04

Ene
2019

La Catedral de Sal de Zipaquirá

Publicado por : Úrsula Kiener/ 441 0

Partimos para la Catedral de Sal a eso de las 2:30 p.m., sobre una carretera montañosa que pasaba por zonas industriales en las afueras de Bogotá. El trayecto demora como hora y media.

Hay que tomar en cuenta que el horario es de 9:00 a.m. a 5:40 p.m. Es bastante costoso ingresar: para locales, unos 34,000 COP ($11-$13); y 55,000 (unos $18-$20) para extranjeros.

Cuando arribamos a la Catedral de Sal, noté que le habían hecho arreglos al sitio. Ahora hay una cafetería muy completa, tiendas y una pared para escalar. Estaba lloviendo fuerte, pero no importaba. Al entrar pasamos por un túnel decorado de Navidad y luego por otro rojo,  ideal para tomar fotos.

El viacrucis

Con el boleto viene un equipo de audio, con la guía del sitio en varios idiomas. Si vas en un tour, el guía te dará las explicaciones. Para usar el equipo, debes apretar el botón que corresponda con tu destino dentro de la Catedral de Sal. “Viacrucis”, reza el letrero en la entrada. Una flecha muestra la ruta a seguir.

Para los que no son muy religiosos, el audio se torna repetitivo después de un rato. Básicamente, detalla la historia de Jesús, desde que fue arrestado hasta su muerte y resurrección. Son 14 estaciones en total. La Catedral de la Sal está dividida en tres naves: nacimiento y bautismo; vida y muerte, y resurrección. Cada una tiene su propio altar.
En la entrada de la mina los trabajadores hicieron una pequeña capilla, en 1932. La construcción de la Catedral empezó el 7 de octubre de 1950. Fue inaugurada el 15 de agosto de 1954, en honor a Nuestra Señora del Rosario, la patrona de los mineros de sal. Tuvo un costo de $285 millones, pero fue cerrada en 1992 por problemas estructurales.

La primera maravilla de Colombia

En 1991 empezaron la construcción de la nueva catedral a unos 200 pies por debajo de la primera. Fue inaugurada el 16 de diciembre de 1995. Para construirla, se extrajeron 250 toneladas de roca de sal. Un dato curioso es que esta es la mayor mina de roca de sal en el mundo. Ha sido utilizada por los antiguos indígenas Muiscas desde la época precolombina.

En el 2007, la Catedral de Sal en Zipaquirá recibió la distinción de ser seleccionada como la Primera Maravilla de Colombia, en un concurso organizado por el periódico El Tiempo.

Alberga la cruz subterránea más grande del mundo, con 16 metros de alto por 10 metros de ancho. Lo más fascinante es el juego de luces utilizadas para iluminar estas esculturas talladas en sal. Al bajar, el visitante va a encontrar un domo y las estaciones.
El olor mineral no es tan fuerte.  La temperatura dentro de la Catedral de Sal es fresca. Adentro todo es tan grande que cualquier sensación de claustrofobia queda reducida.
Una vez concluye la parte que guarda relación con la religión, se entra en una zona comercial donde venden esmeraldas en un pequeño museo. En el lugar venden muchos souvenirs y obras de artistas locales.

Un curioso espejo de agua refleja perfectamente el techo. Anteriormente era una salmuera, un lugar para la saturación de sal.

Es posible pasar la noche en un hotel en Zipaquirá, un pueblo bastante pintoresco. Si pasas por el área, puedes aprovechar para visitar otras minas de sal en Nemocón o ir a cenar a Andrés Carne de Res en Chia, que está a media hora.

Deje su comentario

Please enter comment.
Please enter your name.
Please enter your email address.
Please enter a valid email address.