Vista Experiencia” surge después de proponer nombres durante horas, hasta que dijo que todo tenía que ver con la vista en el barco y en el restaurante. Además, los gringos pueden pronunciarlo porque han escuchado a Arnold Schwarzenegger decir “hast

El 90% de los visitantes son panameños y el producto fue creado pensando en el mercado local.

Un mesero estaba atento para escanciar champaña a medida que las copas se iban vaciando. El momento era perfecto para brindar con tu pareja, con tus amigos, y agradecerle a la vida, mientras la ciudad de Panamá se iba alejando en la distancia”.

Deje su comentario

Please enter comment.
Please enter your name.
Please enter your email address.
Please enter a valid email address.