04

Ene
2019

Caribe de tabaco y ron

Publicado por : Úrsula Kiener/ 2548 0

La cadena Marriott me invitó a visitar la República Dominicana para conocer sus hoteles en Santo Domingo. No solo ofrecen noches de hotel, sino que, a través de su programa Mariott Moments, brindan experiencias únicas a los viajeros: momentos culinarios, estilo de vida, deportes y entretenimiento. Los guías nos llevaron a conocer tres productos típicos de República Dominicana: ron, tabaco y cacao.

Museo y libaciones
Un pequeño letrero ubicado frente a un edificio en la esquina de la zona colonial, en calle Isabel La Católica, anuncia la presencia del Museo del Ron y la Caña. El edificio data del siglo XVI. Fue restaurado y abrió como museo a finales del 2008.

Al entrar, nuestro guía se paró al lado de una enorme estufa de bronce, utilizada en la preparación de melaza. Nos contó cómo sus antepasados, negros traídos como esclavos, trabajaron en los cañaverales. La caña de azúcar fue traída a República Dominicana por Cristóbal Colón, en su segundo viaje.

Originalmente se utilizaban trapiches de madera, la melaza se fermentaba, añejaba y mezclaba de diferentes maneras para hacer ron. Las marcas dominicanas más populares son Barceló y Brugal.

El recorrido termina en un bar donde es posible degustar rones con sabores a maracuyá o canela. En la tienda, se puede comprar ron a precios razonables.

Cigarros Caoba
A diferencia del azúcar, el tabaco es originario de República Dominicana. Se le atribuye a Cristóbal Colón su introducción y popularización en Europa. Los nativos de la Hispaniola, como se conocía a la isla en esa época, fumaban hojas de tabaco secas amarradas con un hilo.

En la Tabacalera Caoba, en la zona colonial de Santo Domingo, los cigarros se siguen confeccionando de forma artesanal. Apenas subimos las escaleras, sentimos un fuerte olor. Algunos compañeros de recorrido decidieron quedarse afuera.

El tabaco se siembra en Santiago, Navarrete y Moca, en la zona interior de República Dominicana. La presencia de azúcar en la tierra favorece el cultivo. Las hojas de tabaco son recogidas manualmente y puestas a secar. Posteriormente, son fermentadas durante tres meses y envejecidas por dos a tres años.

Joaquín Cambeiro Oreiro, gerente de la fábrica de Cigarros Caoba, nos explicó el proceso de elaboración. Cada cigarro se compone de cinco hojas. Primero está el “capote”, que enrolla la tripa con tres hojas diferentes: una le proporciona el sabor, otra la fortaleza y la última, el aroma. Al final se encuentra la capa que le brinda la presencia o imagen, y que aporta un 10% al sabor.

Con un mínimo de 15 años de experiencia, cada torcedor puede enrollar un cigarro en treinta segundos, por lo que es posible fabricar cientos al día. La mayoría de los cigarros del mundo son fabricados a máquina. Muy pocos son hechos a mano. La idea es que el cigarro se compacte bien y no pique, rasque o amargue.

Los cigarros premium se exportan a países como Estados Unidos, Taiwán, Francia y Alemania. Actualmente, se negocia su venta a Argentina y Brasil.

Choco Museo
Ya había visitado el Choco Museo en Santo Domingo, que queda muy cerca del Museo del Ámbar. En la tienda se comercializan productos a base de cacao, desde crema de sol hasta bálsamos labiales. Además, se venden productos comestibles, como rajas de canela y extracto de vainilla.

La siembra de cacao se concentra, principalmente, en la parte noreste de la isla. Un 80% de todo el cacao presente en la ínsula es trinitario; 19% es forastero y 1% es criollo. La mayor parte del producto es vendido sin fermentar, proceso que consiste en la colación de la pulpa blanca y las semillas de cacao en cajas de madera, que son cubiertas con hojas de banano.

Las semillas fermentadas son secadas. El contenido de humedad baja del 60 al 8%, lo que garantiza su preservación. Es un proceso que usualmente demora cinco días. Luego se pasan por una máquina denominada “la guillotina”, para controlar la calidad.

Los árboles de cacao crecen entre 12 y 15 metros (40 y 60 pies). Usualmente no producen frutas hasta después de los 25 años. Para crecer necesitan lluvia —entre 1,500 y 2,000 mm anualmente—, temperaturas cálidas, superiores a los 60 °F (16 °C), y altos niveles de humedad.

Sus flores son tan pequeñas que solo pueden ser polinizadas por mosquitos minúsculos. La flor necesita hasta tres meses para transformarse en un cacao maduro. Cada mazorca de cacao produce un promedio de 40 granos.

Antecedentes históricos
Ha pasado mucho tiempo desde que los mayas descubrieron el secreto del cacao, que cultivaban para consumo diario. Por su lado, los aztecas lo utilizaban como monedas. Lo traían desde Guatemala a Tenochtitlán, en un trayecto de 1,400 kilómetros.

Cuando el español Hernán Cortés conquistó la ciudad mexicana en 1521, se llevó el cacao a Sevilla. En 1585 creó un nuevo mercado para alimentos exóticos. Posteriormente, el chocolate fue popularizado en Europa, con la apertura de las casas de chocolatería.

Deje su comentario

Please enter comment.
Please enter your name.
Please enter your email address.
Please enter a valid email address.