Amán, en el paso de las civilizaciones

Publicado por : Úrsula Kiener/ 106 0

Fuimos a la Ciudadela de Amán un viernes que es día de descanso en Jordania, ya que es un país musulmán. No habían carros, así que fue muy fácil manejar a la ciudadela desde nuestro hotel en Amán. Si manejas, puedes estacionarte en un lote para buses y carros frente a la entrada. La ciudadela fue construida en Jebel Al Qala’a, la colina más alta de la ciudad. Asegúrate de apreciar las vistas panorámicas, incluyendo el espectacular teatro romano de Amán, que está muy bien preservado.

Como habíamos comprado el Jordan Pass, no tuvimos que pagar la entrada, ya que es uno de los sitios incluidos en la lista de atracciones. Si visitas este país, lo más recomendable es comprar este pase que te permite entrar a los sitios más turísticos, con la excepción de Betania de Transjordania.

La Ciudadela de Amán fue habitada hace miles de años

Pocos sitios en el mundo pueden decir que han sido habitados por tanto tiempo como la Ciudadela de Amán. Su historia empieza en el período neolítico, es decir, entre 10.000 y 2.000 a.C. En los tiempos antiguos, la ciudad era conocida como Rabbath-Ammon.

En la ciudadela de Amán hay una cueva que data del siglo 23 antes de Cristo. Tumbas como esta existen en varios sitios en Amán. Estas cavidades eran cortadas en la piedra caliza. Años más tarde en el periodo Omeya (los mismos que construyeron Anjar en Líbano) la tumba fue limpiada y reutilizada para sacar piedras para seguir construyendo la ciudadela.

Artefactos encontrados de la era de bronce muestran que la colina fue una fortaleza o ágora, un espacio para el comercio y política. Una muralla de 1,700 metros rodea la ciudadela. Originalmente, en la era de bronce y hierro, usaron un material de yeso en el que los enemigos se resbalaban si trataban de subir. Luego fue reforzada en el período romano, bizantino y omeya.

Los griegos conquistaron la ciudadela de Amán en el año 331 a.C. Después pasó a llamarse Filadelfia. En el año 30 a.C. llegaron los romanos.

No realizaron muchos cambios arquitectónicos. Más que todo se puede evidenciar su arribo por la cerámica encontrada.

Una iglesia bizantina en ruinas construida en 550 d.C. es lo que más caracteriza ese periodo. Sólo hay un plano de piso y una inscripción que dice “…fue pavimentada con mosaicos por el entusiasmo y trabajo … Ya no se puede ver los mosaicos”.

La mano de Hércules

Otro sitio que está en la lista de “Atlas Obscura” es esta enorme mano de Hércules en la ciudadela de Amán. Un grupo de arqueólogos encontró la mano que supuestamente fue parte de una gigantesca estatua mármol del semidiós Hércules. No es un dios porque fue el hijo ilegítimo de Zeus y Alcmena. Sólo sobrevivieron tres dedos de una mano y un codo.

El templo de Hércules fue construido en el periodo de Marco Aurelio, en el siglo 1 a. C. Se cree que fue construido sobre otro templo de algún dios nativo más antiguo. O por lo menos así es deducido de una roca desnuda que se encuentra dentro del mismo. Esta roca pudo haber sido sagrada como parte del templo amonita de Milcom, en el siglo nueve a. C.

No se sabe con exactitud si realmente existió esa estatua gigante. Sólo se presume debido a la cantidad de monedas que se encontraron con la efigie de Hércules.

Tomando en cuenta el tamaño de la mano y el codo, la estatua debió medir unos 43 pies o 13 metros de altura, siendo una de las más grandes esculpidas en mármol en la historia. La zona sufrió varios terremotos que probablemente causaron que se cayera el templo.

Período de los omeya

En 661 d.C. la ciudad se convirtió al islam durante el período de los omeya, que se quedaron hasta el año 750. Construyeron una estructura de palacio, conocida en árabe como al-Qasr. No duró mucho tiempo, ya que sufrió daños producidos por un terremoto en 749. Nunca fue reconstruida completamente.

El palacio fue construido probablemente sobre uno griego. Lo que se puede ver hoy en día es la sala de espera, decorada con un enorme domo de bronce cubierto en madera por dentro.

Los visitantes tenían que esperar allí hasta que pudieran reunirse con el gobernador, atrás en su palacio. La restauración de este sector salta a la vista.

Junto a este sitio puedes ver las ruinas de un “hammam” o baño turco , muy populares en el mundo árabe. Los residentes venían a socializar al baño público. En el área intermedia habían nueve edificios residenciales con acceso a la calle y plazas. Al norte, estaba la residencia principal, con una sala de audiencia y un cuarto de trono.

En 730 se construyó una enorme cisterna para recolectar agua de lluvia. No se gastaba ni una sola gota, ya que la ciudad no tenía ningún acuífero. Se edificó un sofisticado sistema de canales subterráneos para reciclar el agua en sitio. El agua era desviada de todos los techos a esta cisterna con 17,5 metros de diámetro.

Museo Arqueológico de Jordania

Recomiendo entrar al Museo Arqueológico de Jordania, que está frente a la mano de Hércules. Fue creado en 1951 para mostrar piezas encontradas en el sitio y en otros lugares de Jordania. Este local solía albergar los famosos Rollos del Mar Muerto, que fueron encontrados en Jordania por un beduino.

Mucho de lo que se observa en el museo data del periodo Nabateo, del siglo 4 a.C. a 106 d.C. El comercio de caravanas era la actividad económica más importante de los nabateos.

Todos los comerciantes del Golfo Árabe-Persa, Yemen y el Mediterráneo pasaron por Petra. Desarrollaron la cerámica y fueron hábiles en la agricultura.

También hay una gran cantidad de figuras del periodo romano y helenístico, incluyendo animales como leones.

El museo tiene un cráneo humano que muestra evidencia de una práctica quirúrgica antigua que implica hacer un agujero en el cráneo del paciente. Se nota que sobrevivió a la primera operación, pero no se recuperó de los otros tres agujeros y murió justo después. Este cráneo fue encontrado en Jericó.

La pieza más interesante es la estatua Ain Ghazal, que se considera una de las figuras más antiguas hechas por el hombre. Fue confeccionada entre 8000 y 4000 a. C., y se encontró en un poblado cerca de Amán.

Una sección del museo esta dedicada a los entierros. Puedes encontrar enormes ataúdes hechos de arcilla para que las personas pudiesen descansar parados. El pedazo donde van las caras está cortado, era pintado con retratos de las personas muertas. Cada uno tenía dos o tres cuerpos cuando fue encontrado. Esta práctica de entierro data del siglo 13 a 7 a.C. y se realizaba en muy pocos lugares, incluyendo Sabah al sur de Amán.

Amán creció alrededor de la ciudadela

Después de los omeya, la ciudadela de Amán entró en un periodo de declive bajo el gobierno de Ayyubid, en el siglo 13. Aún así se añadió una torre de vigilancia en el sitio durante este período. Después fue visitado sólo por beduinos o granjeros. En la década de 1920, un grupo de arqueólogos italianos, británicos, franceses, españoles y jordanos, empezaron a restaurar. En la actualidad una gran parte de la ciudadela permanece sin excavar.

La parte más moderna de la ciudad de Amán está un poco apartada de las ruinas. Desde la ciudadela lo que puedes ver es la parte popular de la ciudad, que se camufla bien con el desierto.

Los edificios son de tonos marrones y cremas, con pocos colores, usualmente de las mezquitas, que sobresalen. Una gran bandera de Jordania se puede ver en el fondo, ya que son muy orgullosos de su patrimonio.

Si no tienes carro puedes bajar unas escaleras para llegar al anfiteatro romano e ir a caminar a la central, donde encontrarás muchos restaurantes y tiendas.

Reencuentro con los tulipanes

Publicado por : Úrsula Kiener/ 148 0

La primera vez que fui a Keukenhof fue en 1994. Además de ser panameña, también tengo ciudadanía suiza por parte de mi padre. Cuando era chica viajábamos mucho a Europa para visitar a su familia y como volábamos con KLM nos tocaba parar en Ámsterdam. Hace unos días mi abuela me dio unas cartas (¡si cartas!) que le escribía a ellos cuando estaba en mis viajes. Una de esas dice “Querido abuelo, vamos a Ámsterdam y vamos al canal y a ver el parque de las flores. Te quiere, Ursula”.

En Ámsterdam fue la primera vez que vi los tulipanes y quedé completamente enamorada de estas flores. Hasta el día de hoy siguen siendo mis flores favoritas. Y no hay mejor lugar para verlas que en el parque Keukenhof.

La tulipomanía

A pesar de que Holanda ha hecho muy buen trabajo asociando los tulipanes con su país, originalmente son de Turquía, que solía pertenecer al Imperio Otomano. Ellos consideraban la flor sagrada y servía para adornar los trajes de los sultanes. La palabra “tulipán” viene de la palabra para “turbante” en francés, turco y -originalmente- en persa.

En 1959, llegaron los tulipanes a Holanda, pero no fue hasta 1593 que empezaron a ser conocidos por el trabajo del botánico Carolus Clusius. Empezó a cultivar bulbos exóticos, siendo muy reservado con su trabajo. La curiosidad de la gente logró que alguien se metiera a su jardín de noche para robar algunos bulbos. Y así empezaron a reproducir la flor por todo el país, cuyo suelo arenoso resultó ser ideal para su crecimiento.

Parece que no soy la única encaprichada por los tulipanes. En la tulipomanía los variedades más raras reciben nombres de personajes ilustres. Esta costumbre todavía se conserva en el pasillo de la fama en Keukenhof, donde puedes ver nombres como “Vincent Van Gogh” o personajes más recientes como los ‘Telletuby’.

Durante la década de 1620 el precio de los tulipanes empezó a subir. en 1930 creció la especulación. El ingreso promedio era de 150 florines anuales, mientras que un bulbo de tulipán llegó a costar 6,000 florines en Haarlem. Cabe recordar que el florín fue la unidad monetaria de Holanda hasta la implantación del euro. 

La peste bubónica y la falta de mano de obra alzó los precios aún más en 1636. Se creó un mercado a futuro con bulbos que aún no habían sido recolectados. La venta de tulipanes se daba en tabernas y en la bolsa de valores. Finalmente en 1637 la burbuja explotó y las flores dejaron de valer de la noche a la mañana.

En Keukenhof hay una exhibición en el Pabellón Juliana que explica la tulipomanía del siglo 17. Asimismo, puedes pasar por el jardín histórico que cuenta los 400 años de cultivación de tulipanes en Holanda. Tiene variedades que datan del siglo 17 y 18.

Historia de Keukenhof

En el siglo 15 Keukenhof era un terreno de caza, que además proveía de hierbas, frutas y vegetales al castillo de Jacqueline, la Condesa de Hainaut. Su nombre proviene de esta actividad. Después que murió, el gobernador se tomó la propiedad y construyó en 1641 un castillo llamado Castle Keukenhof. La propiedad alcanzó 200 hectáreas (494.21 acres).

En el siglo 19, los nuevos dueños contrataron a los paisajistas que diseñaron Vondelpark, un parque público urbano de 47 hectáreas (120 acres) en Amsterdam. Finalmente en 1949 el alcalde de Lisse estableció un jardín para que los cultivadores de flores de Holanda pudieran mostrar sus híbridos de exportación. Este parque primaveral fue manejado inicialmente por 20 de los principales productores de bulbos de flores del país. Actualmente son 100 proveedores.

Keukenhof abrió sus puertas al público en 1950. Fue un éxito rotundo: 236,000 visitantes visitaron el parque durante el primer año.

El parque en la primavera

Keukenhof recibió 1.4 millones de visitantes en el 2017. De estos, 20% eran holandeses; 40% de países vecinos como Alemania, Reino Unido y Bélgica; 10% de Estados Unidos y 8% de China.

Visitar el jardín es súper fácil, ya que el sistema de transporte público de Holanda es demasiado eficiente. Nosotros fuimos el 23 de marzo del 2018, el día después que abrió el parque. Íbamos rumbo a Roma en KLM y teníamos una parada larga en Ámsterdam. Si tienes una parada de 6 horas o más es posible salir del aeropuerto y recorrer el jardín.

Pasamos por migración y apenas salimos vimos letreros (con tulipanes) por todos lados señalizando el punto de partida del bus que te lleva en 30 minutos directo del aeropuerto de Schiphol a Keukenhof. Puedes comprar un boleto combo que incluye el transporte y la entrada. Si tienes maletas de mano puedes dejarla en los casilleros gratuitos que ofrece el parque.

Este año, Keukenhof está abierto del 22 de marzo al 13 de mayo. El horario diario es de 8 a.m. a 7:30 p.m.

Visitar el parque es una buena experiencia familiar. Hay una zona de juegos bastante amplia, junto a un quiosco de comida. Además, hay un zoológico con ovejas, cabras, pavos, pollos y más. Un laberinto hecho con plantas te lleva a una torre de observación donde puedes ver los campos de tulipanes. Desafortunadamente, cuando fuimos aún no estaban floreando.

Hay diferentes pabellones con opciones de comida adentro y afuera. Con el frío que hacía, nadie estaba comiendo afuera, pero a mediados de abril debe estar repleto de gente. Se puede tomar licor en el parque y hay WiFi gratuito en todos los pabellones.

Si deseas pasar más tiempo, puedes quedarte en un hotel en Ámsterdam, Haarlem o Leiden.

Más de 7 millones de flores

Keukenhof solía ser el jardín de flores más grande del mundo, hasta que fue reemplazado por Dubai Miracle Garden. Se conoce como el Jardín de Europa y tiene más de 7 millones de flores sembradas en 32 hectáreas (79 acres).

Hay tres pabellones:

Oranje Nassau: con diferentes cortes de flores todas las semanas.

Beatrix: orquídeas y anturios.

Willem-Alexander: tulipanes, lirios, diferentes flores y plantas.

Los jardines muestran una colección de tulipanes, jacintos, narcisos, orquídeas, rosas, claveles, lirios, lirios y muchas otras flores. Los amantes de los tulipanes pueden ver más de 800 variedades de todos los colores. Muchas zonas del parque tienen fuentes, ríos y lagos, con cisnes y patos.

Algunas de las esculturas que puedes ver en Keukenhof:

Hay más de 9 millas (15 kilómetros) de senderos dentro del parque. Si deseas ir más rápido, puedes ser como los holandeses y alquilar una bicicleta en la entrada principal. Otra opción es tomar un bote para explorar los canales alrededor del parque que están llenos de campos con tulipanes. El recorrido tiene una duración de 45 minutos.

Una experiencia única es volar encima de los campos con tulipanes. Durante la temporada, el avión Royal DC-3 Dakota “Prinses Amalia” sale de Schiphol-Oost en un tour de 30 minutos. Hay disponibilidad los sábados y domingos, pero es necesario reservar con antelación.

Romance en las Flores

El jardín se remonta a 1857, durante el periodo romántico. El parque ha servido como escenario para miles de propuestas de matrimonios y encuentros de enamorados. Cada año, se escoge un tema diferente para las exhibiciones especiales. El tema del 2018 es “Romance en las flores”, con la que se conmemorará su versión número 69.

Abundan las rosas rojas, pero no estaban floreciendo cuando fuimos. Me gustaron dos exhibiciones que son las mejores para tomar fotos. La exhibición de Delft Blue (cerámica blanca con azul típica de Holanda) tiene una silla que te hace pensar que eres la reina de las flores. La porcelana está mezclada con las flores, además puedes ver los tradicionales zapatos de madera pintados en azul. Un molino en la parte de atrás permite que te tomes fotos en un barco.

La otra exhibición que me encantó fue el Jardín de los Rebeldes, que es una muy colorida. Tiene flamingos frente a un espejo que sirve de reflejo. Gnomos ocupan la parte de arriba de los módulos pintados de naranja o rosado. Una silla cubierta de mariposas es el punto preferido para tomar fotos, pero con un poco de creatividad este sitio es perfecto para poner en Instagram.

Borobudur al atardecer

Publicado por : Úrsula Kiener/ 122 0

A las 3 a.m. recibimos una llamada en la habitación: ‘es hora de levantarse’. Así comenzó nuestra visita a Borobudur. Nos montamos en el bus con el grupo que estaba haciendo un viaje organizado por la embajada de Indonesia. El recorrido desde nuestro hotel hasta el templo de Borobudur tomó unos 40-45 minutos.

A pesar que es de madrugada, Indonesia parece un país que nunca duerme. La calle es una vía de ida y de regreso, estrecha para tantos carros y aún más motos. Si deseas visitar el famoso templo budista en la madrugada debes llegar entre 5-5:45 a.m. al sitio.

El guía nos dio una linterna para hacer el recorrido, pero no fue necesaria porque ya se empezaba a ver la claridad mientras que subíamos. Cuando llegamos habían más turistas arriba. Afortunadamente fuimos en octubre, a principios de la temporada baja.

El templo de Borobudur está abierto de 5 a.m. a 6 p.m. Así que puedes hacer un tour al atardecer si eres de esos al que le cuesta levantarte temprano. Borobudur es el sitio turístico más visitado en Indonesia. Se encuentra en la ciudad de Yogyakarta en la isla de Java, donde se encuentra la capital Jakarta.

Sin embargo, debes tomar un corto vuelo de una hora y diez minutos. Muchos consideran este sitio como una de las maravillas del mundo. Se presume que Borobudur fue construido en el siglo nueve y demoró 75 años en ser construido. Por desgracia no hay registros de su historia, así que se asume que el templo fue abandonado en el siglo catorce. En esta época los reinos hindúes en Java entraron en decadencia y se llevó a cabo la conversión javanesa al islam.

El templo fue construido en medio de dos volcanes Sundoro-Sumbing y Merbabu-Merapi, y dos ríos, Progo y Elo. Desde el templo se puede observar una hermosa panorámica, que es muy fértil. Además de Borobudur existen dos templos más, Pawon y Mendut, que fueron construidos en una línea recta. Java fue capturado por los británicos entre 1811 a 1816.

En 1815 el templo de Borobudur fue redescubierto por el gobernador, Thomas Stamford Raffles. El tenía un gran interés en la historia de Java y se dedicó a coleccionar antigüedades. Le comentaron de un monumento enterrado en la jungla, en un pueblo de Bumisegoro y mandó a 200 hombres a cortar los árboles y cavar la tierra para encontrarlo. Finalmente fue desenterrado en 1835.

Mientras el interés del sitio iba generando interés, más vulnerable se volvía para los ladrones que fueron a buscar ‘souvenirs’. Actualmente puedes ver piezas del templo en el Museo Nacional de Bangkok en Tailandia.

En la segunda guerra mundial se pararon los esfuerzos de restauración. Indonesia solicitó ayuda a UNESCO para proteger el sitio que estaba en peligro de colapso. Australia, Bélgica, Francia, Chipre y Alemania donaron fondos. Seiscientas personas participaron en la restauración, que tuvo un costo total de $6,901,243 y demoró 8 años.

La estructura original fue construida sin utilizar cemento. Me recuerda a legos interconectados sin ningún tipo de pegamento. El templo de Borobudur mide 123 x 123 metros y más de un millón de piedras fueron desmanteladas y removidas durante la restauración. Cuando fue completado, UNESCO listó el sitio como Patrimonio de la de la Humanidad en 1991. Borobudur es el templo budista más grande del mundo, con 504 estatuas de ‘El iluminado’.

 

 

PLANIFICA TU VIAJE

El vuelo a Jakarta tiene una duración de 36 horas.

Precio del pasaje: $1200-$1800

Visas: no

Horario: GMT+7 / 12 horas más que Panamá

Costos en destino: económico

Dato curioso: Indonesia no sabe cuantas islas tiene, se estiman entre 17,508 y 18,307

Ciudad patrimonio

Publicado por : Úrsula Kiener/ 122 0

Si eres panameño, deberías preguntarte cuándo fue la última vez que fuiste a Panamá Viejo. Para muchos, probablemente la respuesta sea ‘cuando estaba en la escuela’.

Contacté al Patronato de Panamá Viejo para hacerles una visita y quedé sorprendida. Me estacioné frente al Centro de Artesanías y caminé al Centro Administrativo para encontrarme con Aura Guerra. Ella me comentó que el edificio del Centro de Visitantes estaría exhibiendo una colección de Cartografía Colonial de Panamá, del 31 de enero al 15 de julio 2018.

Más de 60 mapas originales muestran cómo se percibía el Istmo entre 1503 y 1865. Fueron hechos por cartógrafos, navegantes y geógrafos. Su exhibición es parte de los eventos que está organizando el Patronato de Panamá Viejo para celebrar los 500 años de la ciudad.

Aura nos llevó en el transporte gratuito al Convento de la Concepción y nos presentó a Marlenys Salazar, nuestra guía. La visita guiada está incluida en el costo. Si deseas ir por tu cuenta, todos los monumentos cuentan con paneles con información en español e inglés, al igual que el museo. Se recomienda destinar un tiempo mínimo de hora y media para recorrer las ruinas.

Si te cansas de caminar los 1.5 kilómetros, puedes tomar el tren que va en un circuito por las ruinas y que demora 15 minutos.

LA JOYA DEL PACÍFICO

Fundada el 15 de agosto de 1519 por el conquistador Pedro Arias Dávila -comúnmente llamado Pedrarias-, la ciudad de Panamá fue la primera fundada en el Océano Pacífico. La ubicación era estratégica, ya que las islas Naos, Perico y Flamenco -que ahora conforman el Causeway de Amador- eran los puertos principales de los españoles. Desde Panamá salían en expediciones al Perú para buscar oro y plata que luego serían enviados a la madre patria. Ya los conquistadores españoles habían establecido ciudades en el Caribe como Santa María la Antigua del Darién y Acla.

El 15 de septiembre de 1521, Panamá recibe estado de ciudad mediante un decreto real. Asimismo, obtiene un escudo de armas de Carlos V de España. Para 1610, la ciudad había logrado una población de 5 mil personas con conventos, iglesias, hospital y una catedral.

Había dos formas de ingresar a la ciudad: por el norte y por el oeste. En el norte estaba el Puente del Rey, que comunicaba a la urbe con Nombre de Dios o con Portobelo, en Colón. Este trayecto era más corto. Solo cuatro días, pero era más peligroso. El Puente del Matadero era la entrada para el Camino de Cruces, que llevaba a Costa Abajo de Colón y al Castillo de San Lorenzo.

UNA INFAME VISITA

La ciudad de Panamá Viejo sufrió varios ataques de piratas e indígenas del Darién, a principios del siglo VII. En 1620, un terremoto hizo daño a muchos edificios. Posteriormente, en 1644, un gran incendio destruyó 83 inmuebles religiosos.

Las coronas española e inglesa habían alcanzado un acuerdo de paz para no seguir compitiendo, pero parece que el pirata Henry Morgan no estaba anuente. El 28 de enero de 1671 atacó la ciudad de Panamá. Lo acompañaban entre 1,200 y 1,400 hombres, que pasaron casi un mes robando.

El gobernador Juan Pérez de Guzmán decide incendiar las casas de pólvora y la ciudad es engullida por las llamas. Después del siniestro, la urbe fue trasladada a 7.5 kilómetros al oeste, en lo que actualmente se conoce como Casco Viejo o Casco Antiguo. Ambas ciudades comparten la designación de Patrimonio de la Humanidad, según Unesco.

Panamá Viejo quedó en el olvido por muchísimos años. En la dictadura fue utilizado como caballeriza y cuartel principal. Como recuerdo de esta época, se pueden observar unas columnas romanas en la Plaza Mayor que están totalmente fuera de lugar.

Al final de 1995, la administración del sitio pasó al Patronato de Panamá Viejo, institución mixta, sin fines de lucro, cuyos objetivos principales se centran en la protección, conservación, investigación y puesta en valor de las ruinas.

El patronato restauró el Conjunto Monumental Histórico de Panamá Viejo, designado con la Ley 91 de diciembre de 1976. Alrededor de las ruinas se construyeron casas, por lo que fue imposible reubicarlas. Existen dos monumentos principales: la Iglesia de San José y el Puente del Rey. Ambos quedaron fuera del nuevo trazado concebido por el plan maestro para el reordenamiento de la interconexión vial entre las avenidas Balboa y de Los Poetas.

Los fondos para su mantenimiento provienen del INAC, la Autoridad de Turismo de Panamá, Kiwanis, Unesco, Banistmo y otras empresas.

Actualmente, el patronato cuenta con 50 empleados. En 1996, comenzaron las primeras excavaciones arqueológicas y restauraciones bajo la supervisión de Marcelina Godoy. Encontraron 150 rastros humanos en un rango de 5 metros cuadrados en la Plaza Mayor. Actualmente están ubicados en el laboratorio de conservación en el nuevo museo. Los españoles pagaban para ser enterrados en la Catedral. Creían que mientras más cerca estaban del altar, su entrada al cielo sería más rápida.

En el lugar se encontraron, además, yacimientos arqueológicos de la época prehispánica. En el museo puedes encontrar cerámicas y restos humanos primarios y secundarios. Tienen lo que se llama un ‘paquete de huesos’.

Los indígenas cuevas sacaban el cuerpo a un lugar más lejano para que los animales se lo comieran. Luego ponían una tela y los enterraban. Estos restos datan de 1800 a.C.

El 5 de julio de 2003, el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco incluyó a Panamá Viejo en la lista de Patrimonio Mundial como una extensión del Distrito Histórico de Panamá (Casco Viejo).

PLANIFICA TU VISITA

Durante el 2018 y el 2019 habrá exhibiciones temporales con la Comisión de los 500 Años. Puedes visitar la página web, para encontrar más información.

Costos:

Adultos extranjeros: $15

Adultos nacionales y residentes: $10 de martes a viernes; los sábados y domingo cuesta $5

Jubilados: $5

Niños: $2

8:30 a.m., 4:30 p.m., martes a domingo. Los lunes está cerrado.

Grupos: Llamar a Néstor Sánchez, al 302-3159 para agendar un guía gratuito.

Mercados de Tel Aviv

Publicado por : Úrsula Kiener/ 125 0

Los mercados en Tel Aviv son una parte importante de cualquier visita a esta ciudad que nunca duerme. Tuve la oportunidad de visitarlos. Son sitios para comprar souvenirs y disfrutar de suculentos platillos.

Uno de estos mercados es el de Sarona, ubicado dentro de un complejo que fue una colonia de templarios hace 140 años. Al entrar te das cuenta de que es más lujoso que el resto de los mercados en Tel Aviv.

Sarona abrió sus puertas en 2015. Se le puede comparar con el Chelsea Market de Nueva York.

OFERTA GASTRONÓMICA

Es un mercado para ir con hambre, para recorrer sus 91 puestos de comida —nacional e internacional— distribuidos en sus 8,700 metros cuadrados. Si quieres probar algo local, te recomiendo el humus de Abu Hasan de Jaffa, los quesos de Basher Fromagerie (de Jerusalén) o halva (un dulce israelí) en Halva Kingdom. Existen varias carnicerías dentro del lugar, por lo que se me antojó degustar un cordero kosher de Altos del Golán.

Disfruté mi visita a Vos Pass, un lugar para degustar licores de frutas, aceites y vinagres. El mercado de Sarona abre todos los días, incluyendo Shabbat. Está cerca de la estación de trenes HaShalom.

SHUK ROTHSCHILD ALLENBY

Fuimos a Shuk Rothschild Allenby después de una deliciosa cena. Está ubicado en la esquina entre Rothschild y Allenby, que es una zona trendy de Tel Aviv. Aquellos que se van de fiesta pueden aprovechar y pasar a comer algo, ya que se mantiene abierto hasta las 2:00 a.m.

 

No parece un shuk , ya que es más un mercado de comida lujoso, como Sarona pero más chico. Cuando fuimos había gente. Aun así fue posible caminar y sentarnos. La oferta gastronómica es amplia y variada: Dim Sum Station, Mexico City y Men Ten Ten Ramen.

Nos sentamos a tomar una cerveza en Beer Box. En la mayoría de los sitios no se consiguen cervezas artesanales, sólo las encontré en los mercados en Tel Aviv, en un puesto con 130 cervezas internacionales y 20 israelíes.

MERCADO NAHALAT BINYAMIN

El concepto empezó en los ochenta, cuando un grupo de 20 artesanos empezaron a vender sus joyerías, cerámicas, esculturas y pinturas en esta calle. Hoy en día se puede encontrar más de 200 artistas. Cada uno vende lo que hace. Abre los martes y viernes de 10:00 a.m. a 5:00 o 6:00 p.m.

Este es un gran sitio para comprar souvenirs u objetos únicos. Encontramos a un señor que hace a mano sus calidoscopios. Me pareció tan particular que terminé comprándole uno.

También compré una mandala hecha con revistas en un marco dorado y algunos jabones a una señora que era hippie. Todos eran hechos con ingredientes naturales y orgánicos. Encontré unos sitios de joyería elaboradas con piedras naturales. Por suerte casi todos los artesanos aceptan tarjeta de crédito.

Nahalat Binyamin es uno de los barrios más antiguos de Tel Aviv. Una ley ha contribuido a la conservación de sus edificios. Son característicos sus cafés al aire libre.

SHUK HA’CARMEL

También en Tel Aviv. Tiene todo lo que esperas de un shuk. Gente gritando, vendedores por todos lados. Ambiente…

Fuimos un viernes después de ir al mercado Nachalat Binyamin. Como era antes de Shabbat, habían muchas personas comprando comida para preparar sus cenas. Los sábados no abre. Si vas el resto de los días, es más tranquilo.

Shuk Ha’Carmel está en la calle Carmel, entre Allenby y la Plaza Magen David. Es el más famoso de todos los mercados en Tel Aviv.

Si eres amante de las especias. Me encanta cocinar, así que compré bastantes especias. Por suerte llevaba otra maleta para guardarlas. También conseguí té de flores, como rosa o camomila.

Son muchos los puestos de frutas y verduras donde comprar unos higos frescos que no se consiguen en América Latina. Si eres amante de las aceitunas, puedes comprarlas aquí. No hay límite de lo que puedas probar. Todos los puestos te ofrecen muestras para comprar. También de dulces.

MERCADO DE PULGAS EN JAFFA

Yo me quedé en un Airbnb en Jaffa, que es el barrio colonial de Tel Aviv. Está muy cerca de sitios históricos y de la playa. Es un barrio muy coqueto, que está en transición.

A pesar de que las calles de Jaffa son como un laberinto, el sitio mantiene cierta seguridad. La influencia árabe es palpable.

Por más de 100 años, sus vendedores han ofrecido cosas que no se consiguen en otros sitios, en otras calles. Una vendedora ofrece incienso y cristales, para aquellos que están en la onda del bienestar. Un hombre en dreads ofrece sus piedras talladas con el símbolo de los piratas: una calavera y dos espadas.

En las tiendas venden antigüedades y ropa vintage. La oferta se repite todos los días, con excepción de los sábados.

 

PLANIFICA TU VIAJE

Israel es un país complejo, donde conviven distintas religiones

Duración del vuelo: 16-20 horas a Tel Aviv

Costo del vuelo: $1200-$1800

Horario: GMT+3 / 7 horas más que Panamá

Costos en destino: Elevados

Dato curioso: Israel no pone sello en los pasaportes para que puedas visitar países árabes.

Las palenqueras de Cartagena

Publicado por : Úrsula Kiener/ 163 0

A pesar de que adornan las calles de Cartagena, las famosas palenqueras son originalmente de Palenque de San Basilio. Por cientos de años, estas mujeres fueron a vender frutas desde su pueblo a Cartagena. Como su pueblo era muy pobre, vendían lo que tenían: frutas frescas. Las llevaban en canastas tejidas a mano (hoy en día en recipientes de metal) sobre sus cabezas.

Actualmente se les puede ver caminando por las calles de la ciudad Cartagena. Aunque siguen cargando frutas, sus ingresos provienen de los turistas que les dan propinas al tomarse fotos con ellas. Son un ícono del país y se les puede ver en murales, imanes y pinturas en tiendas y galerías en la parte amurallada y en Getsemaní.

Me encanta ver los atardeceres en Café del Mar. Al subir la muralla, te vas a encontrar con muchos vendedores ambulantes que ofrecen desde sombreros hasta cervezas frías.

Nos sentamos junto a los cañones. Al rato llegaron las negras palenqueras con sus vestidos coloridos. Lira, Rosa, Paula y Lorenza, nuestras amigas palenqueras. Orgullosamente nos dijeron que eran afrodescendientes. A pesar de ser más grande que el Casco Antiguo de Panamá, la ciudad de Cartagena se siente más pequeña.

CONQUISTA

Su nombre original es Cartagena de Indias. Fue fundada por los españoles el primero de julio de 1533. Su nombre proviene de una ciudad llamada así, ubicada en España.

Durante la época colonial, Cartagena fue el centro de actividad económica, política y eclesiástica. Cuando los españoles arribaron a América trajeron esclavos secuestrados de África.

Algunos se escaparon al llegar al puerto y montaron su propia ciudad llamada Palenque de San Basilio. Esta ciudad está ubicada a unos 50 kilómetros al sur este de Cartagena.

Los esclavos libres hicieron un movimiento para libertar a los otros esclavos. Su lucha dio resultados y, en 1691, la Corona Española emitió un real decreto, convirtiendo a Palenque en el primer pueblo libre de América.

Como muchos esclavos se escaparon, no mantuvieron contacto con los europeos, por lo que no todos adoptaron al español como su lengua. Combinaron idiomas africanos con el español.

Se cree que la nueva lengua deriva de kikongo, hablada en países de África Central. Palenquero es la lengua criolla hablada en Colombia. Está oficialmente reconocida por la Constitución colombiana como una lengua hablada por minorías en el territorio nacional.

Hoy en día, menos de 7,500 personas hablan esta lengua. Puedes escucharla en San Basilio de Palenque, Cartagena y en algunos barrios de Barranquilla.

 

PLANEA TU VIAJE

La ciudad amurallada es uno de los destinos más populares en Colombia

Duración del vuelo: 1 hora

Air Panama (www.airpanama.com) vuela los jueves y domingos.

Costo del vuelo: $200-$300

Horario: GMT-5 (misma hora que Panamá)

Costos en destino: medio / alto

Hospedaje: Para reservar en el Hotel Caribe, considerado como monumento nacional, se puede acceder a www.hotelcaribe.com.

Visa: No

Dato curioso: Pedro de Heredia fundó Cartagena. Tuvo que huir de España después de matar a dos personas que lo habían lastimado en una pelea anterior. Se volvió rico cambiando baratijas por oro de los indígenas.

Valparaíso, el puerto de Neruda

Publicado por : Úrsula Kiener/ 136 0

Valparaíso o ‘Valpo’, como le dicen los chilenos, es una de esas ciudades que la odias o la amas. A mí me encantó, pero a mi mamá y a mi hermana no. Es una urbe que todavía mantiene su encanto, pero que ha caído en el descuido. Si logras ver más allá, puedes descubrir una ciudad bohemia frente al mar que es ideal para caminar (con precaución, porque no todos los sitios son seguros) y descubrir miles de curiosidades.

La arquitectura es impresionante, tiene mucha influencia victoriana traída por los británicos. Uno de los edificios al que pude tomarle foto fue al de El Mercurio de Valparaíso , fundado el 12 de septiembre de 1827. Es el periódico más antiguo de Chile.

Valparaíso fue incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad de Unesco en 2003. Esta designación se debe a su riqueza arquitectónica. Su inclusión fue posterior al Parque Nacional Rapa Nui y las iglesias de Chiloé.

DECADENCIA

Siempre fue un pueblo de pescadores. Valparaíso fue designado como un puerto por los españoles en 1544. Siguió siendo un pueblo pequeño hasta después de la independencia de Chile. Por eso no tiene infraestructura colonial, a diferencia de otros lugares del país andino.

 

Luego de la independencia, Valparaíso empezó a convertirse en un centro de comercio mundial. Arribaron emigrantes de Europa y de Estados Unidos.

Después de la apertura del Canal de Panamá en 1914, comenzó a decrecer la actividad portuaria, dado que la ruta panameña es más corta que la del estrecho de Magallanes.

CASA DE VERSOS

La primera parada en Valparaíso fue la casa de Pablo Neruda. La Sebastiana es, junto con La Chascona, en Santiago, y la Casa de la Isla Negra, una de las tres casas del célebre vate, todas ubicadas en la región de Valparaíso. Hoy en día son tres museos que pueden ser visitados por los turistas.

Neruda comenzó a escribir poesía a los diez años. Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1971. Como miembro del Partido Comunista fue senador y precandidato a la presidencia de Chile, además de embajador en Francia.

Se casó en tres ocasiones. La tercera de ellas fue con una de sus amantes. Los restos de Matilde Urrutia yacen en la Casa de la Isla Negra, junto a los de su marido. El poeta falleció en 1973, a los 69 años.

La Sebastiana está situada en el Cerro Florida y tiene una magnífica vista a la bahía del puerto. La residencia fue nombrada así en honor de su dueño original, el constructor español Sebastián Collado. Su familia se la vendió a Neruda después de su muerte. El poeta estaba buscando una casa en Valparaíso ‘que pareciera flotar en el aire, pero que estuviera bien asentada en la tierra’.

MUSEO DE CURIOSIDADES

Dado que la casa era muy grande para él, vendió el patio y los dos primeros pisos a la escultora Marie Martner y a su marido, el doctor Francisco Velasco. Él se quedó con el tercer y cuarto piso.

Después de la muerte de Neruda, La Sebastiana es saqueada durante el golpe militar al presidente Salvador Allende, acaecido el infame 11 de septiembre de 1973. En 1991, Telefónica de España invierte en restaurar la residencia, convirtiéndola en un museo.

Visitar la casa es encontrar miles de curiosidades. Algunas ventanas se hicieron como claraboyas de barco. Hay mapas antiguos, pinturas y hasta un caballo que parece sacado de un carrusel en la sala. Me encantó el bar, que tiene una campana, muchísimos vasos, adornos en la pared y hasta letreros en francés.

Hay un sistema de audioguía en varios idiomas para escuchar la historia de Pablo Neruda. Puedes visitar el museo todos los días, excepto los lunes. Si vas en temporada alta, puede ser que te toque esperar un poco, por lo que es mejor llegar temprano.

LOS CERROS DEL POETA

Es uno de los 43 cerros que se puede visitar en Valparaíso. Los ascensores funiculares conectan a estas áreas con la ciudad, incluyendo a Cerro Concepción, donde se construyó el primer funicular en 1883.

Anteriormente en el Cerro Concepción existía un fuerte construido por los españoles en 1678, ubicado en la zona donde hoy se encuentra el Hotel Brighton, en pleno Paseo Atkinson. Los mejores restaurantes están en este sector.

La calle Templeman conecta Cerro Concepción con Cerro Alegre, otra zona atractiva para los turistas.

UN PARAÍSO PARA LOS GRAFITEROS

El arte callejero vibra en las calles de Valparaíso. Por doquier se pueden apreciar coloridas escenas, cuyos autores han sido grafiteros chilenos e internacionales.

El grafiti es ilegal en Chile, pero no hay ninguna regulación que lo prohíba en Valparaíso. Esta forma de arte empezó en los setenta, como protesta durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Actualmente, los artistas siguen teniendo la libertad de expresar sus ideas, incluyendo críticas sociales, siempre y cuando sean una contribución al área urbana y respondan a una ‘naturaleza creativa’.

Antes de ejecutar sus obras, la mayoría de los grafiteros pide permiso a los dueños de los edificios. Para conocer más sobre los artistas y ver los mejores murales, lo mejor es realizar un tour con guía que conozca la zona. Al, un expatriado norteamericano, ofrece tours donde es posible conocer a los artistas -aparece en Facebook como Valpo Street Art Tours-.

También es posible caminar a través de los barrios de Cerro Concepción, Cerro Alegre y el Paseo Gervasoni. Los negocios apoyan a los artistas pagándole a los mejores para que hagan murales en sus locales. Existen muchas galerías de arte en Valparaíso y son un buen lugar para comprar arte latinoamericano.

 

PLANEA TU VIAJE

En la región de Valparaíso Neruda tuvo tres residencias

Duración del vuelo: 6-9 horas a Santiago

Costo del vuelo: $770-$1,200

Horario: GMT-3 / 2 horas más que Panamá.

Costos en destino: medio / alto

Visa: No

Dato importante: En 2003, Valparaíso fue declarado Patrimonio de la Humanidad, debido a su importancia histórica, belleza natural, arquitectura original y diseño.

El pasado viviente del Istmo

Publicado por : Úrsula Kiener/ 124 0

Sin duda el edificio más emblemático de la ciudad de Panamá es el Biomuseo, seguido probablemente por el edificio tornillo de la calle 50. Su ubicación es privilegiada, en el Causeway de Amador, justo en la entrada del Canal de Panamá.

La idea para la construcción del Biomuseo se remonta a 1999. El Gobierno panameño quería construir un museo que tuviera el impacto del Guggenheim en Bilbao, España, diseñado por Frank Owen Gehry. Este famoso arquitecto canadiense americano se casó con una panameña, Berta Aguilera, en 1975. Él también tenía interés en hacer un proyecto en el país natal de su esposa si se lograba conseguir un tema interesante. El Instituto Smithsonian tenía una idea basada en sus investigaciones.

El espacio que tiene el Biomuseo es de tres hectáreas, incluyendo un parque. El edificio del museo tiene unos 4,000 metros cuadrados y el parque ocupa el resto.

La construcción de la primera obra de Frank Gehry en América Latina se remonta al 2006. Fue inaugurado el 2 de octubre de 2014. Originalmente se estimó que iba a costar entre $40 a $60 millones. Al momento de su apertura, se habían invertido unos $95 millones y se necesitaban $15 millones más para completarlo.

Bruce Mau, fundador del Institute Without Boundaries, diseñó ocho galerías para el Biomuseo. Los fondos se lograron con donaciones privadas, empresariales y gubernamentales. En agosto del 2016, el Gobierno de Panamá aportó unos $18 millones adicionales.

Las remodelaciones incluyen la reparación del techo del edificio donde están las oficinas administrativas. Se calcula que toda la construcción estará lista en enero del 2019, antes de la Jornada Mundial de la Juventud.

GALERÍAS ABIERTAS

Cuando entras al Biomuseo, la primera galería es de la ‘Biodiversidad’, que explica qué es la biodiversidad y muestra la magnitud de la nuestra, que aún sigue sumando nuevas especies. De allí pasas a ‘Panamara’, que es mi galería favorita. Desde una plataforma mientras el visitante aprecia videos de las belleza naturales de Panamá en diez pantallas en tres alturas.

‘El Puente Surge’ lo pondrá en contacto con el aspecto geológico de la formación del Istmo. ‘El Gran Intercambio’ cuenta cómo llegaron especies del Norte y del Sur. ‘La Huella Humana’ explica la historia de los primeros humanos que llegaron a Panamá hasta la actualidad, mediante una gran colección de fotografías desplegadas en 16 columnas.

Hay dos exhibiciones temporales que muestran fósiles hallados durante los trabajos de excavación de la ampliación del Canal. ‘Tiburones Gigantes’ exhibe una boca completa con dientes de megalodón (tiburón gigante que vivió entre 23 y 2.6 millones de años atrás).

La sala siguiente, ‘El Cielo Cubierto de Infinitas Aves’, explica la migración masiva de aves que vienen todos los años a pasar el invierno en nuestro país.

En 2019 abren las tres galerías que faltan. Los fondos donados por el Gobierno incluyen la construcción de las tres galerías faltantes: ‘Océanos Divididos-Acuarios’, ‘La Red Viviente’ y ‘Panamá es el Museo’, que va a ser la salida del Biomuseo. En el centro un sensor seguirá el recorrido del visitante. Al finalizar, el sensor reconoce el recorrido y lo muestra.

‘Océanos Divididos’ va a tener un acuario con peces del Pacífico y el Atlántico. Muestra la evolución de las especies al quedar divididos por una franja de tierra. Por su parte, ‘La Red Viviente’ es una enorme escultura que hace referencias a especies de plantas, animales, insectos y microorganismos, mostrando la importancia de todas las criaturas.

El Parque de la Biodiversidad es un lugar para que las personas convivan con la naturaleza. Está lleno de plantas endémicas y nativas que sirven como complemento a la exhibición central. Todavía faltan dos estaciones: jardín acuático y una gruta de plantas y flores.

Biblos, moderna ciudad milenaria

Publicado por : Úrsula Kiener/ 225 0

Quienes visitan Beirut pueden ir a Biblos por el día, ya que queda a solo 36 kilómetros por la autopista junto al mar.

La historia de Biblos se remonta a los 8800 y 7000 antes de Cristo, por lo que es una de las ciudades más antiguas del mundo. De acuerdo con el legendario sacerdote fenicio Sanchuniathon, esta ciudad fue construida por Cronus (el Titán de la cosecha, según la mitología griega), como la primera urbe en Fenicia.

La Unesco declaró el sitio como Patrimonio de la Humanidad en 1984, por ser una de las ciudades más antiguas del mundo. Además, es uno de los pocos lugares donde todos los periodos de la historia han sido representados.

Excavaciones en la zona han encontrado herramientas y armas de la era de Piedra. En el periodo Calcolítico (4000-3000 a.d) empezaron a enterrar a los muertos en jaras de cerámica con sus pertenencias. Fue una ciudad de ‘Cananeos’, nombre que usaron los antiguos griegos de 500 a.C. para referirse a los fenicios.

 

Ubicado a 37 kilómetros al norte de Beirut, el antiguo sitio de Biblos ocupa una posición privilegiada. Tiene una área de siete hectáreas, bordeando el lado oeste por acantilados de piedra fosilizada. Su ubicación en las estribaciones de la cadena Mount Lebanon le confirió a la ciudad oportunidades comerciales para exportar madera de cedro.

Al principio de la Era de Bronce, Biblos se convirtió en el centro de exportación de madera más importante en el este del Mediterráneo. Los faraones de Egipto necesitaban el cedro para construir tumbas, barcos y para sus rituales funerarios.

Egipto enviaba a Biblos oro, alabastro, cuerda de papiro y lino. Regalos de las tumbas reales que inundaron la ciudad de riquezas. La ‘gente del mar’ llegó del norte a Biblos alrededor de 1200 a.C. Transfirieron sus habilidades a la sociedad marítima que hoy en día conocemos como los fenicios. Fue un tiempo durante el cual los escribas desarrollaron el alfabeto fenicio, precursor de nuestro alfabeto moderno.

EN LA ANTIGÜEDAD

Alejandro Magno conquistó la ciudad de Biblos y rápidamente impuso el helenismo. El griego se convirtió en el idioma oficial y su cultura fue adoptada entre los años 330 y 64 antes de Cristo.

Posteriormente, los invasores musulmanes se apoderaron de la ciudad, perdiendo su riqueza e importancia.

Los musulmanes no reconstruyeron las fortificaciones y eso permitió que los Cruzadas tomaran fácilmente la ciudad en 1098. Las ruinas visibles se remontan a la era Medieval, especialmente al periodo de las Cruzadas y mamelucos (soldados esclavos, que eran parte de uno de los ejércitos que ganó el control político de varios estados musulmanes durante la Edad Media).

En 1104, los Cruzados fortificaron Biblos con paredes que todavía hoy delimitan la antigua ciudad. La urbe medieval cubría un área de más de trece hectáreas. Cuando estos se fueron, siguió bajo dominio árabe, de los mamelucos y otomanos. Después cayó en el olvido completo.

En 1860, Biblos fue redescubierta por Ernest Renan, un historiador francés. Entre 1921 y 1924, el egiptólogo francés llamado Pierre Montet empezó las excavaciones y descubrió las relaciones comerciales entre Biblos y Egipto.

EN LA ACTUALIDAD

Biblos fue la ganadora del premio Golden Apple (dado por FIJET, la federación mundial de periodistas y escritores de turismo) por excelencia en turismo en 2014. También fue elegida como la capital del turismo por el Consejo Árabe de Turismo, en el año 2016.

Pasar la noche en algún hotel es una oportunidad única para disfrutar de la vida nocturna, que se torna interesante durante la temporada de verano. Las calles están repletas de cafés y bares, ideales para sentarse a pasar el rato, presenciando el paso de los transeúntes.

Lo bueno de visitar Líbano es que, dada la influencia católica, es posible comprar y consumir licor en todos lados. Me llamó la atención un letrero que prometía wifi gratis y cervezas frías. También tenía un mercado que vendía productos locales y orgánicos, frutas y verduras que lucían apetecibles y a precios muy accesibles.

Nos brindaron vino y un licor llamado ‘arak’ hecho de anís. Compré algunas especias como ‘sumak’, que es deliciosa para las ensaladas, y una botella de vinagre de manzana que es muy saludable.

Además del castillo de Biblos, se puede visitar el Museo de Cera que explica la historia de Líbano y cómo fue evolucionando de la vida rural a la actual. Otras estructuras que pueden ver los turistas incluyen una columnata romana y un pequeño teatro; murallas fenicias, tres templos principales y una necrópolis.

 

POTENCIA PORTUARIA

PLANIFICA TU VISITA

El Líbano es un país complejo, donde conviven distintas religiones

Duración del vuelo: 19-25 horas a Beirut

Costos: $1,400-$2,000

Horario: GMT+3 / 7 horas más que Panamá

Costos en destino: Medio

Visa: No

Dato importante: Te deportan al entrar si tienes en tu pasaporte evidencia de haber visitado Israel (‘sticker’, papel de entrada, sello de entrada a Egipto o Jordania, por frontera terrestre).

El jardín de Yves Saint Laurent

Publicado por : Úrsula Kiener/ 104 0

Sin duda uno de los lugares más fotografiados de Marrakech es el Jardín Majorelle. Lograr esto no es algo fácil, ya que esta ciudad en Marruecos está llena de sitios coloridos perfectos para los amantes de las fotografías. El Jardín Majorelle es una de las pocas atracciones que no queda en la Medina, sino que está en Guéliz, que es un barrio europeo creado por los franceses durante la época del protectorado.

Los jardines abren a las 8:00 a.m., así que decidí desayunar temprano e ir por la Medina, ya que es bastante tranquila en la mañana. Los comerciantes están apenas montando sus puestos y no hay muchas personas. Si no quieres caminar, puedes tomar un taxi o también un carruaje de caballos.

Debes negociar precios siempre. Es recomendable ir a los jardines cuando abren o cuando cierran. Las filas para entrar son eternas. Reciben 700,000 visitantes por año.

Cuando fui, a las 9 a.m., no había fila, pero cuando salí del jardín habían más de 200 personas esperando.

LA CALLE QUE BAUTIZÓ LA PRINCESA

Este jardín es uno de los más famosos de África, especialmente al norte del Sahara. La ciudad cambió el nombre de la calle a Rue Yves Saint Laurent, como agradecimiento al diseñador que compró la propiedad.

El 27 de noviembre de 2010, su alteza real, la princesa Lalla Salma, dio a conocer el nuevo cartel de la calle. Más de 300 plantas de cinco continentes crecen en el Jardín Majorelle. Es impresionante la altura de las palmas y los cactus.

Por la cantidad de plantas, el clima es más agradable y hay menos calor que en el resto de Marrakech. Como resultado, la gente anhela pasar tiempo sentada en las bancas, observando las fuentes de agua y la vegetación.

Dentro del Jardín Majorelle existe un pequeño monumento conmemorativo a la vida del diseñador Yves Saint Laurent. El mismo se encuentra alrededor de un pilar romano que fue traído de Tánger.

TRES OPCIONES DE TIQUETES

Cuando llegas a la taquilla te dan tres opciones: jardín, museo beréber y museo Yves Saint Laurent. Este es el primer museo beréber en Marruecos, con 600 artefactos de los habitantes indígenas de Marruecos. Originalmente el museo fue el estudio del pintor Jacques Majorelle y tiene una colección de sus obras.

 

Hay una boutique que vende souvenirs costosos, incluyendo piezas de vestir, además de libros. Puedes tomar un café o té de menta (la bebida nacional de Marruecos) en el café del jardín.

Uno de los cuartos que más me gustó es el que tiene algunos carteles diseñados por Yves, incluyendo su famosa colección de ‘LOVE’, que cambiaba cada año. En el centro hay una pequeña biografía del diseñador.

Visitar el nuevo museo de Yves Saint Laurent es costoso. Personalmente no me pareció que valió la pena por el precio que cobran. Este museo abrió en octubre del 2017.

Jacques Majorelle fue un amante de la jardinería y la cultura islámica. Nació en Nancy, Francia, en 1886. Su padre fue Louis Majorelle, un famoso diseñador de muebles. Por lo tanto, Jacques creció en un mundo de arte, cuando el art nouveau estaba en su apogeo.

Este movimiento se inspiraba en formas encontradas en la naturaleza y Majorelle creció amando la flora y la fauna. Visitó Egipto y se quedó viviendo allí por cuatro años. Se volvió un amante de la cultura y el mundo islámico.

En 1919, ya casado con su esposa Andrée Longueville, se muda permanentemente a Marrakech. En 1923 decide comprar 1.6 hectáreas situadas en el borde de un palmeral. Ocho años después, le solicita al arquitecto Paul Sinoir que diseñe una villa estilo cubista para la propiedad que ya era de cuatro hectáreas.

Pasó 40 años plantando su jardín, que empezó a ser conocido como Jardín Majorelle. En 1947 abrió el jardín al público para poder pagar los altos costos de mantenimiento.

El pintor se divorció en los años cincuenta. Luego sufrió un accidente automovilístico que le terminó costando la pierna. Por problemas económicos se ve obligado a vender la casa y el jardín queda descuidado. En 1980, Pierre Bergé e Yves Saint Laurent compran la propiedad salvándola de su destrucción. Lo hacen con la finalidad de construir un hotel y un proyecto residencial.

ENAMORADOS DE MARRUECOS

Yves Saint Laurent nació en Orán, Algeria. Al igual que Majorelle pasó toda su vida entre Francia y el norte de África. Yves y su pareja Pierre llegaron a Marrakech por primera vez en 1966 y nunca se fueron. La ciudad influenció al diseñador.

La moda, jardines, colores y artesanías locales hicieron que sus diseños evolucionaran. ‘Marrakech me enseñó el color; antes de Marrakech, todo era negro,’ dijo Yves Saint Laurent. El diseñador tuvo una carrera de 40 años, desde 1962 hasta que se retiró en 2002.

Yves muere el 1 de junio del 2008 en París, pero sus cenizas fueron regadas en el jardín de rosas en Villa Oasis, la casa privada junto al Jardín Majorelle. Desde el 2011 la propiedad ha sido manejada por la Fundación Majorelle para garantizar la preservación del jardín, que actualmente es mantenido por 20 trabajadores. Pierre Bergé fue el director de la fundación hasta su muerte, en septiembre del 2017.

 

PLANIFICA TU VISITA

El jardín es uno de los más famosos de África, especialmente al norte del Sahara

Duración del vuelo: 19-25 horas a Marruecos

Costos: $1,300 (más barato si vuelas a Europa y tomas una aerolínea de bajo costo)

Horario: Horario: GMT+1 / 5 horas más que Panamá

Costos en destino: medio / barato

Visa: Sí

Dato importante: Sólo toma agua de botella y ten cuidado donde comes. Es mejor llevar alguna medicina para el estómago.